Revista Cultura y Ocio

Alicia Yánez Cossío: literatura inmortal

Publicado el 21 mayo 2015 por Iván Rodrigo Mendizábal @ivrodrigom
Fotografía: Carsten Behler (http://www.carstenbehler.de/kuenstlerportraets-aus-ecuador)

Fotografía: Carsten Behler (http://www.carstenbehler.de/kuenstlerportraets-aus-ecuador)

Por María José Cevallos

(Publicado en el blog Arte, Mundo Ecuador el 28 de enero de 2011)

Es una quiteña dueña absoluta de numerosas obras literarias. El haber sido ganadora del Concurso Nacional de Novela, el Premio Sor Juana Inés de la Cruz, el Premio Eugenio Espejo nos deja muy en claro que la tinta de su inmortal pluma no se resigna de dejar de escribir. Sus meritos a lo largo de este casi interminable tiempo, la apremia, consagrándola como aquella pujante voz de nuestra literatura ecuatoriana.

Muchos literatos desarrollan su hábito por la escritura de diferentes formas, pero, Alicia, empezó bajo la sombra de la nostalgia donde, día a día, las alas de la añoranza llevaba a que esta los evocara con el pensamiento, sus abuelos. Y así fue como empezó a tener esa estrecha relación con las letras y con un infaltable esfero que escribiese aquel sentimiento.

Novelas, cuentos, fabulas, poesías y teatro pueden ser solo una pequeña parte del arte que lleva en imaginación y manos. La literatura con la que ha aportado es tan rica.

Por eso yendo en el tiempo, a comienzos de los setenta trabajó en su obra Bruma, soreche y los tíos, el mismo que salió triunfante en el Premio Nacional de Novela. Esto parecía ser, evidentemente, solo el comienzo para un perfeccionamiento literario que iba surgiendo poco a poco. Dicha obra se manejaba bajo una concepción sobre la deshumanización que a veces puede caracterizar un lugar, una sociedad o el mundo mismo.

El tiempo iba pasando y nuevas obras estarían próximas a ver la luz. Este es el caso de El beso y otras fricciones caracterizada por ser una compilación de relatos futuristas.

Es por eso que obras como Yo vendo unos ojos negros (1979), Más allá de las islas (1980), El Cristo feo (1995) y Aprendiendo a morir (1997), son dignas de ser leídas una y otra vez.

En su obra se refleja y respira un lenguaje claro y directo.

Sin dudas, esta escritora es una muy excelente representante de la literatura que se hace en Ecuador y por qué no de América Latina.


Archivado en: Perfil Tagged: Alicia Yáñez Cossío, Futurización
Alicia Yánez Cossío: literatura inmortal
Alicia Yánez Cossío: literatura inmortal
Alicia Yánez Cossío: literatura inmortal

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista