Revista Opinión

Azufre para ahuyentar perros. ¿Hemos de denunciarlo?

Publicado el 22 junio 2016 por Elblogderamon @ramoncerda

El uso de azufre para ahuyentar perros y que no se meen en las esquinas, está prohibido, y además de ser ilegal, resulta de lo más antiestético y puede ser perjudicial para la salud.

Según han informado algunos medios de comunicación recientemente, el azufre es una sustancia peligrosa que afecta negativamente a la salud al ser inhalado, ingerido, o por simple contacto con la piel. Efectos varios: conjuntivitis, problemas respiratorios, asma, inflamación de la mucosa nasal, etcétera.

Además, el uso del azufre para ahuyentar perros es inútil

Según dicen, no hay ninguna evidencia científica que avale la utilidad del azufre para estas cuestiones y lo califican casi que como leyenda urbana.

La normativa es cosa de cada ayuntamiento. Concretamente en Valencia estaríamos hablando del artículo 25 de la Ordenanza Municipal de Limpieza Urbana de 1988, que si bien no menciona específicamente el azufre, dice: "[...] está prohibido el vertido de cualquier clase de producto industrial líquido, sólido o solidificable que, por su naturaleza, sea susceptible de producir daños a los pavimentos o afectar a la integridad y seguridad de las personas y de las instalaciones municipales de saneamiento".

Lo que de alguna manera me ha molestado de la noticia es la petición de la Guardia Civil haciendo un llamamiento a la ciudadanía a través de las redes sociales para que denunciemos ante la Policía Local a quienes veamos realizando este tipo de prácticas. Creo que ya está bien de incitar a la denuncia. Es la policía (y la autoridad en general) quien tiene que vigilar y actuar cuando sea necesario; eso de las denuncias vecinales me parece muy mala idea, aunque cada vez está más de moda porque desde todas partes nos piden que lo hagamos: que denunciemos a quien incumple la normativa antitabaco, o a quien creemos que defrauda a Hacienda, o a la Seguridad Social... Por favor, que cada uno haga su trabajo y realicen todos los controles que crean necesarios, pero que no nos pidan a los ciudadanos que nos vayamos denunciando unos a otros porque eso no es de recibo ni lleva a nada bueno. Y de todos modos, al que tiene tendencia a denunciar no necesita de incentivos de ningún tipo, ya se apaña él solito para hacerlo cada dos por tres.

Ramón Cerdá

Azufre para ahuyentar perros. ¿Hemos de denunciarlo?

Ontinyent, 1964


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas