Revista Opinión

Yo, llegando al piso 50...

Publicado el 03 septiembre 2013 por Canchimalo @servioemilio

YO, LLEGANDO AL PISO 50...Creo que yo frisaba los 25 almanaques cuando en algún momento dije que no estaba seguro de llegar a los 50 años. Esto lo manifesté con ocasión de una circunstancia personal que prefiero mantener en reserva...En verdad, una y otra vez con cierta frecuencia me pregunto por qué sigo vivo; presto a cumplir medio siglo de vida. Bueno, si continúo vivo es, indudablemente, por la voluntad del determinador de mi vida: Dios. Él fue quien les ordenó a Evila y a Servio Emilio que un día se unieran para concebir este pecho; y Él es quien ha decidido que yo todavía esté en este Mundo dando lata.¡Seguro que sí!, cincuenta años me parecen una eternidad; y no puedo creer que esté a pocos días de oficializarse mi medio siglo de existencia en este Orbe preñado de más turbulencias combinadas con menos armonía, infortunadamente. Aunque hoy, al momento de publicar este escrito todavía no puedo cantar victoria; pues, uno nunca sabe, y de aquí al viernes 6 de septiembre del año en curso puede suceder algo inesperado; sólo Dios lo conoce todo.Considero que el acontecimiento de llegar al piso 50 merece un balance general de lo que ha sido mi vida; no obstante, anunciando que lo he ido haciendo desde tiempo atrás, y que si llego al viernes 6 de septiembre lo haré con más exhaustividad, éste no será público. Desde luego, quienes conozcan mucho de mi vida (parientes y amigos) podrán hacer un balance en torno mío, si lo desean.Indudablemente, ascender hasta la cúspide de los 50 años hoy en día es un privilegio en medio de tantas tentaciones y peligros que acechan por doquier, a cada paso que damos; sobre todo hoy cuando uno, por ser rebelde o contestatario en sus ideas y acciones, o por otras razones asociadas a una sociedad violenta, prácticamente nace con una lápida en el cuello. No olvidemos que en la actualidad, desde hace muchos años, son los padres quienes con frecuencia entierran a los hijos; cuando otrora la situación era al contrario.Publico esta nota desde hoy para que mis amistades que no sepan cuándo es mi onomástico 50, tengan suficiente tiempo para homenajearme: Serenatas con mariachis, regalos, banquetes, huevos en la cabeza, piñata; mensajes en los medios de comunicación hablados y escritos, tarjetas, cartas, etcétera; pues, espero ver las puertas tiradas por las ventanas…¡Para nada lo anterior!, broma total. Sepan que los mejores regalos que siempre espero seguir recibiendo (si es que no cumplo la intención de imitar a Supermán, volando desde lo alto de la Torre Colpatria, en Bogotá, precisamente al cumplir los 50… ¿Me creen?...), y que he recibido desde hace mucho tiempo, son la amistad sincera y el cariño que muchas personas me han dispensado siempre; la solidaridad y comprensión que me han entregado en mis momentos de dificultades de distintas índole; como también las orientaciones que me han proporcionado, en procura de que algunos de mis proyectos de vida se desarrollen de la mejor manera...En honor a la verdad, son los anteriormente mencionados los presentes que me emocionan sobremanera. Con el alma en las manos reitero que lo material, siendo necesario para que cualquier ser humano al menos sobreviva en este Mundo atiborrado de desequilibrio social en general, jamás me quita el sueño.Si en las manos de quienes quisieran obsequiarme algo estuviera tal facultad, sin titubeos les pediría concederme el mejor regalo: Hacer un acto de magia consistente en que, en un santiamén, las tinieblas de la Humanidad se conviertan en fulgorosas luces; cambiando el caos por la armonía. Armonía que supone: Equidad social, concordia y prescindir de todos los antivalores o valores negativos que hoy nos mantienen acorralados, codeándonos y hasta matándonos los unos a los otros; todo por dejarnos seducir del egoísmo, conducta que no dejo de seguir identificando como la génesis de los males de la Humanidad.Si me preguntan si me siento emocionado al cumplir 50 años (en caso de que así acontezca), respondo:a.Sí; porque, como lo he dicho, llegar a dicha edad hoy en día es un privilegio.b.Sí; porque en mis 50 años he aprendido mucho de la vida; siendo más las cosas buenas que las malas, pero siempre procurando extractar lo bueno de lo malo. No soy  el indicado para decir si lo que he hecho en este tiempo ha sido más lo bueno o más lo malo. Los terrenales me pueden juzgar; empero, es Dios quien lo hace con más precisión, con más ecuanimidad.c.Sí; porque durante este tiempo he tenido también el privilegio de tener una familia bastante especial, que ha estado conmigo en las de cal y en las de arena; al igual que unas buenas amistades. Todo lo cual agradezco infinitamente.d.Sí; porque en este lapso he podido desarrollar y cumplir parte de mi proyecto de vida.e.No; porque siento frustración al no haber logrado, a estas alturas, desarrollar o cumplir varias cosas que en algún momento incluí en mi proyecto de vida.f.No; porque la angustia me aprisiona en su cárcel, cuando testimonio que la Humanidad cada día, en lugar de avanzar, retrocede. He dicho que de nada vale que diariamente surjan nuevos inventos sorprendentes de la Ciencia, si resulta que en la medida en que se avanza en eso se retrocede en cuanto a los comportamientos humanos, suscitando: Guerras y violencia en general, dictaduras, opresión, explotación, intervencionismo, neoesclavitud, desplazamiento forzado, discriminaciones (por lo étnico, cultural, ideológico, religioso, geográfico, gustativo, etcétera), intolerancia, insolidaridad, materialismo, arribismo, corrupción, politiquería, entre muchos otros fenómenos sociales dignos de reproche.El reloj avanza… ¡Tic, tac!... ¡Vaya!, casi olvido mencionar algo que deseo, además, como regalo este 6 de septiembre: El triunfo de la Selección Colombia ante Ecuador, para que la clasificación al Mundial de Fútbol Brasil 2014, quede asegurada... Marcador: Colombia 3, Ecuador 1... Goles: Jackson Martínez, Macnelly Torres y James Rodríguez. Bueno, que me pifee en el vaticinio de los anotadores; mas no en el resultado. Un 1 a 0, a favor de Colombia, ¡suficiente y necesario!...¡Guau!, aprovecho esta oportunidad para desearle ¡Feliz Cumpleaños a Pékerman!; un Director Técnico que con su profesionalismo nos revivió las ilusiones de volver a un Mundial de Fútbol. Dios lo bendiga por siempre. Desde luego, esa misma ilusión revivida se debe al compromiso y calidad de nuestros futbolistas; como también a que hoy la dirigencia del Fútbol de Colombia ha asumido las cosas con más profesionalismo; al igual que al hecho de que la Selección Colombia ha recibido un respaldo gigante en todo momento; y a que los comentaristas deportivos de fútbol en esta ocasión han sido mesurados en sus apreciaciones, demostrando interés en construir, antes que e destruir el proceso con miras al Mundial.No dejo de recordar que un 6 de septiembre, en 1993, día de mi cumpleaños 30, Colombia me dio un maravilloso regalo: Haberle ganado 5 a 0 a Argentina. ¡Bárbaro eso, che!

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog