Revista Educación

La pobreza viaja en transporte público

Por Siempreenmedio @Siempreblog

La pobreza viaja en transporte públicoReconozco que la primera vez que lo vi tuve que apartar la vista. Parecía sacado de la leprosería de ‘La Ciudad de la alegría’. Pedía dinero con lo que quedaba de sus manos extendidas. Instintivamente, una chica se arrimó su libro electrónico al pecho y siguió leyendo. Cabezas bajas, miradas hacia otro lado. Gente deseando llegar a su parada.
Canta como los ángeles con la mirada siempre algo perdida. Con su pulcra coleta, su chándal del rastro, su silla de playa, el otro día tenía público. Agarradas una madre y su hija le hacían los coros con una sonrisa. Se notaba que la canción era una especie de recuerdo en común. Ella, emocionada, cantaba para ellas. Solo para ellas. Parecía que no le hacía falta nada más en ese momento.
La observé desde el fondo del vagón. Menuda, se movía rápido con su mochila oscilando de un lado a otro tratando de evitar los vaivenes del tren. Dejaba un paquete de klinex, una notita. Un paquete de klinex, una notita. “Necesito ayuda para dar de comer a mi niño”. Una señora lo leía a distancia, como si creyese que el simple contacto con el paquete de pañuelos podía comprometerla a algo. Y vuelta de nuevo. Esta vez para recoger un paquete de klinex, una notita. Un paquete de klinex, una notita. Alguien le dejó un euro. Con un rápido gracias, casi avergonzado se perdió al fondo del vagón oscilando de un lado a otro tratando de evitar los vaivenes del tren.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :