Revista África

350. Aterrizando en Mauritania

Por Juanjotarres

350. Aterrizando en Mauritania

Calles Nouakchott. Abril 2018

Dos minutos y aterrizamos.
Miro por la ventanilla del avión ¿dos minutos? Desierto, desierto, desierto, ni una casa, ni una carretera ¿se habrá equivocado el piloto y nos deja en mitad de la nada lejos de Nouakchott?
Apenas unos metros para tomar tierra y veo una valla que delimita el perímetro del nuevo y flamante aeropuerto de la capital de Mauritania ubicado en medio de la nada, a 30 km. de Nouakchott.
Segunda sorpresa, un finger, en vez del tradicional paseo a pie entre el avión y la terminal (nada de buses lanzadera) que hay en otras capitales africanas como Ndjamena o Bangui.
Haruna, el conductor que me recuerda de hace dos años me explica que Mauritania está en pleno crecimiento y que las obras les han pillado casi por sorpresa. Camino de Nouakchott,  ni una casa pero en seguida pasamos al lado del nuevo palacio de congresos, en medio de la nada. 
Unos kilómetros más adelante , algo más cerca Nouakchott, la nueva universidad. Dejamos a un lado el desvío de la playa donde estuve hace dos años ¿Y ese mamotreto gigantesco a pie de playa donde no había ni una simple grúa o excavadora? Un nuevo hotel de kilómetros de extensión a decenas de metros del Atlántico.

350. Aterrizando en Mauritania

Nuevo hotel a pie de playa. Nouakchott. Abril 2018

¿Quién está construyendo todo esto a ritmo vertiginoso? ¿Quién va a ser? , rie Harouna. Los chinos. Baja un poco la voz. "... pero pagan los árabes". Imagino se refiere a fondos de capital de países del golfo pérsico. 
"Pero el aeropuerto lo hemos pagado nosotros", dice orgulloso. 
Y eso no es todo. 
Las grandes embajadas son ahora más grandes, dejando pequeña a la embajada francesa que ya ocupaba varias manzanas y parecía un castillo. 
Arabia Saudi está construyendo algo colosal. Rusia, China, Tunez… y por supuesto… la nueva embajada americana es tan grande que tiene un molino eólico (tamaño gigante, claro) como esos que adornan nuestra geografía.
Pero afortunadamente, entre tanta modernidad, consigo hacer una foto de una estampa muy tradicional en Mauritania: un camello dentro del maletero de un R21

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas