Revista Diario

Amniocentesis: ¿una prueba de riesgo?

Por Belen


¿Cuántas de vosotras os habéis tenido que hacer esta prueba durante vuestro embarazo? Probablemente muchas. La amniocentesis es una prueba que consiste en la extración de una pequeña cantidad de líquido amniótico para su análisis. Se utiliza para diagnosticar o descartar la presencia de ciertos defectos congénitos y trastornos genéticos.
En mi caso no fue necesario hacérmela. Los análisis del triple screening fueron normales y el riesgo de que el feto padeciera alguna anomalía cromosómica era bajísimo. No era mayor de 35 años, otro factor de riesgo como sabéis, así que mi tocólogo no consideró necesario realizarla.
Los resultados de esta prueba, hasta hace muy poco tiempo tardaban mucho tiempo en dártelos, de 2 a 3 semanas. Así que la espera es muy dura, porque el resultado que te dan es si el feto es normal o tiene alteraciones graves. Las consecuencias pueden ser dramáticas y durísimas para una madre gestante. Pero ahora pueden darte los resultados en 48 horas, un gran avance.
Mi hermana tuvo que hacerse la prueba ayer. Está embarazada de 17 semanas. Ha sido un embarazo durísimo. Como casi todos los embarazos ha sido muy deseado, por ella y por toda la familia. Ha pasado por varias fecundaciones in vitro, y cuando por fin se queda, todo han sido problemas. Hiperestimulación ovárica como consecuencia de la fecundación, eso provocó muchos dolores y molestias que la obligaron a hacer un reposo relativo, naúseas, vómitos, pérdida de peso, y cuando las cosas empezaron a mejorar, desprendimiento leve de placenta, manchado y reposo absoluto en cama. Pero para rizar el rizo el triple screening dio unos valores de riesgo y su médico le recomendó la amniocentesis, aunque en su caso el riesgo era algo mayor. El desprendimiento ha mejorado, es muy muy leve, casi inexistente, ya no mancha, pero sigue en cama. Y ayer se hizo la amniocentesis. Todo fue muy rápido, indoloro, y sin ningún problema. La niña (porque sabemos ya que es una nena) crece perfectamente y todo se desarrolla acorde al tiempo del que está. Pero esta mañana, muy temprano me ha llamado, ha perdido líquido y está muy asustada. Yo estoy aterrada, no os lo voy a negar. Es un bebé muy deseado, pero entiendo que detectar cualquier posible anomalía grave en un feto es importante.
Ahora su tocólogo deberá valorar la situación. Las pérdidas de líquido amniótico son habituales tras la realización de la amniocentesis. Éstas se suelen resolver solas con el reposo en cama. La fisura creada en la bolsa se va cerrando y el líquido se regenera. Solo en casos puntuales es necesario el ingreso hospitalario.


Todo son miedos en un embarazo, miedo a perderlo, miedo a que esté bien, miedo, miedo y más miedo. Una mujer no entiende el miedo real hasta que no se queda embarazada. Ese terror no es comparable a ningún otro. Sé que muchas mujeres que no sean madres me dirán que soy muy exagerada y que esto no es así. Así es como yo lo siento, jamás he tenido un miedo comparable, jamás he sentido nada similar como el terror absoluto de perder a mi hijo cuando estaba en mi vientre.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog