Revista Belleza

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.

Por Lanena @virginiaELB

Me llamo Virginia y ayer cumplí 50 años y sí, me siento como si tuviese 35, bueno, a veces 😀

Cosas que han cambiado en el último año: por un lado la presbicia que no deja de avanzar y cada día estoy más cegata. Por otro, he notado un bajón en el estado general de la piel que también me da muchíisima rabia reconocer.

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.

Y en ocasiones es frustrante cuando el teléfono móvil se bloquea y no puedo saber porqué. Suelo echarle la culpa a mi edad y que me estoy quedando atrás en las nuevas tecnologías brrrrrrr! Aunque luego consigo arreglarlo yo solita (siempre lo he hecho pero ahora me cuesta más) y me siento fenomenal 😀 ¡Me encantan los cacharritos!

Pero hablemos de lo que importa. He notado que mi piel corporal se queda seca antes, la celulitis y la flacidez se nota más. Cosa que no entiendo pues suelo hacer una media de 70 min de ejercicio diarios por culpa de mi problema lumbar. Sinceramente, creo que es la época que más constante estoy con el ejercicio y aún así noto que no me hace tanto efecto en la piel como unos años atrás.

La ralentización de los procesos de la piel con el paso de la edad es un hecho y yo lo estoy experimentando.

Una zona que ha cambiado bastante es el contorno de los ojos. Me han salido unas bolsas que ya no se deshinchan a lo largo del día como en años anteriores. ¿Puede ser por llevar las gafas progresivas más horas que el año pasado? ¿Por genética? Mi padre tiene exactamente las mimas bolsas 🙁

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.

No puedo achacárselo a que no cuido esa zona porque desde que tengo el blog y estudié asesoría de imagen estoy muy concienciada con los cuidados faciales. Nunca me he quedado sin contorno o me he ido a dormir con el maquillaje puesto. Eso es impensable.

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.Hasta tal punto estaba yo concienciada con este tema que convencí a una amiga cosmetóloga que tiene una empresa de productos naturales para crear juntas el contorno ojos perfecto. Nuestra primera reunión fue en Marzo 2017 y para Junio ya tenía mis primeras muestras para probar. Todos los ingredientes eran completamente naturales y no había nada químico.

Las primeras pruebas resultaron muy satisfactorias aunque quería que fuese más efectivo con mis bolsas así que debíamos incluir algo concreto para solucionarlo.

El producto no avanzó mucho y al final tuvimos que incluir: Eyeseryl. Un químico aunque saludable, pero un químico. Y mis bolsas siguieron sin ver resultados visibles.

En Diciembre quise dejar de pensar en ello y desconectar un poco para verlo con perspectiva.

Durante ese tiempo estuve usando la línea completa de Selvert Thermal. Durante ese tiempo me di cuenta de que no había una diferencia destacada entre usar nuestro producto y usar otro contorno de ojos bueno. Bueno sí, la diferencia era que con el nuestro sabía exactamente qué me estaba poniendo en la piel. Pero eso sin ver una diferencia en las bolsas y ojeras no era suficiente para invertir dinero en el producto.

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.Mi objetivo no era hacer “otro” contorno más sino demostrar que se podía desarrollar un buen producto completamente natural del que se notasen sus efectos a buen precio.

Así que muy tristemente tuve que finalizar esa colaboración. ¿Era muy ambiciosa? No sé, pero sí que he llegado a dos conclusiones:

Cuando no sabes qué decisión tomar es conveniente tomar perspectiva, separarse físicamente del tema, si es posible, y ver cómo nos hace sentir.

Y no es posible crear un contorno de ojos efectivo que te ayude a reducir tus bolsas y ojeras, únicamente con productos ecológicos o naturales.

A ver si me encuentro por el camino con otro profesional que me ayude a hacer mi contorno ideal.

Ahora espero que este 2018 y mis 50 años me obsequien con nuevas ideas y nuevas perspectivas.

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.Desde que comencé mi trayectoria profesional me he dado cuenta que cada cierto tiempo necesito parar y comenzar desde cero. Puede que todo empezase cuando mis padres decidieron mudarse a Benidorm cuando yo tenía 11 años. El caso es que he sido dependienta del estanco familiar, monté mi propio centro de estética, he sido Secretaría Bilingüe, Ayudante de Dirección, maquilladora, retocadora de imágenes, Asesora de Imagen, blogger. -… Pongo puntos suspensivos porque estoy segura de que esta lista todavía no ha terminado 😉

Hace un año o así me apetecía mucho hacer algo completamente diferente (qué raro, ¿verdad?) así que hice un taller de doblaje y locución que es súper interesante y divertido. El caso es que he descubierto que ese sector es una gran mafia como el de las maquilladoras, y con 50 años los objetivos se ven de diferente forma. Por otro lado, la semana pasada estuve en un taller de PNL del que salí completamente fascinada. Ya estoy comprándome un libro para seguir indagando en el tema 😀

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.

Con todo esto sólo quiero deciros una cosa, llegar a los 50 años no es ir llegando al final de un camino sino que es un hito del mismo. Imagínate hace 20 años dónde estabas y qué estabas haciendo. Tampoco es tan descabellado pensar que como mínimo tienes otros 20 años para hacer lo que te apetezca, como volver a reinventarte y llegar a los 70 años haciendo algo que ahora no sabes ni siquiera que existe 😉

Y yo espero contároslo, una vez más, en este blog  🙂

Ayer cumplí 50 años y me siento como si tuviese 35.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas