Revista Cine

“Una familia de Tokio”: El milagro japonés

Publicado el 22 noviembre 2013 por La Mirada De Ulises

[9/10]   Hace sesenta años, Yasujiro Ozu alcanzaba la perfección con “Cuentos de Tokio”. Ahora, su discípulo y compatriota Yôji Yamada hace lo propio con “Una familia de Tokio”. Cuentan la misma historia, y ambas lo hacen con la misma delicadeza y hondura humanista, con la misma mirada nostálgica -pero no triste, aunque parezca paradójico- hacia una tradición que se fue, con el mismo temor a que la modernidad agoste la vida familiar. Lo que Yamada realiza es un remake y un homenaje al maestro Ozu, pero no una copia carente de personalidad o de sentimiento propio, y por eso cualquier comparación resultaría injusta y superficial. En realidad, parece que la historia se repite y que un matrimonio anciano vuelve a viajar a Tokio para encontrarse con sus tres hijos. Allí descubrirán que los tiempos han cambiado, que las múltiples ocupaciones les convierten en una carga, que el final de sus días de acerca. Pero también conocerán a la entrañable Noriko que, con cariño y espíritu de servicio, aporta paz y esperanza en ese mundo de vértigo que parece olvidarse de ser feliz.

“Una familia de Tokio”: El milagro japonés

Es un viaje a Tokio y también a una humanidad en peligro, contemplada sin prisas y con toda la comprensión de unos ancianos que no exigen nada a la vida y que se contentan con un poco de afecto. Es un auténtico viaje de despedida hecho desde el corazón y desde la sencillez del maestro Ozu, con una estética y una sensibilidad que Yamada hereda para goce del espectador. No faltan los momentos para la emoción, aunque toda ella es un regalo aquilatado y templado por la sabiduría, pausado y sin estridencias ni artificios. Yamada imprime a la cinta el sello de lo auténtico y de lo sincero, con personajes cercanos a los que comprende y quiere -aunque no en la misma medida-, con un matizado dibujo de caracteres realizado con finura y elegancia. Las interpretaciones están a la altura del modelo clásico, y el espectador siente con ellos que vamos demasiado deprisa por la vida, que no percibimos la belleza de lo natural, que la familia está amenazada en Tokio y en sus antípodas.

“Una familia de Tokio”: El milagro japonés

La cinta goza, por otra parte, de un ritmo y tempo apropiados para la contemplación. Se equivocaría quien pensara que carece de ritmo o que es aburrida. Ciertamente no hay persecuciones ni peleas, pero recoge con fuerza y sutileza todo lo que sucede en el alma de sus personajes y en el de una sociedad… que avanza sin rumbo. Lo que hace Yamada, en definitiva, es invitarnos a conocer a la familia de Shukichi Hirayama y Tomiko, a participar de sus preocupaciones y de sus consuelos, a darnos un poco de esperanza… porque siempre queda un rescoldo de humanidad y siempre habrá una Noriko para recordarlo. Su carácter de remake no impidió que alcanzase un elogio unánime entre la crítica presente en la última Seminci, ni que recibiera merecidamente la Espiga de Oro como mejor película. Sesenta años después, vemos que desde Japón llega a un nuevo milagro de cine y una invitación a aprender a ver el cine y la vida.

Calificación: 9/10

Imagen de previsualización de YouTube

En las imágenes: Fotogramas de “Una familia de Tokio”, película distribuida en España por A Contracorriente Films © 2013 Shochiku Company. Todos los derechos reservados.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas