Revista En Femenino

A beautiful day (por Arantxa)

Publicado el 06 marzo 2012 por Imperfectas
A beautiful day (por Arantxa)Después de una semana dura el viernes pasado fue un día especial, por bueno. Mi hija mayor cumplió cinco años el martes anterior y con tal motivo era la estrella de la semana en su clase. Y el día estelar de tan resplandeciente astro es aquel en el que papá o mamá, y en esta caso fue mamá, acude a clase para hacer talleres con los niños, después de explicar a sus compañeros aquella inquietudes que les carcomen sobre la protagonista en cuestión. Me senté en una silla pequeña al lado de la que ocupaba mi hija. Los niños preguntaban sin cesar, pero por turnos, bien adoctrinados por su profesora. Querían saber cómo dormía Martina, cuál era el juguete favorito de Martina, su comida preferida.
Les hizo mucha gracia que yo me llamara como la profesora y a mi me descolocaba alguna cuestión del tipo: ¿cómo se enfada Martina? Ah, bien, si llora o grita, o se tira al suelo, o no me habla durante un rato. Yo hubiera querido decirle a ese niño que Martina es tremenda, como un relámpago y el trueno, como el rayo que sí cesa, porque cuando llora del enfado su llanto es suave, como lo que en Asturias llaman el urbayo.
Estaba dispuesta a someterme a una batería de preguntas incesante. "Podéis preguntarme lo que queráis", les dije. Niños, creo que conozco muy bien a Martina, pues lleva conmigo cinco años, los cumplidos, los que les cantasteis el otro día, y a esto hay que añadir los nueve meses que creció dentro de mi. Es introvertida y reservada, pero sentada en su silla a mi lado, con todos los compañeros en el suelo, sobre las colchonetas, estaba feliz, crecida, orgullosa. Y yo también, aunque resulte pueril, y un tanto bisoño. Como las celebrities en la alfombra roja, pero vestidas de street style. Todos esos ojos puestos sobre nosotras y mi hija mostrando una abierta sonrisa. La prodiga poco y por eso vale aún más.
Se mostró encantada cuando estuve haciendo manualidades con ella y sus compañeros. A mi esas horas me sirvieron para relativizar, para aparcar ciertos miedos vividos los días previos, para entender que hay que manejarse en la incertidumbre en estos tiempos de crisis porque es lo que toca, pero que la certeza de saberla feliz y sana me ayuda a lidiar con el resto.
PD. La imagen que acompaña el post es un dibujo que firmó mi hija hace semanas. Se supone que esa muñeca rosa de pestañas largas, calva y con demasiados dedos en manos y pies soy yo. Y tengo que deciros que a pesar de que diste bastante de ser el retrato de una beldad, me gusto mucho en esos trazos.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista