Revista Salud y Bienestar

Acompañamiento profesional en el sufrimiento extremo

Por Doctorcasado
Acompañamiento profesional en el sufrimiento extremo
A los seres humanos no nos gusta sufrir. Cuando no nos queda más remedio que afrontar una situación difícil que nos desborda solemos pedir ayuda. Como profesional de la salud encuentro dos problemas en los pacientes que acompaño. El primero que cada vez les es más difícil compartir con familiares y amigos sus agobios. El segundo que la tolerancia a los mismos y la eficacia al manejarlos están disminuyendo.
Ante esta inquietud me pregunto a quién acude la gente cuando experimenta sufrimiento extremo. Tomo la decisión de preguntarlo en twitter, red social que permite hacer encuestas con cuatro respuestas.
La pregunta que se lanza es:
¿Qué profesional quieres que te acompañe en el sufrimiento extremo?
Y las respuestas:
  • Psicólogo
  • Terapeuta alternativo
  • Asesor espiritual
  • Médico

No pude incluir:
  • Enfermera
  • Equipo de cuidados paliativos
  • Ningún profesional, prefiero familia o amigos
  • Otros

Como se ve metodológicamente esta encuesta no sirve para ninguna labor cuantitativa ni de investigación, es tan solo una pregunta, pero sí es posible obtener información cualitativa de valor.
No defino lo que es sufrimiento extremo, dejando que al igual que la gente imagina el peor dolor posible en la escala visual analógica haga lo mismo aquí con el sufrimiento.
El hilo de respuestas es muy interesante, sobre todo los comentarios en texto libre que constituyen de por sí una quinta opción, probablemente la más valiosa. Destacan un considerable número de respuestas que echan de menos la posibilidad de elegir una enfermera. Debo decir que en la primera versión del texto que usé incluí esa opción pero la sustituí por terapeuta alternativo para por un lado intentar cuantificar cuántas respuestas preferían otros paradigmas interpretativos y por otro  cuántos buscaban alivio fuera del sistema sanitario. De poder modificar las respuestas pondría enfermera/médico en la misma opción.
La pregunta no se interesa por quién atiende el sufrimiento extremo o quién tiene la mejor capacitación para ello o sea finalmente quien lo haga. Busca dilucidar con quién pediría cita alguien que esté sufriendo mucho.
Mi sensación al leer los distintos posicionamientos apoya la idea de la importancia de la identidad profesional. Cada cual ve el mundo sanitario y social desde el prisma de su formación y capacitación curricular. Esto suele favorecer animadversiones y guerras atávicas que conforman la desunión que caracteriza a los profesionales de la salud y que durante décadas ha permitido que su gestión en nuestro medio sea tan nefasta.
Por otro lado hubo voces que con toda razón reivindicaban el trabajo en equipo, cosa que nos sigue costando y en muchas ocasiones no se logra conseguir. Se supone que la Atención Primaria se constituye en base a equipos, lo mismo los servicios hospitalarios. La realidad es que cada cual hace la guerra como puede predominando el trabajo en solitario.
En cuanto al análisis de las respuestas analizo las 586 primeras respuestas.
Psicólogo 24%
Terapeuta alternativo 4%
Asesor espiritual 16%
Médico 54%
Aproximadamente una cuarta parte asume que el sufrimiento extremo tiene para él naturaleza principalmente psicológica, un 16% espiritual. Esto me llama la atención, un 40% asume que la parte más difícil de su sufrimiento no será física.
Por otro lado las tres primeras posibilidades que suman casi el 50% indican que el sufrimiento extremo no puede aliviarse dentro del sistema sanitario.
Los que me conocen saben que aventuro un decrecimiento en los sistemas sanitarios públicos basado en la progresiva disminución presupuestaria y en el aumento de la complejidad, la edad y la polimorbilidad. Me surgen pues varias preguntas:
¿Qué papel debe jugar el sistema sanitario público a la hora de atender el sufrimiento extremo? ¿Controlar síntomas desde los cuidados paliativos y la salud mental? ¿Aportar la medicación necesaria? ¿Incluir terapias habladas o enfoques de enfermería y médicos que permitan comunicación de calidad?
¿Qué papel deben jugar los recursos no incluidos en el sistema sanitario? ¿Qué pasará con quien no pueda permitírselos por no tener recursos económicos o espirituales (carecer de fe o comunidad religiosa de referencia)?
¿Podrán las enfermeras hospitalarias y de atención primaria ser reconocidas por la ciudadanía como referentes a la hora de atender el sufrimiento extremo? ¿Pedirán cita con ellas si lo necesitaran?
¿Qué papel se supone que podrán desempeñar los médicos en un escenario de sobrecarga progresiva?
Como ven más que respuestas he encontrado preguntas además de un interesante hilo de opiniones que condensa mucha sabiduría además de perplejidad e identidad corporativa. Agradezco la participación y vuelvo a constatar que las redes sociales son un instrumento muy valioso de comunicación que hay que manejar con extrema prudencia: podríamos decir lo mismo que con las armas de fuego, las carga el diablo.
¿Qué profesional quieres que te acompañe en el sufrimiento extremo? — Salvador Casado (@DoctorCasado) December 8, 2017

Acompañamiento profesional al sufrimiento extremo

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :