Revista Música

“…Y a la hora de elegir no me voy a equivocar. Nunca más…” – Circodelia – Lo Trágico Es Magnético – Vol.2:

Publicado el 21 noviembre 2014 por Victorhugo
Llegó el 2003. Año perfecto para que la gente de Circodelia confirmarse con su segundo disco (ése que es siempre tan puñetero y que se les suele atragantar a los artistas) como una banda a tener en cuenta dentro del panorama musical nacional.
“…Y a la hora de elegir no me voy a equivocar. Nunca más…” – Circodelia – Lo Trágico Es Magnético – Vol.2:

Como bien nos explicaban en su propioBandcamp, los kilómetros en la carretera, las horas de ensayos y de conciertos sirvieron para que la banda se expandiera hacia nuevos ámbitos sonoros. En ese pequeño intervalo de un año el Rock And Roll americano clásico y el Bowie de purpurina fueron dando paso de forma natural a lo que se estaba cociendo en las islas británicas: La escena Madchester con los Stone Roses (con la mordacidad de"Les Queremos"), la agitación Supergrass (la orgullosamente autoreivindicativa"Circodelia")... Unas piruetas aún más complicadas que las anteriores. Y curiosamente, todo llegó a buen puerto. Aunque las apuestas fueran en contra.Todavía bajo el contrato de Pep´s Records, Circodelia se encontró con recortes de tiempo en el estudio, poco interés por la difusión del trabajo y, para más INRI, un inesperado cambio en la formación (Juan Velázquez le cedió las baquetas al baterista de estudio Ezequiel Navas) pero aunque parezca increíble, las ganas de estos chicos podían con todo. Así es como pese a las adversidades, hicieron todo lo posible para rodearse de artistazos como Carlos Raya o Momo Cortés. Sin olvidar el trabajo de Pedro Rodríguez en la producción musical, que supo administrar un tremendo despliegue instrumental que hacía palidecer lo hecho anteriormente en el debut de la banda: trompetas, trombones, saxos, sintetizadores, pianos, órganos, wurlitzer, clavinet, congas... ¡Y hasta un ukelele cuando todavía no estaban de moda y todo!El apartado lírico, responsabilidad casi en exclusiva de Víctor Pérez, iba desprendiéndose de ese halo adolescente para aumentar en madurez y seriedad. Prueba de ello son "Ojos Mágicos, Corazón Mecánico" (con ese guiño a mis idolatrados Yes), "Voy A Raptar A Sara" (de corte Country y con pedal steel cortesía de Raya), "Arma Oculta" (que es de lejos mi canción favorita del álbum, muy bien compuesta y con un final logradísimo a base de esa sección de vientos que se montaron), "Peter Pan" (con otro guiñito a los siempre necesarios Deep Purple) o "El Mundo Vuelve A Girar".Una de las características de Circodelia como banda es esa dualidad que se manifestaba de la siguiente manera: todos asumimos que sabían construir y crear temas propios de calidad como "Lo Trágico Es Magnético" o “Extraño En Ti” (ese estribillo matador), pero lo curioso es que tampoco dudaban en rendir tributo y reconocer sus influencias sin tapujos y miedos como en "Escuela De Calor" de Radio Futura. Una dualidad y un gusto por hacer versiones que es posible que hiciera mella en su estatus... No sé, son cosas que pienso.Si pareciera poco el número de canciones que hemos mencionado a lo largo de la entrada, resulta que entre los doce cortes que presentaba este disco todavía podemos encontrar unos cuantos temas verdaderamente meritorios por las buenas vibraciones que lograban transmitir con ellas. De esas canciones molonas y adictivas que te hacen ponértelas en bucle y que vienen que ni pintadas para ponerlas a todo volumen mientras nos arreglamos y guapeamos para salir el fin de semana... "Vino Y Flores" y "Somos Gente Moderna" son esos temazos.

Vamos a acabar de la misma manera que la hemos empezado. Llegó el 2003. La hora de sacar fuera todo lo que se habían guardado para sí, de disfrutar de la presencia de Javier Planelles (mejor batería de Rock And Roll 2003 según la “Rock Music Magazine” y que poco después pasaría a formar parte de Eldorado), de los conciertos noche sí y noche también y sin casi darnos cuenta, en 2005, finalizó el contrato con Pep´s Records. Casi que mejor ¿No?Peeeeero como las buenas historias no deben tener final triste ocurrió que Tool Music, una discográfica madrileña estuvo al quite a la hora de ficharlos y ahora sí, con paz y tranquilidad, los instrumentos empezaron a sonar en el estudio... Pero esa es una historia que aclararemos en su debido momento.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista