Revista Cine

Blade Runner 2049

Publicado el 12 octubre 2017 por Diezmartinez
Blade Runner 2049En un momento clave de Blade Runner 2049 (Ídem, EU-GB-Canadá, 2017), noveno largometraje del ascendente canadiense hollywoodizado Dennis Villeneuve (La mujer que cantaba/2010, Tierra de nadie: Sicario/2015, obra mayor La llegada/2016) y secuela del irrepetible clásico cyberpunk Blade Runner (Scott, 1982), el joven retira-replicantes KD6.3-7 o, simplemente, K (Ryan Gosling en su exitoso modito de engarróteseme ahí), le dice a su jefa policial, la teniente Joshi (Robin Wright), que “nacer es tener un alma”. Ella le responde, sin pestañear: “A ti te ha ido bien sin tener una”.   En efecto, K es un “portapieles”; un replicante, pues. Estamos en el año 2049 del título, tres décadas después de los acontecimientos de Blade Runner, y K es un replicante de última generación cuya tarea es eliminar a los de su mismo tipo que han intentado rebelarse en contra de sus creadores, los seres humanos.   Aunque la premisa es bastante similar a la de la cinta de 1982, estamos en terrenos un tanto cuanto diferentes. Mientras que en la cinta de Scott el imponente pero crepuscular replicante Roy (Rutger Hauer) tenía como meta conocer y enfrentarse a su creador, esta vez los replicantes tienen un objetivo mucho más noble pero dramáticamente más inocuo: tener un alma. Es decir, pasamos de la historia gótico-trágica de Frankenstein o el moderno Prometeoa la de un lacónico Pinocho en busca de su identidad, la de un pobre hombre de lata que solo quiere tener un corazón.   Hay bastante qué admirar en Blade Runner 2049: el meticuloso diseño de producción de Dennis Gassner, la majestuosa fotografía de Roger Deakins (¡ya denle la méndiga estatuilla, por caridad de Dios!), el descubrimiento de Ana de Armas como el idealizado holograma de la novia perfecta Joi –ecos de la superior Ella/Jonze/2013-, el cameo del cada vez más confiable Dave Bautista –quién dijera que se convertiría en tan buen actor- y, por supuesto, la última hora del filme, cuando hace su aparición Harrison Ford como el viejo y curtido blade runneroriginal Rick Deckard en una polvorienta y desértica Las Vegas, con la única compañía de un fiel chucho borracho y los hologramas de Marilyn, Liberace y el inolvidable ol’-blue-eyes entonando el clásico “One For My Baby”. De hecho, al aparecer Ford es cuando, finalmente, la película sale de su letargo narrativo. ¡Loor a Ford, porque ya no hacen/nacen estrellas de cine como antes!El problema central de Blade Runner 2049 es que Villeneuve y sus guionistas parecen haberse quedado paralizados ante el reto imposible de realizar la secuela de una de las cintas más influyentes de fines del siglo pasado. Planteada la premisa –K descubre el milagro de que cierta replicante que usted y yo conocemos dio a luz a un hijo que anda por ahí y el “portapieles” K tiene como misión encontrarlo y eliminarlo-, el guion de Hampton Fancher y Michael Green no avanza: simplemente se paraliza. Por su parte, Villeneuve, en un estilo narrativo intencionalmente narcotizado, apuesta por alargar cada escena monumental como buscando distraer al respetable con tanta magnificencia (spoiler: en general, lo logra).Jared Letto, para variar, no ayuda mucho. Letto interpreta al todopoderoso villano Niander Wallace, un visionario ciego (¡ojo con el simbolazo!) y creador de replicantes que tiene sus propias razones para encontrar al niño milagroso, por lo que envía a su implacable asistente Luv (Sylvia Hoeks) para tener en sus manos al chamaco –en realidad, ya un adulto- antes que nadie. Letto, qué remedio, no logra proyectar el mínimo carisma y resulta aún menos amenazante.Eso sí, fiel al espíritu del Blade Runner original, hay en esta continuación ambigüedades no resueltas –algunas que vienen de la primera cinta, de hecho- pero, en sentido contrario a la obra maestra de Ridley Scott, Villeneuve y compañía han dejado el terreno listo para, por lo menos, realizar otra secuela más. Business are business.
Parafraseando el diálogo citado en un inicio, hay cierto tipo de cine que puede ser bastante eficiente, pero no tiene alma. Blade Runner 2049 es de ese tipo.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista