Revista Cultura y Ocio

Ávidas pretensiones

Publicado el 13 septiembre 2015 por Rubencastillo
Ávidas pretensiones
Desde que el maravilloso Eduardo Mendoza dio el intrépido salto que lo adentraba en el mundo de la narrativa de humor (sin apartarse ni un milímetro de la calidad literaria) no había tenido ocasión de leer a ningún otro escritor español que abordara el mismo proceso con tan excelentes resultados como los que ha obtenido el donostiarra Fernando Aramburu con Ávidas pretensiones, que le sirvió para que un jurado compuesto por José Manuel Caballero Bonald, Pere Gimferrer, Elena Ramírez, Carme Riera y el propio Eduardo Mendoza le concedieran  el premio Biblioteca Breve 2014, convocado por la mítica editorial Seix Barral.El cuadro que nos dibuja Aramburu en sus páginas es, simplemente, descacharrante: un variopinto grupo de poetas han sido convocados por José Manuel Agüero en un convento situado en Morilla del Pinar para celebrar allí unas Jornadas Poéticas. Cargado cada uno de ellos con sus rencores, sus fobias, sus excentricidades, sus frustraciones, sus envidias, sus vanaglorias, sus publicaciones y sus mezquindades, va instalándose en la habitación que le corresponde: un poeta ciego y de edad avanzada, que viene acompañado por una bellísima y juvenil admiradora, que le sirve de lazarillo dentro y fuera de la cama; una poeta histérica y que tiende a la depresión endógena desde que su hija murió en un atentado; un catedrático infuloso que pronuncia la conferencia de apertura en medio del desdén general; dos poetas lesbianas que reivindican su sexualidad de forma explícita y que provocan el escándalo en la pequeña población rural donde se instalan; un poeta que, tras ingerir por boutade unos hongos silvestres, se pasa todas las jornadas con una diarrea descomunal, que lo mantiene alejado del resto de sus compañeros; una poeta que, despechada por no haber sido incluida en la antología de autores que prepara otro de los asistentes, le provoca destrozos tremebundos en el ordenador y hasta en su ropa; un vate jovencito que pierde dos dientes por defender el honor de una de sus compañeras...Pero aparte de sus hilarantes personajes y de sus fantásticas secuencias narrativas (recomiendo detenerse especialmente en una de ellas: cuando Susana y Conchita, las dos poetas lesbianas que mencionaba antes, se dedican a calentar a unos mozarrones del pueblo para conseguir que las inviten a comer y beber, con la esperanza de organizar luego una orgía con ambas), conviene que se resalte el aspecto literario de la obra, porque Aramburu ha inyectado casi en cada página citas encubiertas de otros autores, anécdotas que los aficionados a los libros identifican con nitidez, ironías estimables, parodias que valen su peso en oro y recursos retóricos que provocan admiración y sonrisas (un ejemplo bastará: nos dice que el poeta Tadeo Balboa “vocalizaba como un exprimidor de limones” y que leía sus versos “con la misma gracia, encanto e intensidad que la tapa de un ataúd”).
¿Retrato de las estulticias, bobadas y felonías de muchos poetas españoles, que resultan fácilmente reconocibles, aunque los nombres y algunos de los rasgos hayan sido manipulados con habilidad y cortesía? No cabe duda. Pero ante todo nos encontramos ante una espléndida novela, donde el animus jocandi se convierte en principio rector y donde los lectores, conocedores del mundillo lírico o ajenos a él, disfrutarán como enanos con la excelente trama que Fernando Aramburu ha preparado para ellos. Aplauso puesto en pie.

Volver a la Portada de Logo Paperblog