Revista Ciclismo

¿Un casco interactivo que protege al ciclista? El futuro ya está aquí

Por Rafael @merkabici

 

Todos sabemos que uno de los peligros más grandes que tenemos al andar en bici por las ciudades son los ángulos muertos en la visibilidad de los coches. En pocas palabras, hay ciertos espacios donde el conductor no puede vernos, y esos espacios se sitúan en los costados del coches, más o menos en la mitad trasera de los mismos. Es decir, que si estamos ahí el conductor no podrá saberlo mirando por los espejos de su vehículo, y sus decisiones las tomará como si efectivamente no estuviésemos allí. O, dicho de otra forma, girará, parará o abrirá una puerta sin tener en cuenta que puede lastimarnos. Seguro que alguna vez te ha pasado algo parecido, ¿verdad?

 

Para evitar estos algunos fabricantes de automóviles están incorporando una idea genial que promete transformar la seguridad en la ciudad para el ciclista urbano.

 

La idea es crear un casco que emita unas señales codificadas a una máquina instalada en el automóvil, y que el panel de mandos del mismo muestre al conductor la presencia de un ciclistas en las cercanías y su situación exacta en cada momento. Evidentemente esto elimina de raíz el concepto de ángulos muertos y hace mucho más segura la circulación por ciudad.

ciclistas_urbanos

La ejecución práctica de esta idea, que ya se ha ido incorporando a algunos coches de la cadena sueca Volvo, por ejemplo, es de lo más sencilla, y tan sólo exige que ambos sujetos estén conectados a una aplicación de tipo gps, como strava. Mediante ese posicionamiento gps efectuado de forma instantánea el conductor podrá estar siempre enterado de por dónde puede aparecer un ciclista urbano, y sabrá qué momento es malo para abrir la puerta trasera porque una bicicleta viene lanzada adelantando por la derecha. Es decir, un cambio brutal en el mismo concepto de seguridad urbana.

 

El dispositivo que se pone en el casco es pequeño y apenas pesa unos gramos por lo que no hay excusas para no llevarlo. Es muy discreto y resistente al agua, por lo que puede utilizarse en casi cualquier circunstancia. Además en el futuro lo lógico sería que esta idea evolucionara hasta poder llevarse a cabo con los móviles mediante una app, lo que hará aun más fácil su aplicación y la extenderá por todo el mundo mediante un sencillo click.

ciclista-urbano

Evidentemente las opciones que se abren a partir de esta idea básica son muy numerosas. Y es que con una sencilla app, como las que hasta ahora nos han servido para entreternos o saber cuantos kilómetros recorremos (strava es la más conocida, pero no la única) podemos tener una visión completa de nuestro alrededor y mejor en mucho la seguridad de nuestra marcha. Ya no es sólo que podamos tener información sobre los coches o vehículos que se acercan y nos rodean en la ciudad, sino que también será posible que otros usuarios de las vías públicas avisen de aspectos de interés en este sentido, como el estado de la calzada, la existencia de baches de gran tamaño, la aparición de grija en algunas curvas o el cierre de algunas calles. Imagínate enterarte antes que nadie de que esa calle por la que pasas con tu bici casi todos los días está hoy inundada…imagina tu alegría al desviar tu marcha precisamente ese día y no mojar tus pantalones pitillos a la última moda.

 

Pues todo eso es lo que te ofrecen estas nuevas aplicaciones, basadas principalmente en la seguridad pero con incidencias en otros muchos ámbitos. Ya no estaremos protegidos únicamente por los chalecos reflectantes y as uces intermitentes en nuestras bicicletas, sino que la tecnología acude en nuestra ayuda para hacer que nuestro transitar pr a ciudad sea más seguro y placentero. Y es que los tiempos adelantan que es una barbaridad, ¿eh?

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas