Revista Coaching

Monogamia secuencial

Por Soniavaliente @soniavaliente_

Segui @soniavaliente_

Lee divertida que el 30% de la población española ha sido infiel en alguna ocasión, según una encuesta del instituto IPSOS y le parece francamente poco. Sólo hay que mirar alrededor. El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos, que diría Ingrid Bergman.

El sexo está por todas partes e Internet se ha convertido en un auténtico vivero de cuernos. Las cifras siguen hablando, y el 65% de los entrevistados –la muestra la componen 824 participantes de ambos sexos con edades comprendidas entre 18 y 65 años- afirma que es posible estar enamorado de dos personas a la vez. Tate.

A esa afirmación no se llega de un modo casual, se llega después de haberla vivido y sufrido en las magras carnes. O eso le han contado.

Se lo comenta a su chico mientras cenan en su japo favorito. A él también le parece que no hay correlación entre que la mayoría de los entrevistados mantenga que es posible querer a dos mujeres a la vez pero a la hora de confesar el pecado digan que ellos sólo lo hacen de pensamiento y omisión. Intenta evaluar el lenguaje no verbal de su churri pero es inexpugnable. En casa de herrero, cuchillo de palo supone.

Monogamia secuencial

Como experta en oratoria y en comunicación no verbal, puede leer los gestos de casi todo el mundo, que es algo así como tener superpoderes. Sabe lo que piensan los demás antes incluso de que sean conscientes de que lo están pensando pero con la gente cercana no le funciona. Quizá en realidad no quiere saberlo.

Porque, aunque el 51% de las mujeres, según el estudio, secundaría la máxima de Sabina: “soy monógamo pero no fundamentalista” perdonándole una infidelidad a su pareja ella prefiere no tener que pensar en tomar decisión alguna. Y pasar a engrosar las filas de una nueva tendencia social: la monogamia secuencial.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Soniavaliente 1627 veces
compartido
ver su perfil
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta