Revista Cine

12 años de esclavitud

Publicado el 06 marzo 2014 por Descubrepelis @Descubrepelis

12 AÑOS DE ESCLAVITUD

La entrada de hoy (aunque llegue tarde) podría estar dedicada a la triste desaparición de Alain Resnais, una perdida enorme para el mundo del cine al irse uno de los directores que introdujeron la Nouvelle Vague en nuestra historia fílmica, o siguiendo en la línea francesa podríamos hablar de los sorprendentes resultados de los premios de su academia que contra todo pronóstico ha dejado aparcado el éxito de La vida de Adèle ( La vie d'Adèle - Chapitre 1 & 2; Abdellatif Kechiche, 2013) para dar el mayor galardón a la ópera prima Guillaume y los chicos, ¡a la mesa! ( Les garçons et Guillaume, à table; Guillaume Gallienne, 2013), o premiar dentro de la categoría de filme extranjero a la estupenda Alabama Monroe ( The Broken Circle Breakdown; Felix Van Groeningen, 2012) rompiendo la racha de premios de Paolo Sorrentino con su La gran belleza ( La grande bellezza; 2013). También se podría hablar de los premios independientes de Hollywood, los Spirit Awards, y de como cada vez se parecen más en resultados a los Oscar, pero precisamente son estos últimos, con su nada sorprendente galardón a 12 años de esclavitud ( 12 Years a Slave; Steve McQueen, 2013), los que van a ocupar hoy el protagonismo del blog cerrando así la temporada de premios y festivales.
Antes de nada no puedo obviar que, aunque todavía no he visto el total de películas nominadas por la academia norte-americana, la película de McQueen se encontraba en la cola de la lista de mis favoritas, y aunque con ello no quiero decir que no me hubiese atraído ni un poco, la superioridad de la maravillosa Nebraska (Alexander Payne, 2013), el prodigio técnico que ofrece Gravity (Alfonso Cuarón, 2013), o el buen hacer de Spike Jonze con Her (2013) es innegable frente a la película de los esclavos.
Solomon Northup es un hombre de raza negra y clase acomodada que dedica su vida a sus dos pasiones: la música y su familia. Tras conocer a dos caballeros que le ofrecen trabajo se despierta encerrado en una habitación dándose cuenta que ha sido secuestrado para ser vendido como esclavo, siendo así privado de su libertad. El hombre intentará recuperar su derecho legítimo enfrentándose a los duros y violentos castigos de los que, cómo él, viven bajo el yugo de la esclavitud.
12 años de esclavitud adapta a la pantalla la autobiografía del propio Solomon Northup y se presenta por su director, McQueen, como la película definitiva sobre la esclavitud, la más veraz y realista que jamás se ha realizado, llenando el supuesto hueco histórico en la filmografía estadounidense. ¿Pero es esa etiqueta que el director no se ha cansado de defender la más descriptiva para su trabajo? De entrada podríamos achacarle al director británico que confunde conceptos; si quería veracidad y realismo ¿porqué nos muestra sólo aquello que quiere que veamos? Se sabe que las relaciones de los propios 'niggas', de aquellos que nacieron dentro del seno de la esclavitud, debieron ser mucho más complejas de lo que 12 años... nos muestra, la sumisión, la esperanza, la rebeldía, el conflicto y el racismo dentro del propio colectivo... Pero McQueen prefiere centrarse solo en la figura de Solomon, que aunque si es cierto que utiliza la profundidad de campo en algunas ocasiones para mostrarnos pequeños detalles que podríamos intuir quizás como miedo, o simple pasotismo, no se atreve a adentrarse abiertamente en la complejidad de los personajes que quiere retratar, enseñándonos solo aquello que le conviene, de este modo, el orgullo con el que McQueen alardea de su realismo es en realidad una muestra compleja similar a la de Steven Spilberg en su El Color púrpura ( The Color Purple; 1985), pero eso sí, substituyendo lo edulcorado por las salpicaduras rojas de los latigazos, pleno estilo Mel Gibson en La pasión de Cristo ( The Passion Of The Christ; 2004).

La cosa se vuelve más curiosa al ver como finalmente los personajes más complejos de la trama no son precisamente esclavos, son en realidad blancos. Partiendo ya del primer dueño de Northup y su familia, aparentes almas cristianas que figuran ser buenos con los esclavos de su propiedad, pero que no tienen dificultad en echar a la llorona esclava que les irrita el corral, o por sacarse de encima al protagonista echándolo en manos de su duro capataz, otro personaje claramente trabajado y que, tras la sombra de su mujer, se convierte en claro ejemplo de personaje redondo y bien caracterizado.

Sin duda uno de los aspectos más positivos de la película es la parte actoral, y aunque la interpretación de Chiwetel Ejiofor bajo el papel de Solomon sea de lo más correcto e interesante, existen en 12 años de esclavitud interpretes que sorprenden más en sus papeles. No voy a hablar del descubrimiento de Lupita Nyong'o, que se fue con el premio de mejor actriz de reparto, ya que creo que destaca únicamente en los momentos creados para su lucidez, dónde ahí sí, desgarra con su interpretación, pero lo que es el resto del filme no ofrece demasiado enfoque. En cambio es imposible no fijarse en el papel de Michael Fassbender, el trabajo que hace para mostrar el hundimiento espiritual causado por la lucha de la lujuria y el odio es estupendo, reforzado por la más desapercibida interpretación de Sarah Paulson, que tanto ella como su personaje son claves para entender el carácter de Fassbender. Paulson, actriz más conocida recientemente por su estupendo trabajo en la saga American Horror Story, demuestra que con pocos gestos, fuertes miradas y palabras directas, se consigue una interpretación redonda.

De echo, lo más interesante en la realización de McQueen es la dirección de actores, el juego con la profundidad de campo consigue efectos muy descriptivos que no necesitan relato para ser entendidos, de ahí que la presencia fantasmal del papel de Sarah Paulson sea tan espectacular, ahí el director ha sabido hacer bien su trabajo. Pero es curioso, y a pesar de la nominación en los Oscar, que el montaje sea tan burdo en materia de tiempo, el enlace temporal de esos doce supuestos años queda totalmente desfigurado en pantalla, que inevitablemente nos descoloca en la narración y ayuda a que, a medida que avanza el filme, se pierda el hilo y con él parte del interés que ya de entrada tiene ganado la película.

Queda claro pues que McQueen nos ofreció mejores visiones del mundo en sus anteriores obras, y que este nuevo rumbo en su filmografía hace que parezca menos interesante de lo que era. Una decisión demasiado correcta que basa todos los esfuerzos en remover a un espectador que, mayoritariamente, a día de hoy ya está habituado a la violencia y el dolor a través de la pantalla sin que ello le impresione lo más mínimo. Es una pena, que 12 años de esclavitud, película que podría haber llegado a ser una compleja y gran obra técnica y narrativa, quede tan solo en una interesante película de esclavos, la enésima película de esclavos.

TÍTULO ORIGINAL 12 Years a Slave (Twelve Years a Slave)
AÑO 2013
DURACIÓN 133 min.
PAÍS Estados Unidos, Reino Unido
IDIOMA Inglés
DIRECCIÓN Steve McQueen
GUIÓN John Ridley (Biografía: Solomon Northup)
MÚSICA Hans Zimmer
FOTOGRAFÍA Sean Bobbitt
REPARTO Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, Lupita Nyong'o, Benedict Cumberbatch, Paul Dano, Paul Giamatti, Sarah Paulson, Brad Pitt, Alfre Woodard, Michael K. Williams, Garret Dillahunt, Quvenzhané Wallis, Scoot McNairy, Taran Killam, Bryan Batt, Dwight Henry
PRODUCTORA Summit Entertainment / Plan B / River Road Entertainment / New Regency Pictures / Film4
GÉNERO Drama
TEMÁTICA Basada en hechos reales. Biográfico. Esclavitud. Racismo. Siglo XIX. Histórico

Basada en un hecho real ocurrido en 1850, narra la historia de Solomon Northup, un culto músico negro -y hombre libre- que vivía con su familia en Nueva York. Tras compartir una copa con dos desconocidos, Solomon descubre que ha sido drogado y secuestrado para ser vendido como esclavo en el Sur en una plantación de Louisiana. Renunciando a abandonar la esperanza, Solomon contempla cómo todos a su alrededor sucumben a la violencia, al abuso emocional y a la desesperanza. Entonces decide correr riesgos increíbles y confiar en la gente menos aparente para intentar recuperar su libertad y reunirse con su familia.

2013: 3 Premios Oscar: mejor película, guión y actriz secundaria. 9 nominaciones
2013: Globos de Oro: Mejor película dramática. 7 nominaciones
2013: Premios BAFTA: Mejor película y actor (Ejiofor). 10 nominaciones
2013: Critics Choice: Mejor película, guión adaptado y actriz sec. 13 nomin.
2013: Festival de Toronto: Mejor película (Premio del público)
2013: National Board of Review (NBR): Mejores 10 películas del año
2013: American Film Institute: Top 10 - Mejores películas del año
2013: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor director
2013: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor actriz sec. (Nyong'o)
2013: Premios Gotham: 3 nominaciones, incluyendo Mejor película
2013: Independent Spirit Awards: 5 premios, incluyendo Mejor película
2013: Satellite Awards: 10 nominaciones, incluyendo mejor película y director
2013: Premios Guldbagge: Nominada a Mejor película extranjera

+ "Este relato épico sobre una alma inquebrantable hace que incluso las luchas de Escarlata O'Hara parezcan insignificantes a su lado (...) La composición, el diseño de sonido y la historia se unen de una manera muy bella" (Peter Debruge: Variety)- "Es triste comprobar como una película que has visto hace cuatro días desaparezca de tu memoria relegándola al mayor de los olvidos." (C.Noodles: Ciudadano Noodles)
+ "No serás capaz de dejar este barril de pólvora en un rincón de tu mente y olvidarte de él. Lo que tenemos aquí es una película ardiente y brillante, que seguro que se convertirá en un clásico. (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
- "la película se empeña en mostrar, una y otra vez, las distintas vejaciones físicas, morales, intelectuales y emocionales a las que fue sometido un hombre que nació libre y que fue convertido en esclavo. Los maniqueísmos aparecen con facilidad[...]Los personajes no son más que estereotipos sacados directamente de 'La cabaña del Tío Tom' y, por paradójico que parezca, casi parecen más interesantes los carteles explicativos del final que la misma historia en sí. (César Bardés: Los ojos del lobo)
+ "La genialidad de '12 años de esclavitud' reside en su insistencia en la maldad banal, y en el terror, que se filtraba en las almas, ataba los cuerpos y cosechaba un duradero y terrible precio." (Manohla Dargis: The New York Times)
+ "'12 años de esclavitud' es un fascinante triunfo del arte y la polémica: McQueen convierte un tema lejano en la historia en una experiencia que (...) te hace sentir como si hubieras estado allí." (Eric Kohn: Indiewire)
+ "La importancia histórica y la impactante injusticia de los acontecimientos hacen que McQueen y compañía permanezcan completamente honestos en su enfoque. (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 4)" (Michael Phillips: Chicago Tribune)
+ "El filme es excepcional, durísimo y absolutamente relevante. (...) apabullante Michael Fassbender" (Toni García: Diario El País)
+ "Una intensa, desgarrada y buena película (...) Steve McQueen cuenta esta tragedia, esta historia de terror, sin ahorrarle sobresaltos a los espectadores" (Carlos Boyero: Diario El País)
+ "'12 años de esclavitud' es 'La Pasión de Cristo' menos el arameo (...) ni una sola interpretación, ni la más secundaria, chirría en una película controlada con mano de hierro (...) evita el melodrama. Emociona, pero sin lágrimas (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)" (Sergi Sánchez: Fotogramas)


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas