Revista Opinión

Balda, víctima de Juan Manuel Santos

Publicado el 23 noviembre 2013 por Clarena Roux @clarenaroux
Balda, víctima de Santos y Correa (I)
SEGUNDA ENTREGA
Balda, víctima de Juan Manuel Santos
Lea por favor nuestra primer entrega: Juan Manuel Santos encubrió un secuestro
Historia llena de revelaciones que confirman con pruebas irrefutables que Fernando Balda fue mandado a secuestrar desde Ecuador en una operación dirigida directamente por los departamentos de inteligencia del Gobierno de Correa.
¿Quién es Fernando Balda?
Balda es un férreo y destacado opositor del gobierno del presidente Rafael Correa, quien ha denunciado decenas de actos de corrupción que han causado gran impacto nacional, lo cual devino en una imparable persecución en su contra lo que lo llevó a refugiarse en Colombia, porque pensaba que aquí había un Estado democrático, pluralista y respetuoso de las condiciones de los exiliados y la normatividad de los Derechos Humanos sobre esta calidad.
Pero la realidad que encontró fue otra: Colombia, que hasta hace un poco menos de tres años era todo ello, ahora forma parte de la vergonzosa alianza bolivariana, junto con Venezuela y Ecuador, que desprecia la oposición y la persigue con ensañamiento, como le ocurre a nuestro ex ministro de agricultura, Andrés Felipe Arias y al Cr. Alfonso Plazas Vega.

Balda, víctima de Juan Manuel Santos
En un primer momento, el gobierno colombiano a través de inteligencia de la policía, montó una supuesta redada en la que solicitaron documentos a Balda con la intención de sacarlo del país, pero la maniobra fracasó. El gobierno ecuatoriano no iba a permitir que Balda se les escapara, y para ello no le importó llevar a cabo una maniobra delicuencial: fue secuestrado en Bogotá por agentes de inteligencia de la Policía de Ecuador, pero rescatado por la Policía Nacional Colombiana, cuando la Fiscalía de Colombia descubrió que los autores eran espías ecuatorianos, agentes de inteligencia de la Policía de Ecuador en servicio activo.
Semejante violación de la soberanía colombiana, no sólo, que no fue rechazada por el gobierno de Santos, sino que vulnerando la larga tradición colombiana del derecho de refugio o asilo, el presidente Juan Manuel Santos le hizo el segundo favor al preisdente Correa realizando una diligencia de deportación “legal” para enviar a Balda a su país, plenamente consciente de que allí lo encarcelarían y que desde allí había venido el operativo para atentar contra su vida mediante un crimen de lesa humanidad como lo es el secuestro.
Esto en un claro acto de violación a los Derechos Humanos de Balda, pues el pacto de San José de Costa Rica sobre los DDHH del que Colombia es signatario, establece claramente que ninguna persona puede ser deportada así sea a su país de origen cuando en este se lo persiga por sus opiniones políticas o cuando su vida en ese país corra peligro; ambas situaciones se configuraban en la situación de Balda. Pero a Santos no le importó. Al deportarlo, Santos se quitó su careta de demócrata, y se mostró como un tiranuelo que no soporta la oposición, como lo ha demostrado fehacientemente en Colombia, donde se está cada vez más acallando a sus críticos.
Lo anterior no es retórica. Santos sabe perfectamente que Balda es un opositor valiente al que persiguen por sus opiniones políticas y por probar y denunciar que el gobierno ecuatoriano espía a sus opositores. Nada extraño, dado el talante autócrata de Correa, de su compadre Chávez y su heredero Maduro, y ahora Santos con su obsesión política por identificarse con la extrema izquierda.
Balda ha pasado de perseguido, a exiliado, secuestrado, deportado, encarcelado, juzgado y condenado. Actualmente se encuentra en prisión en el ex penal García Moreno de la ciudad de Quito.
DEBATE revela su caso con detalles que aún no han salido a la luz. La información que se publicará es contundente, veraz y compleja. Desenmascara al régimen que gobierna al Ecuador, y de allí la importancia de la descripción exhaustiva de Balda, para que no quede ningún detalle que Correa pueda ocultar o falsificar.
La Primera Etapa (I) de este especial sobre Fernando Balda es en referencia a sus dos secuestros, en los cuales intervinieron espías de la SENAIN (inteligencia) de Ecuador. Información que a su vez revela la violación a la soberanía de Colombia por parte de estos agentes de inteligencia.
Para hacer más entendible la historia comenzamos: a) por replicar primero, los acontecimientos sobre el segundo secuestro que sufrió el 13 de agosto del 2012 en Bogotá; y b) su detención ilegal, lo cual fue publicado en Revista Vanguardia de Ecuador.


Al no haber podido lograr su deportación, los agentes contrataron una banda de criminales que el 13 de agosto de 2012, lo secuestraron y lo sacaron de la ciudad en un vehículo. Taxistas vieron el secuestro, alertaron a la policía y fue rescatado tras 45 minutos de cautiverio. Tras el rescate se capturó a uno de los 5 autores materiales y al vehículo en el que lo llevaban. 

Balda, víctima de Juan Manuel Santos
Balda informe by Clarena Roux
TOMADO DE pensamientocolombia.org
Así fue reportado el intento de secuestro en un noticiario colombiano

intento secuestro Fernando Balda from Clarena Roux on Vimeo.
Atentado contra Fernando Balda


La conclusión más importante de esto, es que hubo un operativo ilegal para detenerlo; comprobado que es ilegal, ya que si Fernando Balda hubiera estado requerido por INTERPOL, migración o la justicia Colombiana, (su liberación no se hubiera dado).


Balda en la actualidad es un preso político precisamente por haber denunciado que el gobierno de Ecuador realiza espionaje a sus opositores.

Tomado de periodicodebate.com



También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :