Revista Cultura y Ocio

Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

Publicado el 04 enero 2012 por Elcabrero

LA BUTTE

Conocí a José, en Ginebra, un mediodía de junio, en La Butte, café frecuentado por artistas y público del Teatro de l’Atelier y por afiliados al clandestino Partido Comunista de España que acostumbraban a reunirse en los sótanos del local.

José Herrera Petere y Charles Mouchet, poetas y amigos, me habían propuesto realizar, con su asesoramiento, un recital bilingüe sobre la generación del 27 y era allí, en la Butte, donde me reunía con los actores a la hora del almuerzo y por las tardes.

EL CABRERO

Estaba con Manolo Belda, asiduo del lugar, por comunista y por su afición al teatro. Manolo me invitó a sentarme con ellos pero, como tenía trabajo, no acepté, aunque rectifiqué enseguida: aquel personaje que lo acompañaba acababa de desbaratar de un manotazo el sándwich que le habían servido, y se disponía a comérselo, desmembrado, con la ayuda de una Opinel, algo nunca visto en un café de Ginebra, ni tan siquiera en La Butte, lugar de paso y querencia de la fauna más extravagante de la ciudad.

Por un momento, pensé que se trataba del típico fantasma con ganas de sorprender y que, además, lo estaba consiguiendo porque era el centro de todas las miradas, incluida la mía. Observándolo mejor, aquel hombre se comportaba con la más rotunda naturalidad y tenía un algo, en los gestos y en la expresión, como de animal sin domesticar. Entonces, me senté con ellos y José me contó lo que quiso: era cabrero, y cantaba en Quejío, por Seguiriya, Martinete y Cantes de Trilla que a mí, entonces, como si me hablara en Arameo. Me invitó a ir a ver la función y acepté

Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

El Cabrero en 1972

QUEJIO

Quejío me impactó. Era, para mí, un lenguaje teatral nuevo; puesta en escena rudimentaria con abundantes elementos simbólicos y los personajes que se desdoblan: cantan, bailan, tocan la guitarra y se convierten en actores, de dudosa calidad, que interpretan su propio drama. Pero el conjunto tenía frescura, fuerza y sensualidad.

Salí de mi tierra – marché con dolor – si hay quien reparta justicia – de mí se olvidó”: José, por seguiriya, las manos que querían abarcar el universo, una voz poderosa y sugerente que llegaba a las tripas, y despertaba impulsos y sentimientos insospechados. Abandoné la sala exhausta de la emoción que me había causado aquel espectáculo, fascinada y consciente de que acababa de descubrir una música inmensa y un personaje poco común.

Elena Bermúdez


Filed under: 1972-1980 Tagged: charles mouchet, flamenco, herrera petere, PCE
Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)
Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)
Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)
Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog