Revista Cocina

Tumbas de Halloween

Por Cuca

It's Halloween
It's Halloween
It's time for scares
It's time for screams
It's Halloween
It's Halloween
The ghosts will spook
The spooks will scare
Why, even Dracula will be there
It's time for games
It's time for fun
Not for just one
But for everyone
The jack-o-lanterns are all lit up
All the dummies are made and stuffed
By just looking you will see
It's this time of year again
It's Halloween
It's Halloween
All the kids are happy and gay
There doesn't seem to be a cloud in their way
But when it's over and they've had all their fun
They'll wish that Halloween had just begun

Oh, there are witches, goblins, vampires, devils, Frankensteins and zombies
And there are tramps, Cinderallas, pirates, angels and gypsies
So let's have lots of fun and give many cheers
For Halloween comes but once a year
It's time for games
It's time for fun
Not for just one
But for everyone
It's Halloween
It's Halloween
It's Halloween
It's Halloween
It's Halloween!

Lo más probable es que nadie se haya dado cuenta de que el final de octubre se acerca y con él Halloween que empieza a tener más defensores que detractores en nuestro país y es que gracias a los más pequeños de la casa esta fiesta ha ido ganando cada vez más adeptos y empezamos a no extrañarnos cuando la noche del 31 nos topamos con adorables brujas y vampiros por la calle que te asaltan al grito de ¡truco o trato! 
Yo sigo fiel a nuestras raíces y costumbres y prefiero el Día de Todos los Santos aunque dejo que algunas cositas de Halloween me pongan ojitos. Desde pequeña he tenido fijación por las brujas (y tengo una bonita colección de ellas), los gatos (negros a poder ser), los cáctus, las calabazas y los unicornios. Lo sé, es una mezcla un poco heterogénea en la que búhos y ranitas también tuvieron una breve cabida.
Desde que Halloween comenzó a festejarse en España los bazares (antiguos Todo a cien y populares actualmente como tiendas de chinos) empiezan a llenarse de cosas que a mí me llaman poderosamente pero que hasta ahora no se habían venido a casa porque a ver cómo explico que ando comprando calabazas de juguete... La llegada de Lara ha supuesto la excusa perfecta y este año han caído algunos juguetitos que en realidad me han gustado más a mí que a ella (y que por otro lado casi no quiero ni que toque porque tiene unas manitas para romper cosas...) Algunas ya he enseñado a través de Instagram y me han venido estupendamente para las fotos de la receta de hoy. Otras aún no las habéis visto pero ya os las enseñaré.
Tumbas de HalloweenComo muchos blogs están haciendo propuestas estupendas para estos días he querido aportar mi granito de arena (esta vez la expresión nos viene bastante bien  ji ji ji) y preparar unas tumbas de Halloween que están terroríficamente deliciosas.
Yo valoro mucho la creatividad de las compañeras y compañeros a la hora de hacer postres espeluznantes pero reconozco que sólo los "tiernos y bonitos" me gustan. Hay recetas muy logradas pero que yo sería incapaz de comerme por el asquito y la repugnancia que dan a primera vista (y a segunda, a tercera, a cuarta...) así que prefiero una versión más light de Halloween en lo que a comida se refiere.
Tumbas de Halloween Mi propuesta no es nada novedosa pero la he preparado a mi manera y creo que es una opción simpática a tener en cuenta para preparar un postre rico y llamativo que ponga un tono divertido a nuestra fiesta de Halloween o a la comida de cualquier día ¡no hay fecha para disfrutar de un postre rico ¿verdad?! 
Mis tumbas de Halloween no son más que natillas de chocolate con "tierra" de galletas Oreo y unos gusanos de gominola para dar ambiente ¡más fácil imposible! 
Tumbas de HalloweenSi no te gusta Halloween puedes suprimir las gominolas ¡e incluso las galletas! (aunque hacen un contraste bastante rico) y disfrutar de unas deliciosas y tradicionales natillas de chocolate que nada tienen que envidiar a las comerciales.
Estoy segura de que muchos de nosotros hemos comido en la infancia (e incluso más grandes) natillas hechas a base de los sobres de Flanín el Niño, Potax o Flan Chino Mandarín que igual valían para hacer natillas, flan o crema pastelera en función de la cantidad de leche que se les ponía. Mi intención no es criticar estos preparados porque en algunas casas es lo más "casero" que se hacía y también es cierto que sacan de más de un apuro para según qué recetas (como la tarta de la abuela) pero cuando haces natillas por primera vez en casa y te das cuenta de que es casi tan fácil como hacerlas de sobre decides que salvo fuerza mayor las vas a preparar siempre así.
Tumbas de Halloween
El único "problema" que tienen las natillas es que no se corten, pero si dejas las prisas a un lado y les dedicas media hora de tu vida (que en realidad tardas menos) te van a salir unas natillas que ríete tú de las de Danone... 
El truco para hacer unas natillas perfectas es no subir ni bajar la intensidad del fuego mientras las haces y removerlas constantemente al final, si cumples con esta mínima pauta ¡no te saldrán mal en la vida! 
Tumbas de HalloweenPreparar este postre es sencillísimo y queda muy vistoso. Deja volar tu imaginación y sorprende con la decoración y verás cómo más de uno muere del gusto con estas tumbas tan chocolateadas y divertidas. 
Soy partidaria de seguir manteniendo nuestras costumbres ¡eso ni por un momento se duda! pero igual que preparamos platos de procedencia italiana, , francesa, portuguesa... y que han entrado a formar parte de nuestro recetario habitual, vamos a no cerrarnos a las divertidas recetas que esta fiesta inspira ¿no os parece? ¡Venga! que os he guardado un vasito ¡muy bien custodiado!
Tumbas de Halloween
¡Vamos con la receta!
Ingredientes:
* 1 litro de leche (a poder ser entera)* 4 yemas de huevo* 60 gramos de azúcar* 60 gramos de harina de maíz (maicena)* 200 gramos de chocolate negro* 8 galletas Oreo* Gusanos de gominola
Elaboración:
1. En una cazuela ponemos la leche y el chocolate troceado y la ponemos a fuego medio (5 en mi placa de inducción que llega hasta el nueve) y vamos removiendo de vez en cuando con ayuda de unas varillas manuales (o una espátula, lo que tengáis en casa, aunque os aconsejo las varillas para este postre) para ayudar a deshacer el chocolate y para evitar que se quede en el fondo y se pueda quemar.
2. Mientras en un bol ponemos la harina de maíz, el azúcar y las yemas de huevo y removemos hasta que quede una masa homogénea y sin grumos (especialmente de la harina de maiz). Puede parecer que es imposible pero os aseguro que antes de que os déis cuenta lo tendréis integrado. 
Si creéis que os puede costar reserváis unos 100 ml de la leche y en lugar de ponerla en la cazuela la ponéis junto con el azúcar y los huevos.
3. Cuando el chocolate esté derretido y la leche esté a punto de romper a hervir retiramos la cazuela del fuego y vamos añadiendo la mezcla de huevos, azúcar y harina poco a poco, en un hilo continuo, a la vez que vamos removiendo.
4. Cuando lo hayamos vertido todo ponemos de nuevo la cazuela en el fuego y le ponemos un fuego medio tirando a bajo ¡y constante! Es fundamental no someter las natillas a cambios de temperatura para cuajarlas porque acabarán cortadas. Yo le pongo también el 5 en mi placa que llega a 9 y nunca he tenido ningún problema.
5. Una vez en el fuego vamos removiendo continuamente (así evitamos que puedan romper a hervir porque se acabarían cortando y también que se puedan quemar) hasta que veamos que las natillas comienzan a espesar. El tiempo dependerá de cada placa y de cada cazuela (`porque distribuyen de diferente manera el calor) pero oscilará entre 5 y 15 minutos como mucho.
6. Vertemos en los vasitos o boles en los que vayamos a presentar, dejamos que se templen, tapamos y guardamos en la nevera.
7. Cuando vayamos a servir picamos las galletas Oreo (crema incluída) hasta reducirlas a polvo (con la picadora o con un rodillo) y espolvoreamos la superficie de manera irregular para que parezca tierra recién removida.
8. Adornamos con gusanos de gominola ¡y listo! 
https://sites.google.com/site/dulcessecretosdecuca/tumbas-de-halloween
¡Más sencillas imposibles! Y ya sabéis que con un poco de maña y de imaginación le dais vuestro toque y quedarán más apetecibles aún.
Tumbas de Halloween
Aunque os aseguro que al primer bocado de natillas y galleta caerán rendidos a vuestros pies ¡id preparando tumbas de más que os harán falta! 
Tumbas de HalloweenLos que me seguís por Instagram ya sabréis que el pasado sábado, en uno de mis planes en familia, se me ocurrió llevar a Lara a la biblioteca. Yo hace casi 20 años que no iba, de hecho la han cambiado de edificio y no la había visto por dentro, aunque tuve una época en la que iba cada semana y sacaba tres libros que era el máximo entonces (de esto hablaremos otro día, que da para mucho). Cuando cumplí 18 años y me marché a estudiar fuera la biblioteca quedó aparcada y después no me fue necesario regresar porque podía comprarme todos los libros que me apetecía leer y más tarde llegó mi adorado Kindle.
Sin embargo creo que la biblioteca es un lugar fundamental para la educación y la formación de Lara (como persona y como lectora) y allá que nos fuimos el sábado. Hemos solicitado su inscripción como socia y su carné y mientras tanto sacamos libros con mi carné que sí que seguía en vigor a pesar del tiempo transcurrido. Aunque ya le he comprado muchos libros a Lara creo que es fundamental que vaya aprendiendo a cuidar los de la biblioteca, a visitarla con frecuencia y a interactuar con los demás niños en un entorno diferente al habitual (guardería y parque) aunque me dio un poco de pena ver que no había ninguno ese día en la biblioteca.
En casa me siento con ella, elegimos un libro, va pasando las hojas y se lo leo y le hago todas las gracias y tonterías que se me ocurren. Ella, que es curiosa por naturaleza, no para de repetir "más, más" para que repita todas las chorradas que en nada aprende y entonces las hace ella.
Por cierto, el día que Lara vio estas tumbas ¡se volvió loca! quería meter la cuchara en ellas a toda costa ¡pero para darle de comer a mamá! no consintió probar ni pizca, pero con la galleta la armó porque la tiró por todos lados al meter la mano para sacar los gusanos ¡al menos le apetecía jugar con el postre!
Esta semana estoy intentando ponerme al día de visitas después de haber terminado las liquidaciones trimestrales ¡en nada estoy en vuestras cocinas! ¡Nos leemos la semana próxima! 
Manos a la masa y ¡bon appétit!
Tumbas de Halloween

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista