Revista Tecnología

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Publicado el 10 junio 2017 por Jorge Farinós Ibáñez @Living_PS

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

En 2015 Tekken cumplía 30 años de historia y para celebrarlo, Bandai Namco lanzaba la versión para recreativas de su séptima entrega. Ahora, dos años después, Tekken 7 llega a consolas para traernos intensos combates y el capítulo final del enfrentamiento entre Heihachi Mishima y Kazuya Mishima. Are you ready for the next battle?

Hablar de Tekken es hablar de uno de los juegos de lucha más conocidos —y longevos— de la historia de los videojuegos, compartiendo espacio con otras sagas famosas como Street Fighter. Pero mientras el juego de Capcom seguía apostando por el 2D, Bandai Namco —Namco por aquel entonces— sacaba, allá por 1995, su primer título para la primera PlayStation en 3D. Y aunque no fueron los primeros en pasar al uso de polígonos, sin duda también ayudaron a sentar las bases de lo que vendría después y, sobre todo, comenzaron a crear un universo e historia propios para una franquicia que ha alcanzado su séptima entrega, aparte de los Tags Tournaments y otros productos en diferentes soportes.

Pero aquí vamos a hablaros de Tekken 7, la última entrega del Torneo del Rey del Puño de Hierro, que llega con un modo historia diferente, 35 personajes entre los que elegir, juego en línea con la promesa de torneos oficiales, los combos de siempre y nuevas mecánicas para darle un soplo de aire fresco a esta saga en la que llevamos años repartiendo estopa.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Poniendo fin a una guerra que ha durado años

En Tekken 7 vamos a encontrar tres grandes modos de juegos: Historia, Offline y Online, aparte de un modo exclusivo para PlayStation VR, que permitirá disputar combates de entrenamiento en un entorno de realidad virtual. Empezaremos hablándoos del modo Historia, que es uno de los pilares del juego, aunque no necesariamente donde más horas pasaremos.

A diferencia de entregas pasadas, donde podíamos ver pequeñas historias al superar los combates arcade de cada personaje, en Tekken 7 tendremos un arco argumental completo centrado en el conflicto entre Heihachi Mishima y su hijo Kazuya, que estarán acompañados por otros personajes relacionados con ellos. No queremos desvelaremos mucho del argumento, que como ya sabéis, pone el punto y final a la guerra entre padre e hijo. Lo que sí os podemos decir es que se ha apostado por una narración que nos irá llevando de combate en combate hasta el enfrentamiento final.

Este modo historia tiene 14 capítulos más dos epílogos en los que disputaremos combates a una o dos rondas con un personaje que no podremos elegir, sino que vendrá dado por la propia trama. También tendremos algún combate diferente, como el enfrentamiento contra varios enemigos menores para finalizar con el enfrentamiento a un rival más fuerte. Superar los combates será la forma en la que avanzaremos en esta historia, que irá atando los cabos abiertos de otras entregas. Podremos elegir entre tres niveles de dificultad, pero que no afectarán en modo alguno a lo que veremos en la historia. Además, al ganar combates y avanzar capítulos también desbloquearemos Episodios de Personajes; aquí encontraremos al resto de personajes del juego que no aparecen en la historia principal. Son combates a dos rondas y con un toque más humorístico, además, casi todos vienen en parejas, es decir, que veremos dos versiones diferentes de cada enfrentamiento según el personaje con el que luchemos.

Un modo historia no deja de ser casi un extra en un juego de lucha, pero lo cierto es que todos los juegos de Tekken nos han contado parte de esta larga historia —que se ha visto complementada en otros soportes— y para el juego que celebra los 30 años de la franquicia, no parece fuera de lugar, sobre todo cuando ofrece el final a un conflicto que los fans de la saga llevan siguiendo años. En Tekken 7 no está mal planteado, es entretenido y desafiante, ya que nos «obliga» a luchar con personajes que quizás no probaríamos de otra manera (todos tenemos nuestros favoritos y nuestros odiados), no se hace largo y la forma en que se presenta y desarrolla es interesante.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Combates más allá del modo Historia

Pero como decíamos, Tekken 7 cuenta con otros dos modos de juego más, esos que acabarán dándole más horas de vida al juego. Por un lado tenemos los modos Offline, donde encontraremos el modo Arcade, que sigue el estilo clásico de recreativa, en esta ocasión cinco combates más dos fases finales donde tendremos que hacer frente a Heihachi y Kazumi. Los Combates Tesoro, una especie de modo infinito donde por cada combate que superemos recibiremos uno o varios objetos para la personalización de personajes como recompensa (aparte de los créditos, que se ganan en todos los modos de juego), además, al superar varios combates tendremos enfrentamientos especiales, ya sea con enemigos que nos darán objetos raros, o bien con condiciones especiales, como combates turbo por ejemplo. Y finalmente el Duelo, donde podremos jugar localmente con otro amigo, y Práctica, para entrenar nuestro dominio de los combos.

Y por otro lado tenemos el modo Online, que finalmente, tras la salida del último parche para el juego —el 1.02—, parece haber solucionado sus problemas de conectividad y ya resulta más fácil y rápido encontrar otros jugadores contra los que luchar. En este modo vamos a encontrar Partida Igualada, donde nos emparejarán con jugadores de nivel similar, Partida Jugador, que es el equivalente a partida rápida y donde también podremos crear nuestras partidas, y Torneo, donde podremos bien crearlos, bien acceder a uno rápido o buscar uno introduciendo algunos criterios, como el nivel de los rivales o el tipo de eliminación o el número de luchadores —que será de un máximo de ocho—. Aquí también encontraremos los Marcadores para ver nuestra posición en el ranking.

Como decimos, encontrar partida ahora es más fácil y no tardaremos mucho en pasar a un combate. Tanto en Partida Igualada como en Partida Jugador podremos pedir o aceptar revancha una vez terminado el combate. Y una de los criterios que podremos elegir será la calidad de la conexión. En los Torneo lucharemos por una bolsa de créditos como recompensa, aunque si no llegamos a la final, también obtendremos cierto número de créditos por haber participado, eso sí, para recibirlos no debemos abandonar el torneo y esperar a que termine, algo que se ameniza pudiendo ser espectador del resto de combates.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Mismos combos, nuevas mecánicas

Veamos a hora cómo se lucha en Tekken 7. Algo que no cambia son los combos, los personajes que vienen repitiendo de entregas anteriores contarán con los mismos movimientos de siempre, lo que es de agradecer, sobre todo entre los fans de la saga. Aunque eso no quiere decir que no haya nuevos golpes o movimientos. En ese sentido encontramos las nuevas mecánicas, pensadas sobre todo para acercar el juego a todo tipo de jugadores.

Dentro de estas encontramos los Power Chrush, que son contragolpes con los que podremos romper un combo y además hacer daño al rival. También las Rage Arts, que son golpes especiales que también nos ayudarán a escapar de un combo o de una situación complicada, como quedar acorralados contra el límite del escenario. Dentro de esta denominación Rage tenemos los Rage Drives, potentes ataques especiales que pueden cambiar el curso de un combate, ya que bajarán una parte sustancial de la barra de vida del rival. Estos Rage Drives solo pueden hacerse estando en modo Rage, al que entraremos cuando nuestra barra de vida baje lo suficiente, son casi imparables, pero solo casi, porque podremos defendernos de ellos bloqueándolos, usando una rage art o quedando fuera de su alcance, ya que sí el primer golpe no contacta con el rival se perderá el combo.

El control sigue siendo sencillo, fácil de aprender para novatos, aunque dominarlo por completo, conociendo los numerosos combos de cada personaje, ya supondrá otro desafío en sí mismo. En Historia contaremos con la Asistencia en Historia, una característica que nos facilitará algunos movimientos de los personajes, como las rage arts. Con una buena respuesta al mando, los combates son fluidos y los personajes transmiten las sensaciones que se espera de ellos, ya sean lentos, pesados, más ligeros o ágiles, lo que determinará qué tipo de luchadores se ajusta más a nuestro estilo de juego o preferencias. Y gracias a los 35 luchadores disponibles, tendremos dónde elegir sin problemas.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Ganar combates en los diferentes modos nos hará subir de rango, tanto de personaje como nuestro particular, que se usará para emparejarnos con otros jugadores en las Partidas Igualadas. Los rangos además también influyen en el Combate Tesoro, ya que el nivel de los oponentes irá en aumento.

Podemos decir que Tekken 7 mantiene el estilo y la esencia de la franquicia, los combates siguen siendo rápidos, duros, desesperantes cuando te enganchan con un combo detrás de otro, pero que ahora, gracias a los nuevos movimientos, tienes la posibilidad de «escapar» de ellos. Además, para darle un toque un poco más espectacular, veremos como se ralentiza la cámara cuando dos golpes especiales están a punto de chocar o vamos a encajar o dar el último golpe para el K.O. en un final muy igualado. En opciones podemos seguir eligiendo las características de nuestros combates, así como el nivel de dificultad para el modo Offline, así que los que busquen un desafío mayor o menor podrán encontrarlo. Y hablando de desafíos, los jefes finales del modo Historia nos pondrán las cosas difíciles en más de una ocasión, sobre todo cuando nos tengamos que ver las caras con Akuma (el invitado de Street Fighter), que no solo está metido en la historia con cierto sentido, sino que cuenta con sus propios movimientos y combos de Street Fighter V, incluyendo su barra de Súper.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Personalización y colecciones

Entretenido y adictivo siguen siendo calificativos que aplicamos a Tekken 7, pero aparte de luchar, en el juego encontraremos algunos extras más. Primero la Personalización de personajes. Este título cuenta con un profundo nivel de personalización que nos permitirá «vestir» a nuestros luchadores hasta hacerlos parecer una persona distinta, solo reconocibles por sus movimientos. Los objetos de personalización, que van desde peinados, gorros, camisetas, pantalones, hasta auras y efectos de golpes, los podremos desbloquear comprándolos a cambio de créditos del juego o ganándolos en los Combates Tesoro y otros modos de juego, además, podremos cambiar sus colores, lo que en conjunto hace que cuando luchemos online podamos encontrar diferentes versiones de un mismo personaje. También podremos personalizar los elementos de la interfaz, como la barra de vida, la placa, el lema, etc.

En cuanto a las colecciones, las encontraremos en Galería, una sección completísima donde podremos comprar con créditos del juego vídeos e ilustraciones de todas las entregas de Tekken. Ideal para nostálgicos, aunque os costará una fortuna en créditos desbloquear todos los elementos.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Un cambio de motor gráfico después

Vistos los modos de juego y la jugabilidad de Tekken 7, nos metemos de lleno en su apartado técnico, donde la principal novedad la encontramos en el uso del Unreal Engine 4 como motor gráfico, algo que sin duda la ha sentado muy bien, dándole al título un mejor apartado visual, con una resolución a 1080p y una tasa de frames estable que no hemos visto decaer ni una sola vez en combate.

Aunque a nivel gráfico, donde más destaca el nuevo motor es en las escenas de vídeo, lo cierto es que en combate logra unos muy buenos resultados, incluso logrando que el paso de vídeo a combate no sea demasiado brusco y diferente. Cuenta con buenas animaciones y movimientos naturales para los personajes, de hecho son bastante más expresivos que en otras entregas, además, efectos como el brillo del sudor son detalles que muestran el trabajo puesto en este apartado. Como decíamos, el juego es fluido y consigue transmitir la pesadez o ligereza de los personajes, así como la fuerza detrás de cada golpe, algo a lo que acompañan los efectos visuales y los detallados escenarios para darle el acabado final.

En cuanto al sonido, nos encontramos ese mismo trabajo cuidado, tanto en efectos sonoros como en doblaje y banda sonora. Los efectos son los propios que podemos esperar de un juego de lucha con alguna particularidad propia de la saga —como los ruidos que hacen los Jacks—, dando a cada golpe sus propios efectos. El doblaje sigue estando a un buen nivel, con voces en los idiomas de cada uno de los personajes (y no, Miguel, el personaje español, ya no tiene acento), por lo que el juego cuenta con textos y subtítulos en español, ya que el modo historia está a medias en inglés y a medias en japonés, sobre todo, dependiendo de quién esté hablando. Finalmente, la banda sonora es la que uno podría esperar encontrarse en Tekken, cañera, rápida y un perfecto acompañamiento para los combates del juego. Además, en la opción Gramola del menú podremos elegir qué música queremos de fondo, ya que están disponibles las bandas sonoras de toda la saga.

Análisis Tekken 7 – La guerra de los Mishima llega a su fin

Conclusión

Tekken 7 es la mejor forma en que la franquicia podría haber celebrado sus 30 años, un título completo, que mantiene su esencia y su estilo, pero que sabe añadir nuevas mecánicas para acercar el juego a todo tipo de jugadores; accesible para novatos y desafiante para los más veteranos. El modo Historia, que nos permite conocer el final del conflicto entre Heihachi y Kazuya y cerrar algunos cabos abiertos de la saga, junto a los modos Offline y Online nos traen horas de combates mientras perfeccionamos nuestro dominio de los combos y ascendemos de rango. Y todo ello envuelto un apartado técnico que no decepciona y que lleva a la saga al siguiente nivel. Si sois fans no podéis dejarlo pasar y si no, nunca es tarde para comenzar vuestra carrera en el Torneo del Rey del Puño de Hierro.

Jugabilidad - 80%
Gráficos - 90%
Sonido - 95%
Multijugador - 85%

88%

Tekken 7 es la mejor forma en que la franquicia podría haber celebrado sus 30 años, un título completo, que mantiene su esencia y su estilo, pero que sabe añadir nuevas mecánicas para acercar el juego a todo tipo de jugadores; accesible para novatos y desafiante para los más veteranos. El modo Historia, que nos permite conocer el final del conflicto entre Heihachi y Kazuya y cerrar algunos cabos abiertos de la saga, junto a los modos Offline y Online nos traen horas de combates mientras perfeccionamos nuestro dominio de los combos y ascendemos de rango. Y todo ello envuelto un apartado técnico que no decepciona y que lleva a la saga al siguiente nivel. Si sois fans no podéis dejarlo pasar y si no, nunca es tarde para comenzar vuestra carrera en el Campeonato del Rey del Puño de Hierro.

User Rating: Be the first one !

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :