Revista Salud y Bienestar

Un nuevo sistema permite seguir vía satélite la cadena de frío de los alimentos en camiones y tiendas

Por Fat
“Sin duda, las grandes cadenas de distribución desempeñamos un papel esencial en el mantenimiento de la seguridad alimentaria de los consumidores”. Bajo esta premisa, Iñaki Larrabeiti, director de calidad del grupo Eroski, ha desgranado esta mañana ante más de 600 expertos reunidos en Bilbao en el IV congreso internacional ‘Autocontrol y alimentos inocuos para proteger la salud’ (Kausal 2010), los aspectos principales que atañen a la gran distribución en su contribución a la seguridad alimentaria.
Larrabeiti ha hecho hincapié en que “una de las principales contribuciones de la distribución a la seguridad alimentaria se basa en su mayor eficiencia y rapidez a la hora de gestionar crisis alimentarias”. Así, ha recordado que, dentro del sistema de retirada de productos del mercado, “disponemos de un sistema informático que permite comunicar en línea las referencias a retirar en el lineal a cada una de las tiendas. Una vez realizado el proceso, se impide el paso de un producto con una alerta vigente por los terminales de caja. De este modo, en sólo unos pocos minutos la referencia del producto introducido en el sistema queda bloqueada en todos los puntos de venta, aumentando la rapidez del proceso y la seguridad de los consumidores, que no van a poder en ningún caso adquirir dicho producto”.
Durante el congreso, que se celebra en el Palacio Euskalduna de Bilbao y está organizado por el Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno vasco, el experto también ha puesto de relieve que las empresas de distribución se hallan permanentemente conectadas con el Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), dependiente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Ministerio de Sanidad y Política Social), “por donde llegan fundamentalmente las alertas alimentarias”.
--Cadena del frío y nuevas tecnologías
Otra de las principales aportaciones de las cadenas de distribución a la seguridad alimentaria que ha señalado el experto consiste “en el aseguramiento de la cadena de frío en el transporte y almacenaje de productos alimentarios, por su integración y uso de nuevas tecnologías”.
Larrabeiti ha puesto de manifiesto que “en nuestro grupo hemos dotado a la flota de camiones de dispositivos GPS con una conexión a una sonda que controla cada dos minutos la temperatura en el interior del remolque. Además, un sensor controla las aperturas y cierres de las puertas del camión, por lo que controlamos el momento exacto de descarga de la mercancía que precisa frío”.
Además, ha señalado la existencia de un sistema informático “que también controla centralizadamente la temperatura en los diferentes lineales y puntos de venta”. Según ha explicado, cada punto de venta “cuenta con una estación de trabajo con una aplicación de frío instalada”. Dicha aplicación es la encargada de reportar las alarmas tanto de los muebles como de las centrales, “desde una alarma de alta temperatura en un mueble hasta la avería de un compresor de frío”. El informe con la alarma se transmite a un servidor central, donde se procesa y “se gestiona cada caso de la manera más rápida para solucionar el problema de que se trate”.
“Todo ello”, ha apuntado, “supone una garantía más para mantener los alimentos que precisan frío en sus niveles óptimos de temperatura, manteniendo así intactos sus características y seguridad”. La cadena frío afecta tanto a alimentos refrigerados como queso, yogures, leche fresca, embutidos, etc., como a productos congelados y ultracongelados.
-Retiradas de alimentos
El responsable de Calidad del grupo cooperativo ha puesto de manifiesto que, de manera general, “el origen de la información en casos de retirada de alimentos suele provenir en su mayoría de las reclamaciones de los consumidores, seguido de los avisos de los proveedores, de los planes de seguimiento de las propias cadenas de distribución y de alertas oficiales”. Del total de productos alimentarios retirados “la gran mayoría lo son por cuestiones de calidad, seguidos de los que atienden a causas sanitarias y de los que tuvieron problemas con el etiquetado”, ha puntualizado.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog