Revista Cocina

Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo

Por Jaime Javier Fenollera De Miera @JaimeFenollera
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo
La frontera es una línea que las aves no pueden ver…

The Border: A Double Sonnet

Alberto Ríos (Arizona, 1952)
Extremadura es tierra de orígenes fronterizos. Aunque historiadores y filólogos andan debatiendo sobre si la etimología de Extremadura tiene sus raíces más allá del Duero o en los extremum de los reinos cristianos, lo cierto es que fue durante siglos territorio fronterizo. Tierra de nadie, cambiante, agitada, tierra de intercambios y mestizajes. Y no solo fue fronteriza entre la cristiandad y Al Andalus: desde 1297 quedó casi definitivamente fijada la marca entre la Corona de Castilla y el Reino de Portugal en el tratado de Alcañices, la frontera más antigua de Europa. La Raya.
La frontera imprime carácter. La frontera es mucho más que un delgada línea divisoria. “… es necesario apuntar que las fronteras están cruzadas por tendencias culturales y sociales que “mueven” los limites y transforman las líneas divisorias en espacios que propician el intercambio social, y el hibridismo cultural…” afirma Yvette Jiménez de Báez en Frontera, historia y literatura. Nueva Revista de Filología Hispánica [en linea] 2012.
Así es: las fronteras, y mucho más después del tratado de Westfalia del que emana el concepto moderno de estado soberano, son delgadas líneas que surcan los mapas, dividen los territorios y delimitan la soberanía. Pero son también indefinidas franjas con cultura propia, surcadas de historias de amor y contrabando, de senderos secretos, aventuras y leyendas; de familias que son de uno y otro lado.
Badajoz es ciudad fronteriza y la noche del ocho de diciembre en el restaurante Xare-lo fue una noche de frontera, de esa frontera de historias comunes y aromas y sabores compartidos.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo
Xarel-lo es el nombre de una uva, de origen catalán, que junto con la macabeo y la parellada forma la triada más clásica de los cavas españoles. Es una cepa vigorosa que, cuando se mima, ofrece vinos ácidos, frutales, alegres. Xare-lo es también el nombre de un restaurante joven, valiente y con frescura.
La cita resultaba demasiado tentadora: una cena maridada en Xare-lo con vinos de Bodegas  Reynolds.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo
Hará cinco años, quizá seis, quizá cuatro. Hay momentos de los que uno recuerda solo las sensaciones porque la fecha se convierte en un número, una anécdota insignificante. La etiqueta era clásica, elegante, sin estridencias, desconocida para mí. El sonido del vino al acomodarse en la copa hacía presagiar algo distinto. Color intenso. Alegres aromas cítricos, tropicales. Su acidez, su suavidad. Un vino que no se olvida. Luego llegaron los tintos, sus notas de madera suspendidas sutilmente sobre la fruta intensa.
Desde entonces esos vinos alentejanos de Reynolds se convirtieron en compañeros de muchas mesas memorables.
Un día visitamos la bodega, acompañados de Cecile Guot, quien también tiene mucho que ver en nuestro idilio con los vinos de Reynolds. Otro día conversamos con Julián, le escuchamos hablar de sus vinos, de la historia familiar, una historia que se me antoja de frontera… Entonces todo cobra sentido y se entienden las emociones cautivas en esas botellas de etiqueta sencilla, las emociones que fluyen y se liberan en la copa: hay pasión, hay familia, historia, también hay, rigor, perfeccionismo, amor por lo bien hecho, amor a la tierra y a la cepa.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-loNo nos cabe duda de que a José Prieto le gusta el vino pero, sobre todo, lo respeta: es algo que se percibe en Xare-lo. José, al frente de su equipo mimó la noche: ambientación musical y narrativa en vivo a cargo de Maribel Jiménez, platos que buscaban la armonía con los vinos de Julián Reynolds y un servicio de sala atento, diligente y correcto.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-loLos aperitivos, quesos e ibéricos de País de Quercus, acompañaron la gama de Carlos Reynolds. Un Rolling de aguacate relleno de bacalao confitado con su cococha napada por pil pil acompañado de parmentier al romero se sirvió con el Julián Reynolds Blanco. Los cítricos de una interpretación del guacamole se hermanaban con los cítricos del delicioso vino de Arintos.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-loEl Julián Reynolds Tinto Reserva acompañó a un Lomo de ciervo a baja temperatura acompañado de cous-cous de vegetales y crema de castaña asada. La intensidad del venado y la suavidad de la castaña con ligeros toques anisados hicieron buenas migas con la elegancia de los taninos y esas maderas sutiles.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-loLa apuesta más arriesgada de la noche se resolvió con éxito: una Tarta-tatín de manzana, foie y jamón de pato con piñones tostados para acompañar al Julián Reynolds Tinto Gran Reserva. Un guiño a Portugal con su Pastéis de Belem como base, una combinación que resultó agradable, aunque me atrevo a sugerir unas notas de cacao intenso para armonizar con la profundidad del Gran Reserva.
Una noche redonda. Gracias, Julián; gracias, José.
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo
     Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-loUna noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo
Una noche de frontera: vinos de Julián Reynolds en Xare-lo

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista