Revista África

234. Marabú

Por Juanjotarres

234. Marabú

Nuestra amiga Tanit nos daba la bienvenida
cada día con gran entusiasmo


A petición de varias personas a las que les he hablado de mi último viaje a Mali, me lanzo a hablar de un tema… marabú. Si vais a Google o al diccionario el término marabú se asocia a una especie de ave, a un tipo de arbusto africano, a un tipo de cabaret argentino… fuera definiciones, entremos en otro mundo. Por que de eso se trata.

Dejemos nuestros prejuicios, formas de pensar occidentales y abramos un poco la mente.

La periodista Almudena Ariza explica en su blog en su visita a Mauritania que un marabú es lo más parecido a un brujo, un santero con enorme poder entre los africanos hasta el punto de que decide sobre los acontecimientos sociales y familiares de las tribus. Fernando Paz afirma que es un santón curandero muy respetado en todo el Sahel. Pero si le preguntas a un africano es posible que te de 80 definiciones distintas. Para mí, la parte más interesante no es la persona sino lo que representa. No hay que quedarse en un tema “mágico o irreal”. En términos occidentales sería casi una filosofía. ¿en que se traduce? Os pongo un par de ejemplos.

234. Marabú

Bamako

Estoy hablando de viajes con mi buen amigo Cheick , burkinés. Se sorprende lo mucho que viajo, “casi tanto como mi padre que va a Niamey muy a menudo. Tiene familia allí y como el billete le sale gratis no le cuesta nada. ¿El billete le sale gratis? ¿y eso? “Mi padre tiene la capacidad de volverse invisible, de esta forma, cuando el revisor del autobús le quiere cobrar, el desaparece, no le ve, y no paga”. Si no fuese porque Cheick ha estudiado en la Universidad, ha viajado a Paris, Londres y Madrid a diversas formaciones, gestiona un proyecto de varios miles de euros y le he oído decir cosas con mucho sentido, pensaría que me está tomando el pelo. Pero no. Cheick habla en serio, está convencido que su padre tiene esa capacidad, y está tan convencido de ello como yo que los viernes es un gran día. Intento razonar con él (¿Cómo lo hace? ¿lo hace muy a menudo? ¿no tiene miedo que se le siente una mujer encima porque no le ha visto?) pero es inútil. Es como intentar razonar que una hoja en blanco es blanca y hay que dar explicaciones. No. Es lo que es y punto.

234. Marabú

Escultura en Kita. En mi opinión cambiaba la
posición de las manos de un día para otro

Faboure me cuenta los intríngulis de la situación en Mali… le cedo la palabra: “ATT, el anterior presidente contrató a un hijo de Alpha para matar a Sanogo. El hijo de Alpha entró en su despacho y vacío TODO (énfasis) el cargador contra Sanogo, pero como está protegido las balas no le hicieron nada” “Faboure, lo que me estás diciendo es que Alpha es un poco torpe a la hora de disparar” “No, no, Alpha no fallo, vació TODO (más énfasis si cabe) el cargador. El tema es que las balas rebotaban en Sanogo y no le herían. Está cruzado.” ¿Qué se hace en esos casos? ¿Se intenta razonar con la persona que te lo cuenta? ¿se le pregunta de donde ha sacado la información?

“Uy… la oficina… no sería tan mala idea cambiar de oficina... me parece que está marabuteada. No habría que molestar al espíritu que vive dentro” “¿En serio? ¿Qué te hace pensar esto?”. “Hay noches que el guarda, estando solo y sin dirigirse a nadie dice en voz alta: Salam aleikum (la paz sea contigo) y el genio que vive en la oficina responde Aleikum salam (y contigo)” Uhm… intento razonar... quizá es alguien que pasaba por ahí cerca…. Alguien muy cortes… No, mejor no discutir. Si dicen que eso es lo que ha pasado… habrá pasado.

Cuanta gente cree que Moisés extendió sus brazos y se abrieron las aguas del Mar Rojo, que un hombre caminó sobre las aguas o que rezando a un santo, hay posibilidades de salvación. ¿Son menos válidas unas creencias que otras?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas