Revista Creaciones

16 hábitos para llevar una vida mejor

Por Pegotiblog
Hábitos para una vida mejor

Hoy no quiero que hablemos de cómo se pueden establecer nuevos hábitos, de eso ya hemos hablado en otras entradas (que te enlazaré abajo del todo, por si te apetece leer sobre este tema), mi objetivo es inspirarte, darte ideas, a la hora de encontrar o elegir un nuevo hábito en el que trabajar. 

Pero ojo, no pretendo imponer ni obligar a que empieces a intentar incorporar todos estos hábitos a tu vida. Ni mucho menos. Muchos de ellos, a lo mejor ni te interesan, o ya los tienes incorporados. Y sobre todo, es una locura, y te lleva al fracaso directamente, intentar incorporar todos a la vez. 

Antes de nada, recuerda que es solo inspiración, que el hábito que elijas desarrollar, debe ser adaptado a tu realidad, a tu situación personal y necesidades. Que tenga relación con tu objetivo (y no con el que esté de moda). 

Esta lista de hábitos pretende ser una inspiración para crecer a nivel personal y trabajar en encontrar cierto equilibrio en tu vida.

Por facilitarte la lectura (y a mí la redacción del post) los he clasificado en diferentes áreas (me baso en las áreas que se trabajan con el ejercicio de la rueda de la vida)

 Área de la salud 

  • Hacer ejercicio (o una actividad física) de forma habitual, para mejorar tu salud mental y física, y tener más energía.   [Leer más sobre adquirir el hábito de hacer ejercicio
  • Mejorar cómo te nutres y hidratas. No me refiero a que sigas la dieta de moda. Una alimentación equilibrada, donde reduzcas alimentos procesados, azucarados, incluso reduzcas el consumo que haces semanalmente de carne, y lo sustituyas por más variedad vegetal. Estos pequeños cambios ayudarán a tu cuerpo a sentirse mejor, tener mejores digestiones.
  • Mejorar tu rutina de irte a dormir, para descansar más y recargar energía. Obviamente, hay elementos que no puedes controlar (como que un bebé se despierte 20 veces por la noche), pero lo que está en tu mano es no sumar a esa falta de horas de sueño: Evita la tv o las pantallas hasta un rato antes de acostarte, no cenes tarde ni muy pesado, para que la digestión sea más ligera, busca una temperatura adecuada, etc [Aquí puedes leer mucho más sobre este tema

 Área de la familia y/o las relaciones sociales 

  • Procura buscar relaciones más intencionales. Es decir: rodéate de esa gente que te empodera, que sume y aporte en tu vida, y aléjate de la gente tóxica, que no te hace feliz. 
  • A veces necesitamos un cambio de mentalidad, si estamos siempre con envidia, comparándonos con otras personas. Debemos aceptar nuestros errores y circustancias, y saber perdonarnos, para poder continuar y cambiar de camino.  
  • Pasar tiempo de calidad con los tuyos. Si algo nos ha traído bueno la pandemia, es que nos ha obligado a parar y a tomar conciencia de que, en muchas ocasiones, vamos tan en automático, que no dedicamos tiempo de calidad para estar con nuestra familia o amigos. Programa y saca hueco para pasar un rato con la atención plena en tus [email protected], pareja, [email protected] Sin móviles, sin pantallas. Jugando, charlando, tomando un café, o lo que decidáis.

 Área del desarrollo personal 

  • Sé menos dura contigo misma, háblate en positivo ¿Te has dado cuenta lo mal que nos hablamos muchas veces? Cuando nos equivocamos, cuando nos enfadamos, cuando no hacemos algo a tiempo... Muchas veces somos nuestro peor crítico, por lo que un hábito a desarrollar podría ser  trabajar en acallar ese crítico interior, ese censor interno, y tratarnos con respeto y amor propio. 
  • Trabaja la gratitud. Este ejercicio supone un cambio de mentalidad, en el que te enfocas a buscar lo positivo, frente a todo lo que estamos viviendo. No me malinterpretes, no significa vivir en los mundos de yupi, si no elegir con qué te quieres quedar. [Puedes leer más sobre este hábito, aquí]
  • Nunca me cansaré de recomendarlo: el journaling. Como método para vaciar la mente, para soltar todo aquello que te agobia, preocupa, o para aclarar ideas. Es un gran ejercicio para realizar. [Puedes leer más sobre journaling, aquí]
  • Tener un ritual por las mañanas, un tiempo (más o menos corto) que te permita centrarte, y arrancar con foco, en vez de con prisas y urgencias. Aunque muchas veces, eso implique levantarse antes. [Hablamos de rituales de la mañana aquí]
  • Controlar el miedo, ese que nos bloquea e impide seguir adelante y crecer. Controlarlo y gestinarlo, nos permite salir de nuestra zona de confort, abandonar esa zona de procrastinación y crecer. Y muchas veces, resulta excitante.

 Área del desarrollo profesional  

  • Plantear un tiempo diario o semanal, pensado para continuar formándote. En algo relacionado con tu trabajo actual, con el trabajo que te gustaría tener, o con algún ámbito del que simplemente tienes curiosidad, porque esa curiosidad hay que alimentarla. Además, con la variedad de ofertas a nivel online, ahora es más fácil que nunca.
  • Planifica tu lista de tareas: ir a lo loco, saltando de tarea a tarea, resulta estresante y, además, no te lleva a ningún lado. Planificar tus tareas y proyectos te permiten elegir qué tarea realizar, para avanzar en tu proyecto, cuál es tu siguiente paso a realizar, y saber cuándo y a qué tienes que ponerle foco.

 Área "espiritual"  

Aquí hago un pequeño parón, para explicar éste área. Cuando hablamos de área espiritual, no significa, obligatoriamente, que tenga que ser una espiritualidad relacionada con la religión. Cada cuál, con sus creencias. Para algunas, tendrá ese factor religioso, para otras, más místico, y para otras, será un área para conectar con sus valores, su yo más profundo. Para mi, es cualquier actividad que me permita bajar el ritmo, recargarme y conectar con mi Sara interior.

  • Dedicar un tiempo diario o semanal para tu práctica espiritual elegida: rezar, ir a misa/iglesia/mezquita/sinagoga/templo...
  • Practicar mindfulness: realizar momentos de introspección, para conectar contigo misma, con tu respiración, tu cuerpo. [No puedo dejar de recomendarte a los expertos de Mindfulness con los que he trabajado]
  • Practicar yoga: hay muchos estilos de practicar yoga, pero al final se trata de estirar tu cuerpo y centrarte en tu respiración, dos de los alimentos que necesita tu cuerpo para su bienestar.

Estoy segura de que, según pasen los días, se me ocurrirá alguno más que incluir, por lo que no descarto ampliar este post próximamente. Pero, siguiendo la máxima de mi hábito a trabajar este año, he decidido no postergar más tiempo y darle a publicar. Espero que lo encuentres interesante y, quién sabe, inspirador. Te animo a compartir en comentarios si alguno de estos hábitos ya los has incorporado en tu rutina, o estás trabajando en alguno de ellos, o por el contrario, si te vas a animar a poner en práctica uno. 

 Lecturas complementarias  

  • ¿Buscas un cambio? La regla de los dos minutos
  • La guía definitiva para establecer hábitos duraderos
  • Cómo mantener buenos hábitos cuando estás en modo supervivencia
  • 10 pasos para acabar con un mal hábito

>>> ¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en redes sociales (#pegotiblog) <<<

El pegotiblog en tu email


Volver a la Portada de Logo Paperblog