Revista Comunicación

14 errores (solucionables) que todos cometemos en una conversación.

Publicado el 16 julio 2019 por Manuelgross

Errores (solucionables) que todos cometemos en una conversación.
Por Carlos Martín.
El Arte de la Estrategia.

bad-boss-conversation.jpg

14 errores (solucionables) que todos cometemos en una conversación. 

El arte de la conversación puede abrirte muchas puertas para mejorar en términos de relaciones y de seducción Muy a menudo descuidado en beneficio del aspecto físico o el estilo de vida, el arte de la conversación ofrece a todos un espacio considerable para mejorar en términos de relaciones y seducción.
Sin embargo, si las palabras pueden abrirte muchas puertas, no debes ser etiquetado como "aburrido" una vez que tomes la palabra, ya que este defecto se considera el más repulsivo de la sociedad y sobre todo en seducción, empezando por las mujeres.
Buenas noticias, hay una batería de malos hábitos que son fáciles de detectar y de eliminar para cualquiera que quiera brillar por su conversación ligera y su capacidad de entretenimiento en temas de seducción.

1. No eres consciente de que no influyes en el estado de ánimo.

Nadie te contesta, nadie te mira y ¿ni siquiera te contradicen? ¿Las únicas contestaciones que obtienes son unas risas muy simples y educadas, las preguntas puramente objetivas de unas pocas palabras, o el siempre engañoso "parece ser interesante"? Tan pronto como terminas tu diatriba, tus interlocutores se ponen de pie y cambian de tema bruscamente. Para ti y para los demás, gracias por hacer el esfuerzo de detenerse en estos detalles que a nadie importan.

2. Te enredas en temas que son de poco interés para cualquier persona.

Este es a menudo el problema de las personas apasionadas: dejadas llevar por su pasión, presuponen que lo que les interesa a ellos interesa de facto al resto del mundo. Luego siguen los monólogos desde ultratumba de los que es muy difícil escapar.Todos los temas de interés no son iguales a los ojos de los demás: todo lo que concierne a la técnica (informática, medicina, fotografía...), las preguntas existenciales o la política tienden a desalentar a más de uno simplemente por su mera evocación. Por supuesto, hay excepciones, pero depende de ti asegurarte de que empiece a funcionar (ver el punto anterior) antes de empezar.

3. Siempre quieres estar en lo cierto

En asuntos de ego, todos lo tienen: nadie acepta renunciar a tener razón sin consecuencias, y mucho más en la cara de los demás.Al querer tener razón sobre tu interlocutor, este último mantendrá en la memoria no tu lógica implacable o tu cultura inconmensurable, sino un sentimiento de amargura y de venganza. Recuerda todos los momentos en que uno de tus amigos ha estado tan ansioso por convencerte de su opinión sobre una película, un fenómeno social, una interacción...Una conversación no es solo una pelea de gallos, ten la elegancia de reconocer tus errores o, al menos, dejar que otros te hagan sentir convencido (las mujeres generalmente lo hacen muy bien).

4. Abusas de tu turno de palabra, no dejas hablar.

Aquí, nuevamente, la idea no es tomar el control de manera sistemática o tener la última palabra, porque aquí nuevamente todo esto resulta ser más contraproducente que cualquier otra cosa.Lo bueno es colocar la palabra correcta en el momento correcto, no hablar demasiado ni estar muy pendiente de las réplicas o de filigranas del lenguaje. Puede ser que no seas tan relevante y cáustico como crees que eres.

5. Te permites dar consejos no solicitados.

La próxima vez que te sorprendas de que una persona a la que amablemente hayas brindado lecciones de vida no lo haya tenido mucho en cuenta, recuerda esa vez cuando estabas buscando empatía y validación. El único caso en el que está permitido dar consejos es cuando se le te solicita. Punto.

6. Estás hablando abiertamente de cualidades que no te son propias para darte bombo.

Así que no solo eres divertido, cariñoso y generoso, sino que la vida te ha echado a perder, también eres modesto y tolerante. Al igual que los veganos que pasan su tiempo haciéndote saber que son veganos, nunca pierdas la oportunidad de hablar de tu tema preferido. ¿Cómo es que hay toses y carraspeos en el fondo de la habitación?
"Si fuéramos realmente lo que pensábamos que éramos, nadie nos reconocería nunca." Charles Régismanset

7. No eres lo suficientemente entusiasta

Movido por el deseo de pasar por un tipo por encima de todo, pareces pasado de vuelta en todas las circunstancias. Nada realmente encuentra expresión en tus ojos, sin entusiasmo, sin fervor, sin locura... La empatía en seducción es ante todo una cuestión de "sentir" como dicen las mujeres.

8. Tu voz no transmite ninguna emoción.

Un flujo monótono de voz, frases que se alargan, silencios entre cada línea... no son palabras que lo salen de tu boca sino solo un ronroneo.Esto es muy desafortunado porque la voz es un vínculo real entre ti y tu interlocutor. Son necesarios el uso de matices, el tono utilizado para intensificar tu historia al agregar el humor, el sarcasmo o la complicidad.

9. Enfatizas constantemente lo negativo.

Cuando regreses de vacaciones, comienza diciendo que la piscina del hotel cerró los martes por la mañana. Al día siguiente, lo primero que me viene a la mente es el tiempo que tardaste en ser atendido en el bar. Y si tus amigos le preguntan cómo estuvo tu cita, apresúrate a señalar que la señorita iba con un cordón suelto.¿Parece esto ridículo (y aburrido) dicho de esta manera? Esta no es correcta una visión de la mente. En lugar de hacerte etiquetar como el portador de malas noticias (el grupo quema rápidamente al mensajero), conviértete en el virtuoso que ve el vaso medio lleno.

10. Hablas demasiado de ti mismo.

Solo hablas de ti. ¿Quizás sería bueno antes de entrar en los detalles de tu diario esperar hasta que realmente alguien te solicite detalles de tu vida diaria? Hablar de ti te da un placer incomparable, solo atrae la atención de algunas mentes débiles, pero el resto del mundo aprovecha la oportunidad para revisar su teléfono de manera compulsiva. Y el narcisismo ambiental que reina un poco más cada día solo acentúa la tendencia: lo que interesa es hablar de uno mismo con los demás, no escuchar a otros hablar de sí mismos.

11. No hablas lo suficiente de ti mismo.

Para hacer una conexión, es necesario construir puentes, y si no lo haces, más bien deberías oscilar entre la falta de corrección y la falta de confianza en ti mismo. Referencias, sentimientos, centros de interés... todo esto sale volando solo revelando un mínimo. Depende de ti el encontrar el equilibrio con el punto anterior.También depende de ti el aprender a hablar sobre ti mismo haciendo que los demás quieran saber más. Por lo general, aprende cómo explicar tu trabajo en pocas palabras, burlarte de tus pasatiempos, permitir ver los puntos en común, etc.

12. No ofreces ningún valor añadido.

Es difícil estimular el intelecto de tus interlocutores si en los temas en los que todos están interesados piensas como todos los demás. Nadie te pide que sepas todo sobre todo pero cuando llegue su turno, exprésate, sé una persona original te haga destacar. Depende de ti el profundizar en tus opiniones, para diversificar tus fuentes, incluso para "pensar en contra de ti mismo" si es necesario.

13. Te repites

Es muy molesto escuchar dos, tres o cuatro veces lo mismo en la misma conversación. Hace creer que el que te habla quiere hacerte parecer un imbécil. Ten en cuenta que si este último se diera cuenta de que estaba dando la impresión de no tener nada que decir, dejaría de divagar.

14. Te apegas a los hechos.

La relación es ante todo una cuestión de emociones en este animal político que es el ser humano. No resumas tus anécdotas a su naturaleza informativa ("Fui allí" , "Hice eso"), sino que tienes que proporcionar un cuerpo a esta información enriqueciéndola con tus sentimientos, tu vocabulario y tu sentido de la observación. Nuevamente, se trata de conectar con tu audiencia, incluyéndolo en el hilo de tu la historia.Cuanto más intensifiques tu narración, más difundirás "pequeñas piedras de conversación”, también conocidas como puertas abiertas que, en cualquier momento, permiten a los demás disfrutar de la alegría de participar en la conversación. 
Publicado por  
julio 08, 2019

Carlos Martín

www.elartedelaestrategia.com
https://www.facebook.com/cmarper
https://twitter.com/elartestrategia
https://plus.google.com/113882579847056299542
El Arte de la Estrategia

Licencia:
No especificada.
----------------

Fuente: El Arte de la Estrategia

Imagen: bad-boss-conversation.jpg


Del mismo autor: Carlos Martín


Artículos relacionados: conversación errores

  • - 14 errores (solucionables) que todos cometemos en una conversación 
  • - Tus conversaciones pueden sumar o restar: Cómo aplicar el enfoque apreciativo 
  • - Inteligencia conversacional: Cómo funcionan los malentendidos 
  • - El mundo en primera persona. Cómo no “secuestrar” una conversación 
  • - Alegato contra verborréicos, todólogos y deslenguados sin causa 
  • - Psicología: Los 7 hábitos más molestos en una conversación 
  • - 2 causas de la verborrea: Egocentrismo puro y rosario de quejas 
  • - Siete recomendaciones para trascender al ego y la vanidad 
  • - Los siete principales impedimentos a la buena conversación 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista