Revista En Femenino

¡Bebés amamantados, bebés felices!

Por Amormaternal

Aquí va una de mis anécdotas de lactancia favoritas de Sam... 
Sam y yo dormimos juntos desde que él tenía unos 2 meses de edad, él suele dormirse tomando teta, y luego pide amamantar nuevamente estando dormido un par de veces a lo largo de la noche. Desde que aprendió a sentarse solo, acostumbra levantarse y ponerse sentadito aún dormido y frotarse los ojos, o gemir un poco para pedir teta. Luego de que aprendió a hablar, siendo una de sus primeras palabras "aboo" (para pedir booby, o teta en inglés), reemplazaba el gemido por "aboo" para pedir pecho.
A mí me hace muchísima gracia verlo cuando ha tenido un día emocionante, o se ha entusiasmado con algún objeto, o ha aprendido una palabra nueva. Por ejemplo el día que aprendió a decir "llaves" se sentó en la cama, se frotó los ojos, y dijo aún dormido "akeesh!" (keys, pidiendo las llaves) cuando en realidad quería teta... y yo ni corta ni perezosa le respondí "here are your keys baby" (aquí están tus llaves, bebé), ofreciéndole el pecho, jeje. Esto nos volvió a suceder cuando aprendió a conducir su carrito, cuando se ilusionó con su moto, y la primera vez que jugó con un teléfono...  
¿Y tú? Seguro que tienes una anécdota graciosa de lactancia materna... ¿Nos la regalas en los comentarios? ¿O prefieres compartirla en nuestro muro de Facebook?Foto © Corbis

Volver a la Portada de Logo Paperblog