Revista Cine

Amarás al prójimo. La valentía no lo es todo.

Publicado el 07 octubre 2014 por Criticasen8mm @Criticasen8mm
Amarás al prójimo. La valentía no lo es todo.Título original:
W imie… (In the Name Of)
Año:
2013
Fecha de estreno:
10 de octubre de 2014 
Duración:
102 min
País:
Polonia
Director:
Malgorzata Szumowska
Reparto:
Andrzej Chyra, Mateusz Kosciukiewicz, Maja Ostaszewska, Lukasz Simlat, Tomasz Schuchardt, Maria Maj, Olgierd Lukaszewicz
Distribuidora:
Abordar Casa de Películas
La directora polaca Malgorzata Szumowska se cree que por tratar temas espinosos ya tiene todo el trabajo hecho y se olvida de la calidad cinematográfica. Le pasó con su anterior película Ellas, un drama sobre la prostitución, y le ha pasado con su más reciente proyecto Amarás al prójimo, una película sobre la homosexualidad de un cura. Esta última ha sido todo un éxito taquillero en su Polonia natal debido a las ampollas que levanta el tema -recordemos la amplia tradición católica de este país- pero, como ella misma reconoció, las críticas en el apartado meramente cinéfilo fueron tibias. Sin embargo, a ella eso no le importa. Sólo quería contar una historia polémica y eso es lo que ha hecho. Así, le ha quedado una historia valiente pero muy fallida en su envoltorio.
Como ya os hemos adelantado, el tema central es la homosexualidad de un cura. Interpretado por Andrzej Chyra, este sacerdote es trasladado por sus superiores a un pequeño pueblo de la Polonia rural donde trabajará ayudando a jóvenes inadaptados. El día a día hace que vuelvan a brotar en el cura sus más ocultos deseos cuando comienza a relacionarse con Lukasz, uno de los chicos del pueblo. Tal y como se ve en la película, la relación entre los dos es casual aunque se insinúa, con ninguna sutileza, la incipiente atracción entre los dos. Y esa poca sutileza es uno de los mayores fallos de Szumowska. Tiene trazos de, como ella misma autodenominó, cine de autor por cuanto trata de dotar de su personalidad al relato pero, al mismo tiempo, se convierten en dejes artificiosos porque le restan fuerza a la historia.
Amarás al prójimo. La valentía no lo es todo.
Por ejemplo, nos presenta a Lukasz -por cierto, lo interpreta su marido así que no nos extraña la mala elección de casting en algunos actores- con un plano contrapicado, con aura de luz alrededor, como si fuera un Dios para nuestro protagonista. O la escena que ambos comparten en el lago con el chaval empalmado. Todas estas escenas, por obvias, debilitan las posibilidades de una historia a priori peliaguda y jugosa. La construcción del guión resulta caótica en demasiados aspectos. A la obviedad ya mentada, se le unen otras escenas superfluas de relleno -si os atrevéis a verla, sabréis a cuáles nos referimos- u otras ridículamente antológicas (la de los monos con sus instintos salvajes, la procesión, la borrachera abrazado al retrato del Papa...).
Szumoswka, cual Claire Denis, llena su relato de numerosas elipsis mal utilizadas pues sólo le da al espectador parte de la información -como la de la chica que se insinúa al cura- para que éste lo complete a su antojo. Por si esto fuera poco, la introducción del tema de la homosexualidad se hace con dejadez. Hasta la aparición de un nuevo chico conflictivo, el cual resulta ser gay, Szumowska había jugado -o lo había intentado, al menos- con la ambigüedad pero este chico es quien sirve realmente como eclosión para descubrir la verdadera naturaleza del cura. Y sí, siempre que se habla de la homosexualidad, la música está presente, como carta de reconocimiento por si eres tonto y no te enteras.
Amarás al prójimo. La valentía no lo es todo.
La música, más bien el sonido en todas sus vertientes, aparece como un intruso, no deja fluir con naturalidad la historia. Muchas veces la música ni siquiera se corresponde con la imagen dando lugar a una sucesión de cacofonías. Otras veces, la utilización de los silencios o la atenuación de los mismos chirrían por el mismo motivo. En conclusión, son muchos los aspectos que la directora polaca debería mejorar en un futuro. Parece increíble que en su quinta película sea capaz de cometer tantos errores, de hacer algo tan cutre. No sólo por tratar un tema tabú y resultar llamativa al gran público tu película va a ser buena. Cuida el aspecto visual, los sonidos, el guión y quizá gustarás también, bonita.
3/10

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas