Revista Maternidad

Alimento y amor para una beba abandonada

Por Mamuchas
Alimento y amor para una beba abandonadaVerónica Dell es policía, tiene 22 años y es mamá de Samuel que tiene 5 meses y toma teta.
El miércoles pasado, mientras cuidaba los calabozos de la comisaría en Villa Astolfi (Pilar), llegó una vecina. Alejandra Constantini, de 46 años, traía en brazos a una bebita que había encontrado en la puerta de su casa.
Cuando sintió a la bebé llorar, pidió ser reemplazada en su puesto y se fue a verla. Al entrar a la misma habitación, la bebita comenzó a llorar más fuerte. "Probablemente, sintió mi olor, intuyó la posibilidad de que podía darle de comer: yo tengo un bebe y estoy en período de lactancia" contó después Verónica. Y no lo dudó un instante, la tomó en brazos y le ofreció el pecho.
Milagros Alejandra (como la bautizaron) tampoco lo dudó y enseguida se prendió del pecho y mamó hasta saciarse, hasta recuperar el calorcito que había perdido y la contención que le hacía tanta falta.
Luego de mamar durante media hora, se quedó dormida, en paz.
Llegó la ambulancia que la trasladó al Hospital de Niños Meisner de Derqui, Pilar. Con ella viajaron tanto Verónica como Alejandra y se quedaron para escuchar el parte médico.
"La revisaron y estaba bien, pesaba 3,5 kg." contó Verónica. Milagros tiene menos de una semana, porque todavía tenía su cordoncito con gancho prendido de su ombliguito.
Probablemente no lo recuerde el día de mañana, pero dos ángeles guardianes fueron sus mamás esa noche, que no le dieron la vida pero si se la salvaron.
Dos tremendas MAMÁS.
Julie
Admin del Staff

Vía | La Nación
N. de la R: la madre biológica se presentó en el hospital posteriormente, pueden leer aquí para más detalle. 13/08/2011 Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista