Revista Cine

X-men: los cosechadores y genosha; invirtiendo en el futuro.

Publicado el 09 octubre 2012 por Juancarbar

 X-MEN: LOS COSECHADORES Y GENOSHA; INVIRTIENDO EN EL FUTURO.La Patrulla-X había muerto para el mundo tras su enfrentamiento con el Adversario. Gracias a Neal Conan, todo el mundo pudo ver la muerte en directo de Tormenta, Lobezno, Coloso, Dazzler, Pícara, Longshot, Kaos, Mariposa Mental y Madelyne Pryor se sacrificaban para salvar la Tierra. Sus viejos compañeros podían ser testigos, incluyendo a Cíclope, que veía como su mujer, a la que había abandonado para volver al lado de Jean Grey, desaparecía; igual que lo eran Rondador y Gatasombra, que se recuperaban en Isla Muir de las heridas sufridas en manos de los Merodeadores, y que junto al Capitán Britania, Meggan y Rachel Summers (que ya utilizaba con normalidad el nombre de Fénix), formarían Excalibur, en una genial serie que tendría guiones de Chris Claremont y dibujos de Alan Davis. El mundo daba a los X-Men por muertos.

   Pero para ellos, dicha muerte sólo había sido la oportunidad de iniciar una nueva etapa en sus vidas, enmascarados de cualquier sistema electrónico gracias al poder de la Guardiana Omniversal Roma, y sin poner en peligro a sus seres queridos, ya que la Patrulla-X como tal había muerto. Tras una historia de transición en la que se nos deja ver el peso de esta cuestión, con Dazzler como protagonista y lápices de Rick Leonardi, que irá alternando en esta etapa su trabajo con el del dibujante titular, Marc Silvestri, pronto nos encontraremos con la primera aventura “en serio” de la nueva etapa de la Patrulla. Para ello, Claremont y Silvestri crearon un nuevo enemigo para la Patrulla, los Cosechadores, un grupo de cyborgs de conducta inhumana liderados por los retorcidos Niño Bonito, Rompehuesos y Abrecráneos. Los Cosechadores han dejado un rastro de robos y destrucción que la Patrulla-X sigue hasta encontrarles en su refugio, un complejo construido en pleno desierto australiano y al que acceden a través de un carismático (aunque silencioso) personaje, el aborigen australiano llamado Pórtico, capaz de abrir portales

X-MEN: LOS COSECHADORES Y GENOSHA; INVIRTIENDO EN EL FUTURO.
teleportadores con su bramadora. El enfrentamiento entre Cosechadores y Patrulla-X concluye pronto, con los Cosechadores cruzando el Portal al Lugar Peligroso, y la Patrulla ocupando el que había sido su refugio, consiguiendo uno de sus cuarteles más pintorescos. Tras devolver los objetos robados por los Cosechadores en una preciosa historia de corte navideño en la que el protagonismo recae sobre Longshot, y otra historia corta en la que Coloso se reencuentra con su hermana Illyana y podemos ver cual es la situación que se está creando en el Limbo (donde el demonio S´Ym, infectado con el virus tecnorgánico de la Tecnarquía de Warlock y Magus, trata de arrebatar el trono a Magik), la Patrulla-X tendrá que hacer frente a unos viejos enemigos.

   Y es que el Nido, ha llegado a la Tierra. A través de un portador, la terrible raza de depredadores cósmicos ha infectado ha varios mutantes desconocidos que emboscan a la Patrulla-X en Dallas, donde se enfrentarán unos y otros, con grandes dilemas morales para Kaos, cuyo poder no tiene tintas medias y sólo sirve para matar. Pero sin embargo, no es la lucha con el Nido lo más interesante de esta saga, sino una historia que transcurre en aparente segundo plano. Madelyne Pryor, convertida poco menos que en encargada de logística de la Patrulla, descubre a través de unas imágenes de televisión que el motivo por el que Scott la ha abandonado a ella y a su hijo ha sido para volver junto a su primer amor, Jean Grey. Esto provoca un ataque de ira  a Madelyne, que destroza una de las grandes pantallas del refugio, lo que hace que pierda el sentido y tenga unas visiones absolutamente reveladoras en las que se establece el principio de su relación con el rival de Illyana por el Limbo, S´Ym.

   Arthur Adams volvería a pasar por las páginas de X-Men en un especial relacionado con la saga “La Guerra de la

X-MEN: LOS COSECHADORES Y GENOSHA; INVIRTIENDO EN EL FUTURO.
Evolución”, una historia que se extendería por todos los Anuales del verano de 1988, y bajo cuyo título aparecerían muchas tramas diferentes que comparten como leit motiv la presencia del Alto Evolucionador (uno de esos personajes clásicos de Marvel a los que de vez en cuando alguien saca partido… esta no fue una de esas ocasiones), y que en X-Men nos traería el regreso de un viejo enemigo de los 4F y los Vengadores, Términus, además del regreso de la Tierra Salvaje, que había sido destruida anteriormente  por el gigantesco robot. La historia en sí no es nada del otro mundo, pero como de costumbre, Claremont nos deja un par de huevos de Pascua, semillas de historias que llegarán más adelante, con la ayudante del Alto Evolucionador, Zala (la antigua sacerdotisa de Garokk… ¿os acordáis de Garokk?), y los Mutados de la Tierra Salvaje.

   La siguiente gran saga de la Patrulla-X nos mostrará una de las que probablemente sean las mejores creaciones de Claremont: Genosha. Los X-Men chocan con las instituciones genoshanas casi por error, al verse implicada Madelyne Pryor en el secuestro de una exiliada genoshana, Jenny Ransome, mutante a quien sus compatriotas quieren recuperar. En un magistral trabajo sobre el apartheid y la situación que durante décadas se había vivido en Sudáfrica, Claremont nos presenta Genosha como un paraíso, una isla idílica situada en el Índico, entre Madagascar y Seychelles, autosuficiente y con una economía próspera. Pero Genosha esconde un turbio secreto, y es que toda su economía, toda su forma de vida se asienta sobre la violación más flagrante de todos los derechos de los mutantes genoshanos. Y es que a través de un proceso desarrollado por los ingenieros genéticos de la isla, los mutantes son esclavizados, lobotomizados y encerrados en trajes aislantes. Mientras la Patrulla trata de rescatar a Madelyne, esta parece deslizarse cada vez más hacia la oscuridad, haciéndose énfasis en su enigmática situación. Además, Lobezno y Pícara son atrapados en la isla, y ambos pierden los poderes en manos del Anulador, uno de los mutantes al servicio de Genosha, lo que permite que la personalidad de Carol Danvers, que Pícara había absorbido mucho tiempo atrás, de un paso al frente, tomando el control del cuerpo de la joven, y colaborando con Lobezno en una trama prácticamente de película de espías de la Guerra Fría. La Patrulla-X consigue “salvar” (no le hacía demasiada falta) a Madelyne y a Jenny Ransome, y consiguen un inesperado aliado en el hijo de uno de los dirigentes genoshanos, Philip Moreu, consiguiendo regresar a su refugio australiano…

   Y dejándolo todo preparado para Inferno.

X-MEN: LOS COSECHADORES Y GENOSHA; INVIRTIENDO EN EL FUTURO.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas