Revista Viajes

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Por Pablosolorzano

En nuestro quinto día de viaje tocaba nuevamente madrugar pues teníamos pensado ir a pie por el camino que une HUANCAHUASI y RAPAZ. Elegimos hacerlo así ya que solo hay un carro que une ambos lugares los miércoles y sábados, en torno a las 2 o 3 de la tarde. Ese transporte viene desde Huacho, una ciudad costera. Era martes y nosotros no podíamos esperar más pues teníamos poco tiempo, y como no tenemos la suerte de tener una camioneta todo terreno (¡ay, qué dura la vida del mochilero!), pues tocaba caminar los aproximadamente 12 kilómetros que separan ambos pueblos (la distancia no está clara, según una señalización en Huancahuasi Pueblo son 8 km, pero según nuestra guía de viaje son 12, lo cual creemos más acertado).
Acordamos dejar nuestro equipaje en la casa de la señora Mirian (donde nos habíamos alojado, ver entrada anterior) y partimos a las 7 y 30 de la mañana con una pequeña mochila desde los baños de Huancahuasi. El camino es uno solo así que no hay riesgo de perderse (al menos hasta cierto punto). El río, que avanza junto a esta vía, es un buen indicador de la ruta a seguir.
Una de las primeras sorpresas que el caminante se encuentra es la cascada del “Escalón” (ubicada a 2.5 kilómetros del punto de inicio), imagino que su nombre se debe a que parece una escalera recorrida por agua. Más adelante viene una amplísima y espectacular pampa (meseta) que está cercada por unos altos farallones. Algunas paredes de estas moles estaban iluminadas por la primera luz del día y otras seguían en sombras: el contraste parecía darle a estas altísimas paredes un delicado movimiento. 

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

La cascada del “Escalón”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

La cascada del “Escalón”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

Luego vienen tres piscigranjas. Pasada la última de ellas (hasta aquí hicimos una hora y veinte minutos de caminata), se debe prestar atención pues pronto se hará visible, al lado derecho de ese vallecito,  el COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE  “RAPAZMARCA”.
 Para llegar hasta ese lugar se debe caminar (recuerda, pasando la tercera piscigranja) hasta encontrar una señal color verde que  dice “Huancahuasi 24+500”. Una vez allí hay que cruzar un pequeño puente de piedra  y luego otro de madera para empezar a andar por una ligera subida. Como dato orientativo puedo decir que detrás de las ruinas se puede ver el imponente Farallón de Punguyo.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “RAPAZMARCA”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “RAPAZMARCA”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “RAPAZMARCA”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Farallón de Punguyo. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

Rapazmarca está totalmente abandonado y algunas de sus estructuras han sido techadas con planchas metálicas por algunos pastores para habitar temporalmente en ellas. Gran parte de las murallas están cubiertas por abundante vegetación, pero hay otras en razonable estado de conservación. Destaca especialmente dos torres de unos 6 metros de altura ¿Qué función tenían? ¿Se construían durante la época precolombina edificios así de altos incluso en pequeños complejos como éste? Sinceramente, vale el esfuerzo extra hecho para llegar a Rapazmarca.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “RAPAZMARCA. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “RAPAZMARCA”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “RAPAZMARCA”. Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

Visitadas las ruinas regresamos al camino para continuar con nuestra búsqueda de Rapaz. Aunque todavía era temprano ya el sol serrano hacía muestras de su feroz plenitud y parecía enviarnos latigazos de calor con los que enturbiaba nuestras cabezas. Nos refugiamos en la bienhechora sombra que pudimos encontrar en algunos bosquecillos que encontramos en el camino. Es por todo ello que recomendamos a quien quiera caminar por allí a hacerlo muy temprano. Otra cosa que debemos aconsejar es tener mucho cuidado cada vez que el viajero se acerque a las cabañas que hay en el camino ya que en cada una de ellas salen a tu encuentro, como hispidas y recelosas bestias, hordas de perros que no hacen sino mostrarte sus babosas y rojizas fauces. No está demás decir que estos animales no han visto una vacuna en sus caninas vidas. Tuve que sacarme el cinturón mil veces y coger cuanta piedra había a mano para mantenerlos a raya (¡ay, qué dura la vida del mochilero!)

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

Luego de 1 hora y 40 minutos de haber partido desde las ruinas de RAPAZMARCA llegamos a una bifurcación donde hay que elegir la vía mas nueva, es decir la que asciende y en la que existe la señalización de resalto (rompemuelle dirían en el Perú). El sendero si bien no tiene subidas ni pendientes muy exigentes sí demanda mucho esfuerzo por ser largo. A medio camino de este tramo ascendente hay otra división, allí se debe seguir hacia la izquierda, pues hacía la derecha la carretera lleva hasta el pueblo de OYON el cual se ubica muy lejos. Eran la una de la tarde aproximadamente (habíamos caminado 5 horas) cuando por fin, y tras haber confundido algunas veces el camino, llegamos a RAPAZ

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

A pie desde Huancahuasi a Rapaz: ruinas, bosques, catararas y... ¡perros!

Camino de Huancahuasi a Rapaz. Perú.

La gente del pueblo se sorprendía de lo que habíamos hecho, nos dijeron que no era común unir Huancahuasi con Rapaz a pie. Sinceramente la experiencia es inolvidable, y no solo por las amenazas de mordiscos rabiosos, sino por que vimos muchos colibríes y aguiluchos, y por toda la tranquilidad que sentimos en el ínterin: no nos cruzamos con nada ni nadie y el silencio era tal que pudimos escuchar con suma nitidez el veloz aletear de los pájaros que se nos cruzaron en el camino. De querer hacerlo te recomendamos que tengas algo de experiencia en caminatas, llevar agua y provisiones, protección solar, gorra y mucha paciencia.
Continuará…
Pablo.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista