Revista Libros

2x1

Publicado el 28 julio 2010 por Jlmaldonado
2x1

Mi tiempo personal no ha estado a favor de dedicarle más líneas a mis habituales reseñas de lectura. No obstante y para que no se me acumulen los libros, va este 2x1 breve y escueto sobre un par de textos.

El primero es sobre la antología poética de María Auxiliadora Álvarez, Lugar de pasaje. Tal vez de manera inconciente, la primera lectura que hice fue un viaje, un pasaje que al llegar al final del libro me dejó con el grato gusto por volver. Y así lo hice. Comencé de nuevo la lectura y en aquellos poemas en donde quedé extraviado por la imaginería, hallé de pronto un mundo que antes se me había velado.

Esta segunda e inmediata lectura, no solamente me mostró una poesía trabajada, pensada, en cuanto a sus metáforas y simbolismos que van de la mano de un misticismo indiscutible, sino que también, y después de descifrar el andamiaje de sus formas, me abrió una ventana diferente en cuanto a la estructura con la cual se puede hacer poesía y que la poeta logra con destreza.

Lugar de pasaje es una antología que va más allá de ofrecerle al lector un acercamiento al trabajo poético de María Auxiliadora Álvarez. Se interna en varios de sus libros para que el panorama final sobre su obra sea, si no completo, muy cercano de serlo. Vale la pena decir que esta poeta venezolana es una de las voces contemporáneas más destacadas de habla hispana. El sello español Candaya publicó su poemario Las nadas y las noches, y para aquellos que indaguen un poco más sobre esta poeta, se darán cuenta de su impresionante currículo literario.

"Hacer

poesía

es

más

o menos

comparable

a necesitar

a Dios…"


“El olvido es el descanso del recuerdo.”

Ma. Auxiliadora Álvarez.

2x1

El segundo texto –nobleza poética a parte– es El símbolo perdido. Confieso mi placer culposo por los libros de Dan Brown. Opino que los dos anteriores me gustaron más (no digo que son mejores puesto que para eso están los gustos): Ángeles y demonios y El Código Da Vinci.La aventura del profesor Robert Langdon ahora va en dirección del culto masónico y todo lo que le concierne. Sentí que la emoción iba en escalada tal como ya es habitual en los libros de este autor hasta un poco más allá de la mitad del texto. No obstante, comencé a hacerle honor al título: me sentí perdido (y no precisamente por la trama tan enrevesada). Me pareció un sacrificio llegar hasta el final. Más allá de las situaciones inverosímiles planteadas en el libro, lo que me llevó a la decepción fue el final tan kistch en medio de un ocultismo que no dice nada, que sencillamente viene a reafirmar lo que ya está dicho en textos antiguos como La Biblia, El Corán, La Torah, etc.¿Y que eso que se reafirma en otras palabras?, el respeto al prójimo, ergo, tolerancia y libre culto.Como guión cinematográfico iría bien y no me extrañaría que Tom Hanks ya esté dándole vida nuevamente al profesor Langdon con su reloj de Mickey Mouse en la muñeca, pero como literatura perdurable en el tiempo, nada qué ver. Por cierto, la traducción tampoco es muy buena que digamos.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista