Revista Cultura y Ocio

Annabel, de T. C. Ferry

Publicado el 16 mayo 2013 por Sasy

Annabel, de T. C. FerryTítulo: AnnabelTítulo original:Annabel Autor: T. C. FerriTraductor:-Editorial: ÉrideNúmero de páginas: 386Precio: 15Fecha de publicación:Marzo 2010
La abuela Klarytzelle se ha dedicado siempre a educar a Annabel en el difícil arte de la magia, pero un día esa vida se ve alterada por un oscuro acontecimiento que desemboca en una caza de brujas por todo el reino.A partir de entonces, Annabel tiene que vivir como una fugitiva, y se ve obligada a emprender una búsqueda que la lleva muy lejos del reino en el que creció y donde deja a William, del cual está profundamente enamorada.
Empecé a leer Annabel con muchas ganas, porque el tema de las brujas es algo que me encanta y que puede dar mucho juego... y, a juzgar por lo que me he encontrado entre las páginas de este libro, no dar nada en absoluto. Es verdad que me esperaba algo parecido a La guerra de las Brujas, y quizás esto ha influido bastante, pero independientemente de eso no creo que el libro me hubiera gustado de ninguna manera.
Annabel nos cuenta la historia de Annabel, valga la redundancia, una bruja cuya principal característica es la de caerme mal. Mal, gordísima, eh. No solo eso, sino que me daba la sensación de que ningún personaje de este libro podría caerme bien en ningún momento. Además, y a riesgo de que me peguéis, la historia de amor que se cuenta me ha resultado bastante insulsa, sosa y carente de gracia. Vamos, una joyita.

Horrible nueva portada.

Me ha resultado una lectura densa y aburrida, en ningún momento estaba del todo motivada para continuar y de hecho si lo hice fue tan solo para saber si tenía razón. Porque esta es otra, mis queridos amigos: fui capaz de adivinar casi todas las cosas que luego fueron apareciendo a lo largo del libro. Suelo ser lerda para estas cosas, ¡pues en este caso no! Nada se escapaba a la mente de super Sasy: caballos, vacas, brujas, reinas...
Algo que sí me ha gustado, que no todo podía ser malo, es la escritura del autor. No es que sea especialmente intensa ni nada, qué va, pero le da algo que hace que por lo menos no sea horrible, controla la puntuación, no hay faltas... eso sí, a la hora de inventar he de reconocer que se ha pasado muchísimo con los nombres, ya no solo los de la gente (que la abuela se llama Klarytzelle) sino con los de los lugares (que ya ni recuerdo), son muy liosos y no ayudan al ritmo de la novela.
Lo más positivo de todo y lo que más me ha gustado ha sido toda la imaginación que el libro desborda. No solo crea un mundo y con ellos unas criaturas, las brujas, sino que también tienen sus hechizos, sus rituales, sus lugares, cada uno de ellos muy bien perfilado. La verdad es que esto me ha encantado y jo, da mucha rabia ver tanto potencial irse al garete por todo lo demás que no te gusta.
Poco queda ya que comentar. Como ya he mencionado me esperaba el final desde más o menos el segundo capítulo. Ah, y hablando de los capítulos, una cosa super curiosa: el nombre de estos eran las últimas (o la última) palabras de cada uno. Al principio pensaba que era coincidencia pero en el capítulo diez ya me di cuenta de que algo estaba pasando, me pareció muy simpático el detalle y quería comentarlo (ahora quedo de persona muy poco normal, vale).
Annabel no me ha gustado todo lo que debería porque ni los personajes, insulsos, ni la historia, predecible, me han llegado. Me ha resultado una lectura densa y aburrida que no recomendaría pero, a la vez, he de alabar la imaginación del autor que destaca bastante. Es posible que lea algo más suyo en alguna ocasión.
Con la colaboración de Éride.

Volver a la Portada de Logo Paperblog