Revista Remedios

Benzodiacepinas

Por Gabriel Giner @esaludcom

El uso de fármacos sedantes data desde la antigüedad. El bromuro fue el primer compuesto químico con efecto sedante y se introdujo en la gama de medicamentos durante la mitad del siglo XIX. No fue hasta medio siglo después, a principios del XX, cuando se crearon los barbitúricos, que fueron utilizados años más tardes para el tratamiento de la ansiedad, el insomnio, la epilepsia y otras enfermedades de carácter psiquiátrico.

Las benzodiacepinas se comienzan a utilizar durante la década de los 60 y debido a su mecanismo de acción fueron poco a poco desplazando el uso de los barbitúricos para el tratamiento de enfermedades psiquiátricas. Hoy en día existen alrededor de 2 mil tipos de benzodiacepinas presentadas en pastillas, ampollas, gotas y grageas. Este medicamento puede adquirirse únicamente con receta médica  y su consumo habitual o temporal puede representar diversos riesgos. Te invitamos a seguir leyendo este artículo de eSalud donde te contamos todo lo que necesitas saber sobre las benzodiacepinas, qué son y para qué sirven.

¿Qué son las benzodiacepinas?

A principios de 1960 se comenzaron a recetar las primeras benzodiacepinas para el tratamiento de la ansiedad en los Estados Unidos. El primer medicamento se conocía con el nombre de Librium y después apareció el Valium, amos fármacos producidos por el laboratorio Hoffman La Roche.

En aquél momento ambas benzodiacepinas fueron muy famosas entre la sociedad pues resultaban una alternativa para que las personas pudieran sobrellevar de mejor forma las dificultades de la vida diaria, sin embargo, la población mundial desconocía el poder adictivo y los efectos secundarios importantes de estas drogas. Por lo tanto, muchos individuos consumían estos fármacos a la ligera, de hecho, en 1978 se registró la venta de 2.300 millones de Valium.
Mecanismo de acción de las benzodiacepinasMecanismo de acción de las benzodiacepinas

Las benzodiacepinas son fármacos relajantes y sedantes que son indicadas para atender diversas condiciones clínicas. Por lo general, estos medicamentos se administran por vía oral, pero en casos de emergencia puede ser necesaria su administración por vía endovenosa para conseguir un efecto casi inmediato. Estas drogas actúan en el organismo haciendo que el neurotransmisor GABA ejerza un efecto depresor del sistema nervioso al reducir la transmisión de impulsos nerviosos. Dicho esto, las benzodiacepinas disminuyen la activación del organismo, causan efecto sedante, relajan los músculos y mitigan los síntomas y alarma de ansiedad.

Tipos de Benzodiacepinas

Como mencionamos al principio del artículo, en la actualidad existen más de 2 mil fármacos que pertenecen al grupo de las benzodiacepinas que suelen dividirse según el tiempo que ejercen un efecto en el organismo. Existen tres grupos de benzodiacepinas y son los siguientes:

Benzodiacepinas de acción corta

Este tipo de drogas actúan no más de 12 horas en el organismo y su mecanismo de acción es muy rápido, razón por la cual son utilizadas para tratar condiciones repentinas como ataques de pánico, crisis de ansiedad o dificultad para dormir. El efecto pasajero de estas benzodiacepinas puede hacer que la persona desee consumir nuevamente una dosis de la droga para seguir disfrutando de su acción, esto, sin duda, puede llevar a la dependencia. Algunos de los fármacos que pertenecen a este tipo de drogas se llaman triazolam y midazolam.

Benzodiacepinas de acción larga

Estas drogas son las que se utilizan para tratar el trastorno de ansiedad debido a que se mantienen el cuerpo humano por mucho tiempo. No obstante, la permanencia prolongada de la droga puede generar que se junten los efectos de dos dossi, lo cual causaría una sedación de cuidado. A diferencia de las benzodiacepinas de corta acción, estas tardan para actuar en el organismo y sus efectos pueden demorar en aparecer hasta 2 días después de la primera toma. El clonazepam y el diazepam son los fármacos más conocidos que forman parte de estas benzodiacepinas.

Benzodiacepinas de acción intermedia

Este grupo de drogas no actúa tan rápido como las de acción corta ni tan lento como las de acción larga. Suelen permanecer en el cuerpo durante 12 y hasta 24 horas y son indicados para procesos de ansiedad más leves e insomnio crónico. Entre los fármacos más conocidos de este grupo de benzodiacepinas encontramos el alprazolam y loracepam.

¿Para qué sirven las benzodiacepinas?

Para qué sirven las benzodiacepinas

Ahora que conocemos el mecanismo de acción de estas drogas y sus diferentes tipos, podemos explicar con detalle para qué afecciones se receta y cuál es su efecto en cada caso. Así pues, conozcamos a continuación los principales usos de las benzodiacepinas:

Trastornos de ansiedad

Las benzodiacepinas son mayormente conocidas por su indicación para el  tratamiento de episodios repentinos de ansiedad, del trastorno de ansiedad y del trastorno de ansiedad generalizado (TAG). Dependiendo del tipo y grado de ansiedad que la persona sufra se decidirá cuál benzodiacepina debe tomar, por ejemplo, un fármaco de acción corta será recetado para casos de crisis de ansiedad, un fármaco de acción larga para tratar el TAG y un medicamento de acción intermedia para casos de ansiedad moderada o fobias como la fobia social.

Tratamiento para el insomnio

En la actualidad, el uso de benzodiacepinas para combatir el insomnio es muy común. Cuando el problema se presenta para conciliar el sueño se suelen recetar fármacos de acción corta y cuando el problema es mantener el sueño o despertarse frecuentemente por las noches se suelen recetar medicamentos de acción larga o intermedia.

Trastornos del estado anímico

Algunos Psiquiatras suelen recetar alprazolam como medicamento coadyuvante en el tratamiento de la bipolaridad, ya que permite calamar los estados de angustia, pánico y ansiedad que dicha enfermedad causa.

Convulsiones y espasmos

Las benzodiacepinas ayudan a controlar la excitación neuronal que da lugar a las convulsiones de la epilepsia. Asimismo, la relajación muscular que proporcionan estas drogas es muy utilizada para tratar espasmos musculares o complicaciones motoras. En ambos casos se suele recetar fármacos de acción intermedia o larga.

Alcoholismo

El síndrome de abstinencia que se produce después de que una persona adicta suprime el consumo de alcohol genera un estado de alerta y ansiedad bastante importante. Por esta razón muchos médicos recetan algún tipo de benzodiacepinas con el objetivo de eliminar los síntomas de la abstinencia y ayudar al paciente a evitar una recaída.

Efectos secundarios de las benzodiacepinas

Efectos secundarios de las benzodiacepinas

El consumo por tiempo prolongado de estas drogas, el abuso de la dosis recetada y la toma a la ligera de las benzodiacepinas puede causar efectos secundarios lamentables que requerirán que se suspenda inmediatamente su uso.

Adicción a los fármacos

Muchas personas que han consumido benzodiacepinas por un tiempo prudencial terminan tolerando los efectos del medicamento o crean una dependencia importante a la acción de la droga en el organismo. Por esto es importante que l administración de estos fármacos esté supervisada por un especialista médico que lleve un control estricto de la dosis recetada y el tiempo que el paciente tiene consumiendo dicho tratamiento.

Sobredosis

Es común que las personas que generan tolerancia a los efectos del fármaco aumentan por decisión propia la dosis del medicamento para poder experimentar el efecto de la droga. Si bien la sobredosis de benzodiacepinas no es mortal, puede causar un tipo de sedación tan fuerte que la persona puede poner en riesgo su vida por realizar actividades como conducir en estado de somnolencia.

Síndrome de abstinencia

La suspensión del tratamiento con benzodiacepinas puede causar que la persona presente síntomas de síndrome de abstinencia como dolor de cabeza, insomnio, ansiedad y convulsiones. Esto se considera un efecto rebote pasajero que se puede evitar si se detiene el consumo del fármaco de forma progresiva.

Dificultad para realizar ciertas tareas

El efecto sedante de estas drogas puede disminuir la habilidad motora, el poder de concentración y la realización correcta de las tareas. Muchas personas que consumen estos medicamentos han confesado sentirse atolondrados o dispersos durante las horas laborales, lo cual les ha llevado a comprometer su productividad. Asimismo, estas drogas pueden causar problemas de memoria como retener nueva información o recordar algún suceso previo a la toma del medicamento.

Efecto contrario

En personas ancianas o personas alérgicas a estos fármacos puede ocurrir que la droga en lugar de deprimir el sistema nervioso, lo active y provoque ansiedad, irritabilidad, angustia y pánico.

Para evitar la dependencia y los demás efectos secundarios de las benzodiacepinas resulta fundamental seguir el tratamiento al pie de la letra así como consultar con el médico cualquier efecto adverso bajo el consumo de estos medicamentos. La ingesta de estas drogas debe realizarse únicamente durante el tiempo prescrito y no debe prolongarse su consumo al menos que el médico tratante indique lo contrario.

Interacción de las benzodiacepinas con otros medicamentos

La combinación de distintos tipos de benzodiacepinas, así como la mezcla de estas drogas con determinados medicamentos, alcohol y estupefacientes puede ser contraproducente para la salud y causar la muerte. Analgésicos y antihistamínicos resaltan entre la lista de fármacos que no deben ser combinados con benzodiacepinas. Asimismo, consumir bebidas alcohólicas bajo los efectos de estas drogas puede incrementar su función en el organismo de forma peligrosa.


Volver a la Portada de Logo Paperblog