Revista Libros

Apio, de Gino Rubert

Publicado el 27 julio 2012 por Mariocrespo
Apio, de Gino Rubert
Me regalaron esta novela en Chambéry, durante la celebración del festival de primera novela que tiene lugar en la ciudad francesa cada año. Resulta que esta obra fue la segunda más votada, como mejor opera prima, por detrás de LS6. Resulta también que la novela es una maravilla que se mueve entre los géneros sin que podamos encuadrarla en ninguno. Aunque, si me pusieran una pistola en la cabeza y me dijeran “di el género o te mato”, diría que es una comedia.
El libro no sólo tiene un tono humorístico, sino que derrocha humor de altos vuelos; fina ironía, sarcasmo inteligente y algo de humor negro. He llegado a soltar alguna carcajada durante la lectura, cosa poco habitual en mí cuando estoy leyendo, y eso me da la medida de su fuerza humorística. Apio: notas caninas, es la historia del pintor José Alfredo Dorantes y su perro Apio. Por las páginas pululan otros personajes secundarios, muy bien trazados a pesar de estar construidos con pocas pinceladas, que hacen avanzar la historia de Alfredo y Apio dentro del particular universo de Rubert. El perro, a pesar de ser eso, un perro, se muestra ante el lector como un ser humano; tierno, sensible; algo que ni desentona ni denota inverosimilitud, pues la novela cuenta con un cariz casi fantástico donde lo extravagante pasa por normal. Por otro lado, la figura de la mujer (la esposa, la abuela, la amante, la asistenta, la hija de la asistenta…) y su relación con ambos, perro y amo, desprende una ternura que acerca la historia, por momentos, a una love story de género.
La novela se estructura a base de relatos cortos, cada uno con su título, en los que encontramos una prosa ligera que se desliza por las páginas a gran velocidad y que demuestra una gran capacidad de síntesis. Me gusta como narra Rubert porque yo también soy partidario de la síntesis y de la reducción minimalista.
El desenlace, al dar un giro inesperado, da aún más sentido a la original propuesta de Rubert, en la que también confluyen otros elementos ciertamente originales como la inclusión de un relato escrito por uno de los personajes secundarios o los diálogos teatrales de uno de los capítulos.
Por último, destacar también la excelente edición de Errata Naturae, editorial de cuya colección “La mujer cíclope” me ha gustado todo lo que he leído hasta ahora.
Apio: notas caninas, Gino Rubert (Errata Naturae, 2011). 140 páginas.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario