Revista Psicología

Terapia de esquemas: una excelente opción para trastornos de la personalidad.

Por Ximena Hg

Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.   

Sócrates.

Cuando una persona tiene un patrón de conductas repetitivas como buscar ser el centro de atención, menospreciar a otros, victimizarse, incluso en situaciones donde no se debe llevar a cabo este tipo de conductas, por ejemplo ser el centro de atención en una boda que no es la tuya, hablamos entonces de un trastorno de personalidad, que a diferencia de lo que muchos psicólogos creen pueden ser tratados con gran éxito en terapia.

La terapia de esquemas ofrece un nuevo sistema de psicoterapia  especialmente idóneo  para pacientes con trastorno psicológicos crónicos e inalterables que hasta el momento han sido contemplados como difíciles de tratar. La terapia de esquemas puede ser breve, intermedia  o de larga duración dependiendo del paciente, ayuda a dar sentido a los problemas crónicos y generalizados y a organizar de un modo comprensible.

Con ayuda de la terapia de esquemas, los pacientes  adquieren la habilidad  para ver sus problemas caracterológicos como ego distónicos y, de este modo, capacitarse para poder prescindir de ellos. El terapeuta se alía con los pacientes en su lucha contra los esquemas, recurriendo a estrategias cognitivas, afectivas, conductuales e interpersonales.  Cuando los pacientes  repiten los patrones disfuncionales  basados en sus esquemas  el terapeuta confronta empáticamente  con las razones que justifican su cambio.

Un esquema es una representación abstracta de las características  distintivas de un acontecimiento, un tipo de anteproyecto  de sus rasgos más sobresalientes. Young (1990-1999) supuso que algunos de estos esquemas – especialmente   los esquemas desarrollados  sobre todo como resultado de las experiencias infantiles tóxicas – podrían concentrarse en un núcleo de trastornos de personalidad, de los problemas caracterológicos  menos  severos  y en muchos trastornos crónicos  el Eje I. Para examinar esta idea definió una serie de esquemas que el denomino Esquemas Precoces  Desadaptativos, estos son patrones emocionales y cognitivos contraproducentes que se inician al comienzo de nuestro desarrollo y se van repitiendo a lo largo de la vida. La conducta de un individuo no es parte del esquema mismo; Young teoriza que las conductas disfuncionales se desarrollan como respuesta al esquema. El esquema es lo que el individuo conoce, aunque produzca sufrimiento, es cómodo y familiar. Las personas se sienten arrastradas hacia sucesos que activan sus esquemas. Este es uno de los motivos por los que le cuestan tanto trabajo modificarlos.

Los esquemas se derivan de necesidades insatisfechas  durante la infancia. El objetivo de la terapia de esquemas es ayudar a los pacientes a hallar formas adaptativas  para satisfacer sus necesidades emocionales  nucleares.

Jeffrey E. Young et. al (2013) Terapia de esquemas guía práctica. Editorial Desclée.

hermanshead

Ha sido un placer compartir esta información contigo. Gracias por visitarnos en nuestro Blog “Ayuda Psicológica en Línea” Puedes contactarme por correo electrónico en [email protected]. Psicóloga  Ana Flores.


Volver a la Portada de Logo Paperblog