Revista Deportes

¡Vuelve La Liga! ¡Vuelve el fútbol!

Por Ximoas Joaquin Alepuz Sanahuja

Han sido muchas semanas sin fútbol. Y sí, ha quedado bien claro, tras la pandemia que estamos sufriendo, que se puede vivir sin fútbol, como hemos hecho durante el confinamiento. Pero a los futboleros se nos ha hecho eterno. Y así, este regreso del fútbol, también nos sitúa en la "vuelta a la normalidad". En estar ganándole la batalla al maldito Covid-19. Aunque ayer ya se estrenó el retorno oficialmente de La Liga, con un derbi sevillano, hoy le toca levantar el telón a Mestalla. Será a las 22h. contra el Levante. Con un estadio sin público, eso sí...
Lo que todavía no alcanzo a entender, es que, al haber entrado en la fase 2, se autorice la entrada, con el aforo reducido, a otro tipo de espectáculos. Como por ejemplo los centros comerciales, los bares, escuelas, cines, teatros, salas de concierto, plazas de toros... Mientras, que al fútbol, que además de poder jugarse con aforo limitado, se practica en un recinto cerrado, no se permite que asista nadie. Ni tan siquiera, el personal de cada estadio, encargado de la logística, que se ha visto reducido al mínimo. ¿Que no es lo mismo? Evidentemente. Sobre todo para los jugadores. El factor campo se difumina. Tal y como hemos visto en la Bundesliga ("liga" alemana) que fue la primera de las grandes ligas en "volver", los equipos locales se ven muy afectados, produciéndose así, resultados muy raros. En la citada Bundesliga, en una reciente jornada, si no me equivoco, sólo ganaron 2 locales de 10 partidos. Eso es extrañamente inusual. Otros equipos como el Real Madrid o el Levante, jugarán en estadios alternativos, por aprovechar para hacer "apaños" en sus respectivos estadios. El Valencia CF se planteó jugar en Paterna, en el Estadio Antonio Puchades, que es donde juega el Mestalleta y el equipo femenino, sus partidos oficiales. Pero ésto era por otro motivo muy distinto. Teníamos montado ya todo el protocolo sanitario y habría que volverlo a hacer, con el debido costo y trabajo contra-reloj, que supone implementar dicho protocolo en Mestalla. Pero el club desestimó la idea. Supongo que debieron pensar en la posibilidad de que haya en poco tiempo, un permiso para la entrada de un 30% del aforo, además de que, quieras o no, siempre impone más Mestalla que el Antonio Puchades.
Así y todo, las normas protocolarias para con los jugadores se respetan lo máximo que se puede. Se desaconseja abrazarse tras marcar un gol (aunque si hasta los alemanes no lo hacen, estaba claro que nosotros tampoco nos quedaríamos atrás). Los suplentes están en la grada cumpliendo las distancias de seguridad. Escupir o "moquear" en el césped, que aunque resulte una "guarrada" vista en televisión, es una necesidad fisiológica, cuando sometes a tu cuerpo a una alta exigencia. Viendo las imágenes de los minutos previos al partido, habiendo leído el protocolo aprobado por el CSD (Consejo Superior de Deportes), en el túnel de vestuarios, tanto los jugadores titulares y el equipo árbitral, se lo saltaban a la torera. Pero claro, si se ha descartado que ninguno de los 22 jugadores titulares de cada equipo y el trío arbitral, tengan síntomas de la enfermedad, y en unos minutos estarán sus caras a centímetros, al defender y atacar un córner, se supone que el riesgo está minimizado, ya que el riesgo cero, no existe. Ayer pudimos ver los grandes abrazos de los jugadores (un derbi sevillano no es cualquier cosa) y que los mismos, pese a estar ahora prohibido salir al campo todos a la vez, hacer el pasamanos de saludo inicial entre jugadores y árbitros, la foto oficial tanto de los equipos como de los capitanes y el árbitro, tras realizarse el sorteo de campos, que está prohibido hacer en el campo, y se realiza previamente, en los vestuarios, tanto en el túnel de vestuarios como "en la cancha", los jugadores se saludan y abrazan de manera normal. Van a ser 11 partidos, en los que puede pasar de todo y que se van a jugar durante 40 días seguidos. Pero al jugarse, mejorará las cajas de las pérdidas millonarias (e incluso desapariciones ha habido), muy "tocadas" durante toda esta época de confinamiento, por las retransmisiones televisivas. Que por cierto, eso de aplicar tecnología del videojuego FIFA para ver un partido con público y cánticos, intentando parecerse mucho a una retransmisión de un partido con público, no me gusta en absoluto. Una cosa es el sonido real de un estadio vacío, algo que lo relacionas enseguida con la cara y la tensión de los jugadores (en general).  Pero esa simulación de campo lleno y con normalidad, que se nota muy artificial todavía. Así que yo veo el fútbol sin nada virtual... donde puedes oír a los jugadores hablarse entre ellos y con el entrenador. El sonido ambiente se reduce a los reservas de cada equipo, los gritos de los narradores (también en número limitado) y sobre todo, a los empleados del club para la celebración de los partidos. Además, intentan ser lo más ruidosos posible. Bien en esta ocasión por Anil Murthy, por el hecho de no acudir al palco, mientras no se permita la entrada de público. Si los aficionados no pueden asistir, el presidente tampoco. Ahora bien, el presidente del Levante estaba de acuerdo y no ha acudido al partido... pero... ¿y si un presidente cabezota, de algún club contra quien jugamos los partidos que restan, se empeña en ir al Palco? Qué farem? Sea como sea, hoy hay partido. De los de llevar bocadillo al campo y cenar viendo el partido o en el descanso. Aunque lo veremos por televisión, no queda otra. Pero volveremos a emocionarnos, sufrir, alegrarnos, entristecernos... porque el fútbol no es imprescindible en la vida. Pero sin él, muchísimos españoles, europeos y gente de muchos países, tienen una falta de emoción. Algo incomprensible. Los no futboleros lo llamaron "el opio del pueblo". Yo, como futbolero, y tantos otros, necesitábamos ese opio. Eso sí, AMUNT VALÈNCIA SEMPRE!!! Porque vamos a clasificarnos entre los 4 primeros. Ese es nuestro objetivo y que deberíamos lograr. Pero el fútbol es algo tan grande... y el Valencia, todavía más. AMUNT!!! SEMPRE AMUNT!!!

Volver a la Portada de Logo Paperblog