Revista Cocina

Alimentos primarios y autocuidado

Por Nutricampeones1

Todo lo que hoy en día consideramos como nutrición, es solamente una fuente secundaria de energía para nuestro ser.

Piensa de nuevo en los momentos en los que has estado profundamente enamorado: todo es emocionante, los colores son más intensos, flotas en el aire cada vez que miras los ojos de tu pareja. El simple hecho de tocarse y compartir sus sentimientos, es suficiente para sostenerte, te olvidas de comer y aún así tienes toda la energía que necesitas. ¡Estás en la cima del mundo!

Recuerda cuando estás involucrado en algún proyecto interesante creativo y apasionante. La sensación de creer profundamente en él,  te hace sentir confiado y altamente estimulado; el tiempo parece detenerse y el mundo exterior desaparece, tampoco sientes la necesidad de comer porque te estás alimentando de otra manera. ¡Alguien tiene que recordarte que tienes que comer!!

Recuerda cuando eras niño y jugabas con tus amigos. Llegaba la hora de la cena y tu mamá tenía que recordarte ¡que había que comer!! “No mamá no tengo hambre todavía”  respondías. En la mesa tu mamá siente que su misión es la de hacer cumplir las reglas de la buena alimentación y te pide  comer todos tus  alimentos. Eventualmente, comes a regañadientes lo mínimo indispensable para poder volver al juego. Al final del día,la mayoría de los niños vuelven a casa exhaustos, listos para dormir y sin pensar en comida para nada. ¡Se están nutriendo de la convivencia con sus amigos y del propio juego!

 

ama nutricampeones iin

Cuando éramos niños todos vivíamos de los alimentos primarios. Lo mismo que cuando estamos enamorados o cuando tenemos un proyecto que nos apasiona. La diversión, la emoción y el amor de la vida cotidiana tienen el poder de alimentarnos de tal forma que la comida se vuelve un tema secundario.

Ahora piensa en algún momento en el que estuviste deprimido, o con tu autoestima baja; estabas hambriento de tus alimentos primarios. Ninguna cantidad de comida era suficiente para llenar ese vacío. Comías todo lo que querías y aún así nunca te sentías satisfecho. Aún cuando estamos en un buen momento personal, siempre corremos al refrigerador buscando algo de comer cuando lo que realmente necesitamos es un abrazo o alguien con quien conversar.

Los alimentos primarios nos alimentan, pero no viene en platos. Algunas cosas, como por ejemplo, una práctica espiritual profunda, una carrera inspiradora, algún ejercicio diario que realmente disfrutemos  o una relación abierta y compasiva; todo lo que alimente nuestro espíritu es considerado una alimento primario.

Mientras más alimentos primarios recibamos, menos dependeremos de la comida (nutrición secundaria). ¡Lo opuesto es también cierto: mientras más comida le damos a nuestro cuerpo, tendremos menos capacidad de recibir los alimentos primarios que la vida nos ofrece!

Todas las tradiciones espirituales hablan de hacer ayuno durante ciertas etapas del año, con la intención de que las personas tengan tiempo y espacio para reducir la comida durante el proceso de abrir nuestro espíritu a la  conciencia y así recibir los alimentos primarios que nos ofrece la vida.

Nuestro ser busca el equilibrio y balance siempre, lo se y reconozco hoy porque mucho tiempo he vivido en desbalance, buscaba dramas o picos de emociones para sentirme más “viva”, compensaba con comida, irritantes, golosinas y demás excesos.

La magia de la vida radica en experimentar, reinventarnos y lograr el balance en este aquí y ahora. Estar consciente de lo que soy y quiero ser hace más llevaderos y nutridos los días, la vida se nutre de experiencias, de compartir, en los retos, en la calma, en el disfrute, en ir más allá de cualquier idea preconcebida.

disfruta nutricampeones

¿De qué se nutre tu vida?

¿Cuánto te amas y haces por ti hoy?

 

Te deseo una semana feliz y retadora

🙂

ESTELA VAZQUEZ V

image1


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas