Revista Cocina

Autosugestión positivante

Por Sanoyecologico @SanoyEcologico

Texto: Oriol Ávila

[dropcap]C[/dropcap]ada instante de nuestra vida es el fiel reflejo de nuestros pensamientos que se conservan permanentemente en el inmenso almacén de nuestra mente (que es como el mejor ordenador jamás creado). Podemos considerar dividida nuestra mente en dos partes: el nivel consciente o de los actos voluntarios normales cotidianos, y el nivel subconsciente, que viene a ser como un zulo enorme y algo misterioso dentro del almacén antes citado.

En realidad lo que hace que vivamos y lo hagamos en buena salud y bienestar, es el subconsciente que gobierna nuestros actos involuntarios, como por ejemplo, la respiración, el sueño y la vigilia, el apetito y la sed, el amor y la antipatía, etc. El subconsciente almacena todo lo que ocurre en nuestra vida desde el momento de la misma concepción, y lo conserva grabado en algunas de los billones de neuronas que forman nuestro sistema nervioso vegetativo autónomo. Allí se conservan y entremezclan todos los estímulos que vamos recibiendo, tanto positivos (de afecto, de cariño, etc.) como negativos (frustraciones, desengaños, agresiones, etc.) y todo ello va configurando nuestra forma de actuar y en definitiva de vivir.

Además, por efecto del tiempo y de la acumulación, el subconsciente actúa como una lente de aumento y lo que se graba, cada vez lo hace más profundamente y, por lo tanto, aflora también con mayor fuerza y de forma autónoma, espontánea, automática, a veces incluso violenta. Así, lo negativo se potencia y va tomando cuerpo y fuerza, hasta que llega un momento que todo estalla para bien o para mal, pudiendo llegar en último extremo a que sea preciso estimular o relentizar aquellas neuronas o sus neurotransmisores en el sistema nervioso autónomo a que nos referíamos, mediante técnicas naturales apropiadas (yoga, plantas medicinales, etc.) y lamentablemente en los casos graves con agresivos productos quimico-farmacéuticos.

Antes de llegar a este extremo, afortunadamente, es posible eliminar estas impresiones negativas y con un poco de esfuerzo, substituir estas grabaciones negativas por otras positivas. Es importante saber hacerlo y hacerlo bien, porque el subconsciente (es decir nuestra mente pero sin saberlo conscientemente) posee la solución a nuestras dificultades y sólo es preciso grabar sugestiones positivas para que, como por milagro, afloren soluciones.

Para grabar nuevas sugestiones positivas en el subconsciente:

1. Es preciso estar relajados y tranquilos pero sin obsesionarse en ello. Las plantas medicinales pueden ayudar en este aspecto (melisa, tila, valeriana, etc.)
2. Elegir la idea positiva que se desea grabar en el subconsciente, formulándola en forma afirmativa y sin mencionar ni recordar nada negativo.
3. Resumirla en una o pocas palabras breves y contundentes. Por ejemplo: “Triunfaremos”, “Estoy mejorando muchísmo”, “Lo lograré”, etc.
4. Visualizar nuestra mente como una cinta magnética (en cierta forma lo es) en la que vamos a grabar la idea resumida en pocas palabras.
5. Escribir repetidamente la palabra o idea en papel, y especialmente en la cinta mental que visualizamos.
6. Repetir periódicamente el ejercicio.
7. Tener la absoluta tranquilidad de que la cinta funcionará espontáneamente cómo y cuándo sea preciso.

En resumen, no debe consentirse que los pensamientos negativos penetren o arraiguen en la mente subconsciente (esto se consigue reforzando el criterio y la autoestima) y hay que substituir los existentes por otros positivos (lo que se logra con la autosugestión paso a paso que hemos descrito).

¡Positivar la mente es el mejor medio de asegurar salud y bienestar, y es muy fácil!


Volver a la Portada de Logo Paperblog