Revista Cine

Asesinos de élite (Gary Mckendry, 2.011)

Publicado el 09 enero 2013 por Rugoleor @rugoleor

Póster: Asesinos de élite (Gary Mckendry, 2.011)

Asesinos de élite (Gary Mckendry, 2.011)

Ficha:

Título Original: Killer Elite.
Director: Gary McKendry.
Guionistas: Gary McKendry, Matt Sherring.
Intérpretes: Jason Statham, Clive Owen, Robert De Niro, Dominic Purcell, Aden Young, Yvonne Strahovski, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Grant Bowler, Michael Dorman, Ben Mendelsohn, Kristy Barnes-Cullen, Lachy Hulme.
Productores: Michael Boughen, Steve Chasman, Sigurjon Sighvatsson, Tony Winley.
Fotografía: Simon Duggan.
Música: Reinhold Heil, Johnny Klimek.
Montaje: John Gilbert.
País: Estados Unidos, Australia.
Lugares de Rodaje: Australia, Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Marruecos.
Año: 2.011.
Duración: 105 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Acción, Crimen, Suspense.
Distribuidora: DeAPlaneta, S. L.
Estreno: 18-11-2.011.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 364.912.
Recaudación: 2.334.219,07 €.
Calificación: 5,751.

Sinopsis:

Danny, un antiguo miembro del SEAL, el grupo de operaciones especiales de la armada de los Estados Unidos, se ve obligado a abandonar su autoimpuesto exilio para volver a reunir a su equipo, compuesto entre otros por Hunter, para una confrontación sin restricciones con Spike, que está protegiendo a una célula de soldados renegados provenientes de otra de las unidades militares más temidas que existen, el Servicio Especial Aéreo británico (SAS). Danny, que lleva una vida tranquila y que acaba de encontrar el amor en Anne, se ve forzado a realizar una hazaña casi imposible de venganza y salvación personal. Con Hunter en grave peligro, deberá destruir la célula de renegados antes de que estos provoquen una debacle política a nivel mundial.

Comentario:

Con una fórmula similar a la de “Los mercenarios”, pero con una plantilla de estrellas algo más corta, la película sigue a un agente retirado que vuelve al ruedo cuando descubre que su amigo y mentor está preso en una cárcel. Para salvarle, deberá cometer una serie de asesinatos, mientras un soldado británico le pisa los talones. Basada en una historia real, “Asesinos de élite” no rehuye la estética retro ni la acción pura y dura. Un Jason Statham en pleno apogeo lidera el elenco, completado por Clive Owen y Robert De Niro.

Crítica:

23-11-2.011 – JOSU EGUREN

Mátate tete

No, esta no es tu película. Si lo que andas buscando es algo del tipo ‘RoboCliveOwen versus MechaJasonStatham’, tendrás que probar con otra droga un poco más dura (“Crank”) o barata (“Venganza”), porque a “Asesinos de élite” se le va la fuerza por la boca después de haberse emboscado detrás de uno de esos títulos que nos hacen picar una y otra vez en la AppStore. Es leer Jason Statham y “Killer Elite” y dejar que nuestro cerebro imagine un trallazo de acción sudorosa sacudido por pulsiones homoeróticas cuando, en realidad, nos vamos a exponer a un plomizo ‘thriller’, que se lía el turbante con tramas conspirativas entre las que se intercalan ‘set pieces’, en las que Gary McKendry articula una suerte de homenaje neocrepuscular a Michael Mann (“Heat”) y John Frankenheimer (“Ronin”), con la complicidad de un Robert De Niro que acolcha su jubilación saltando de rodaje en rodaje y disfrutando de unas merecidas vacaciones pagadas.

El bueno de Statham, un asesino y mercenario top con el corazón de un cándido granjero-veleta, vuelve a la acción para sacar a un amigo de un apuro en el que, maravillas del guion, vemos el reflejo de nuestra crisis de valores contemporánea. Pero que no nos la peguen, porque si “Asesinos de élite” salta hacia atrás en el tiempo es para poder zurrarle la badana a un mefistofélico (ya quisiera) jeque oriental. Nos quedamos sin villanos, señores. Y, o bien burlamos la ultracorrección política, o bien tropezamos con soluciones como la de la última adaptación de “Flash Gordon”, que transmigró el alma de Ming al cuerpo de un rubio canadiense con facciones germánicas.

Al caso, “Asesinos de élite” no va más allá de la tibia ensaladita de géneros con tipos duros, monosílabos y algún que otro aislado ejercicio de melomanía punk saludable (“The Clash”), en la que Clive Owen y Jason Statham juegan al “Cara a cara” cuando el argumento ya ha recibido dos patadas en plena coquilla y un tiro de gracia.

0 Lecturas


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista