Revista Política

YO HE ESTADO EN EL CAMPUS 2015 DE LA FUNDACIÓN FAES, Y ME ALEGRO (1ª parte), por @AntoniodlTL

Publicado el 13 julio 2015 por Catalega @Catalega
Inauguramos hoy una colaboración especial de Antonio de la Torre, amigo del blog y colaborador habitual, que a lo largo de los próximos cuatro días nos va a explicar su experiencia en el Campus 2015 de la Fundación FAES. ¡Feliz semana!
YO HE ESTADO EN EL CAMPUS 2015 DE LA FUNDACIÓN FAES, Y ME ALEGRO (1ª parte), por @AntoniodlTL
Debo empezar diciendo que es la primera vez que participaba en este Campus de los doce que hasta ahora se han celebrado, si no estoy mal informado, y que no estaba muy seguro de matricularme en dos de los tres cursos que comprendía el programa, lo que finalmente hice, además de asistir al acto de clausura del domingo 5 de Julio. El balance, para mí, ha sido muy positivo. Como digo, asistí a los dos primeros cursos, de dos días de duración cada uno, “El crecimiento económico: asignatura pendiente en Europa” y “Democracia española 2015: propuestas de reforma y proyectos de ruptura”, respectivamente,  y no me decidí a hacerlo al tercero, “El nuevo desorden mundial”, de sugerente título, pero que compromisos personales me hicieron declinar. Invito, desde aquí, al que tenga interés en conocer más de lo que se dijo en ese foro, a que visite la página web de la Fundación, en la que están todas las intervenciones. La inauguración del curso, como no podía ser de otra forma, corrió a cargo del Presidente de la Fundación FAES y Presidente de Honor del Partido Popular, José Mª Aznar López que dejó un primer ‘aviso a navegantes’ sobre la situación griega: “El sistema griego aboca al borde del precipicio a la Comunidad Económica Europea, consecuencia del populismo instalado. Bancos griegos cerrados. No se puede decir que no estemos avisados”. Aznar dio entrada a la Secretaria General del Partido y Vicepresidenta de la Fundación, Mª Dolores de Cospedal que, en una exposición clara y, a mi juicio, reflexiva, recordó los valores de centro liberal y reformista del PP y dijo que “No nos podemos permitir que cercenen nuestras libertades desde la fórmula del ‘Todo vale’ –una frase que yo utilizo mucho y que, unida al ‘No pasa nada’, que también utilizo, forman una mezcla realmente explosiva- y la utilización de la demagogia, como eslóganes de TV, sin convicciones ni ideología, que aparecen como ocurrencias que duran lo que tardan en aparecer las siguientes” y puso a Grecia como “paradigma de esta forma de hacer política”  diciendo que “no podemos permitir que los que no creen en la democracia se sirvan de ella, para acabar con ella”. Cerró su intervención Cospedal con un mensaje de ánimo: “El pueblo español siempre está a la altura de las circunstancias. Una altura que no la pone el presentar símbolos cuando no se cree en lo que los símbolos representan: la grandeza y la unidad de España”. Mi artículo de hace unos días en este medio,  que titulé “Pedro Sánchez fuerza la E”,  iba en esa línea.  Vino después el plato fuerte de la jornada inaugural con la presentación de un invitado de honor, el que fuera Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, al que Aznar llamó amigo en varias ocasiones, término que le devolvió el dignatario francés en su intervención. Dijo Aznar que “Sarkozy ha entendido que su partido UMP necesitaba una refundación –directo a la línea de flotación de Génova, 13-, y ha propuesto un nuevo partido, Los Republicanos,  llevando a cabo una drástica  transformación interna, y lo ha llevado a una nueva dirección de expresiones políticas, para crear el nuevo marco político que se necesita en el mundo de hoy. Y terminó el Presidente de FAES, antes de ceder la palabra a Sarkozy, diciendo que “La garantía fundamental del éxito de un proyecto es que se respeten de las reglas. No es sólo un problema económico, sino un problema político serio. Puede haber opciones domésticas incompatibles con el hecho europeo. A los problemas políticos hay que darles una solución política. Si la Unión Europea o el Eurogrupo acepta que las reglas se incumplan, el proyecto europeo estará  gravemente comprometido para el futuro”. Llegó así la esperada conferencia de Nicolás Sarkozy que empezó por resaltar la amistad con Aznar, dejando constancia de que FAES es “una de las Fundaciones más importantes de Europa”. Dijo que “es fácil tener ideas, pero muy difícil defender esas ideas” y que “hay que cambiar el populismo extremista y construir un muro entre éste y la democracia”. Hizo especial mención del “Mediterráneo, como realidad política, cultural, social y económica, fuente de nuestra civilización” y, cómo no, tuvo palabras duras sobre Grecia, de la que dijo, entre otras cosas que “tiene un Gobierno que ha prometido todas las ventajas de Europa, sin querer asumir responsabilidad alguna y dónde la ‘irresponsabilidad’ del Primer Ministro les hace creer a sus ciudadanos que Europa pagará por ellos” y, en contraposición con la actuación griega, resaltó el “gran esfuerzo de Irlanda, Portugal y España” para cumplir sus compromisos con Europa. Continuó apostillando que “no hay democracia sin reglas y que no puede exigirse la solidaridad europea sin responsabilidad” y tuvo palabras sobre la inmigración, destacando que “España está a 12 Km de África y es la frontera Sur del Área Schengen”, lanzando la pregunta “¿se puede continuar ignorando este problema?” y diciendo que “hay que cambiar las políticas Schengen” y que, “aún creyendo en la libertad de circulación, hay que establecer límites para los que quieran venir a Europa”. Tras dejar claro que su modelo de concepción política está basado en la tolerancia y el libre mercado dijo que “cuando hay que hacer la guerra hay que hacerla completamente, para ganarla, no a medias” y que “hay que adaptar la situación a la realidad, pero no podemos permitir que quieran destruir nuestra sociedad, lo que se convierte en un asunto de valentía y voluntad”. Finalmente cuestionó la Europa de los veintiocho y dejó la pregunta de “si estamos a la altura de los considerables desafíos a los que se enfrentan nuestras sociedades”. Mi comentario sobre las manifestaciones de Nicolás Sarkozy es que hacen falta políticos de ese fuste, con esa claridad de ideas, al frente de los países e instituciones europeas. Pasaron también por el Campus FAES, en este primer seminario, personajes como José Manuel Soria, Ministro de Industria, Álvaro Nadal, Jefe de la Oficina Económica de Moncloa, y Pilar Platero, Subsecretaria del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que expusieron las actuaciones llevadas a cabo por el Gobierno desde el punto de vista económico y las reformas de la Administración realizadas o previstas, sobre lo que remito, para no extenderme demasiado, como decía anteriormente, a la visita de la página web de FAES.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas