Revista Sociedad

26j. una oración para que el olmo dé peras

Publicado el 20 junio 2016 por Nicolau Ballester Ferrer @ColauBallester
26J. UNA ORACIÓN PARA QUE EL OLMO DÉ PERAS
Casi todos los seres humanos del bloque occidental, la mayoría de orientales y buena parte del tercer mundo estamos alineados o sometidos por las voluntades liberales. Todos nos creemos, de una u otra manera, que gozamos de libertad. No es cierto. Actuamos tal como desean los poderes económicos y solo un mediocre autoengaño nos convence de nuestro libre albedrío. Si no, veamos.
Las religiones monoteístas desean someter la libertad humana a la observancia divina. Pero, en realidad, a ningún papa, ni obispo, ni clérigo les importa una acelga nuestra vida después de la muerte. Las Iglesias utilizan la religión para someter nuestras voluntades, para mantenernos en el redil bajo amenaza de condena eterna o premio de vida ídem, con un único objetivo: detentar el poder. ¿Cuál? Todo.
Los Estados liberales actúan de una forma muy simple: favorecen el desarrollo de las empresas. El motivo es obvio: crear riqueza. Cómo, pues elaborando unos productos –o servicios– previa inversión de un capital y la utilización de mano de obra. Los productos, puestos en el mercado, producen unos beneficios que rentabiliza la inversión capitalista. Pero existe una gran perversión tras la ley de la oferta y la demanda. El mercado somos única y exclusivamente nosotros, los trabajadores, y lo único que pretende la economía capitalista es recuperar íntegramente los sueldos abonados, porque la riqueza no se crea de otra manera que esquilmando las pagas enteras de los ciudadanos. La comida, de acuerdo, es necesaria, pero no todo lo ofrecido es indispensable; la vivienda, hay que comprarla porque de lo contrario uno es libre de cambiar y marcharse cuando y a donde quiera, por eso es importante tenernos cogidos por la mismísima bisectriz durante treinta o cuarenta años pagando un préstamo; el coche es básico: otro préstamo cada cinco o seis años; el móvil: yo no puesto estar sin él, pues suma; el atrezo doméstico: que no falte de nada; vida social, la que me merezco, faltaría más con lo que trabajo… Sí, todo regresa a las arcas de las empresas. Mientras tanto, nosotros competimos, emprendemos, nos marcamos objetivos, buscamos ascensos, nos despiden, nos da un infarto, pero todo con absoluta libertad, porque nuestra vida entera la hemos negociado libremente. Y no estoy aplicando este término en su acepción existencialista, sino con el más absoluto cinismo.Ya tenemos la vida perfecta. La Iglesia cuida de nuestras almas, sin cortarse lo más mínimo a la hora cercenar nuestras libertades, y el Imperio Capitalista de nuestros bolsillos, haciéndonos creer que la libertad está en nuestras manos y la felicidad en colmar nuestros deseos que ellos cuidan de atizar desde que nacemos hasta después de muertos. 
Y por qué digo todo esto si es conocido hasta la saciedad, pues porque los unos y los otros no se dan por satisfechos: quieren más, desean llegar al “sometimiento perfecto”, y para ello qué mejor que empezar por la formación, o mejor, por la deformación. Se han dado cuenta que la gente que piensa, que razona o que cuestiona no debería existir. Son los culpables de todas las revoluciones, disipan las mentes abnegadas de los trabajadores y les inducen a quejarse: ¡qué desfachatez! Son unos parias-rojos-ateos. Vamos a eliminar la filosofía de las escuelas que a los filósofos les carga el diablo. Por eso el “plan” Proceso de Bolonia desprecia la filosofía, la LOMCE hace que como asignatura desaparezca del bachillerato y la Universidad Complutense de Madrid, por si después alguien se arrepiente, cierra su facultad de filosofía. La Iglesia ha conseguido que con este sistema de enseñanza se impartan más horas lectivas de religión de las que jamás se dieron en etapas tan serias como la franquista o la de Aznar. La lógica es aplastante, que los jóvenes estudien únicamente lo que puede ser útil a las empresas. Que estudien solamente los que gocen de determinada solvencia, porque se precisa una cantidad ingente de ignorantes libres que realicen el trabajo. Que los estudios denominados “humanidades” desaparezcan, primero, por su vana y estéril productividad y, segundo, porque un pensador es más peligroso que un niño con una pistola cargada. Véase el claro ejemplo estadounidense donde está permitida la tenencia las armas –se supone que son para usar– en cambio el acto de pensar, de razonar, no tiene ningún sentido si no se aplica adecuadamente,elucubrando acciones para crear más riqueza, para los que ya son ricos, of course. Para qué serviría seguir enseñando Ética cuando las religiones monoteístas se arrogan, todas y cada una de ellas, la “única” verdad absoluta. Una pérdida de tiempo.
Con este futuro en ciernes llegamos a las elecciones del 26J. Todos, sin excepción, están en ese barco económico –la política, hoy es solo economía–, aunque quizás todavía Dios nos dé una oportunidad y, en un alarde de infinita bondad, permita a Podemos e Izquierda Unida (y MES, y mareas, y otros deudos) ganar las elecciones, en caso contrario presiento desalentador el andar de nuestros hijos y nietos por ese mundo que propone el liberalismo posmoderno. 
Oración: Dios omnipotente, manifiéstate, consigue que un ateo como yo se rinda a tus dones. Nos diste la vida, nos la has jodido durante cinco mil años, da cuatro años esperanza a este pérfido y pecador país que nunca se cansa de adularte. Si no estás seguro de tu decisión no te aflijas, yo tampoco suelo estar seguro de las mías. Amén.
Colau20/06/2016
P. S. Se puede continuar: "Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero y te doy mi corazón. ¡Tómalo! Tuyo es, y mío no". Es opcional pero conviene, nos llevan ventaja.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista