Revista Cine

Blood Father

Publicado el 03 noviembre 2017 por Aleucine @aleucine

Blood Father

Año: 9 de Septiembre 2016

Duración: 1hora 28minutos

Productora: Vértigo Films

Lo mejor: -Mel Gibson en su mejor y desaliñada versión.

Lo peor: -El final no está a la altura de las circunstancias.

Blood Father

No soy capaz de comprender, como Blood Father pasó tan desapercibida ante crítica y espectadores, pero que se yo, si no se nada de esto.

Ya os digo desde un principio, Blood Father me pareció una gran cinta, que se nutre de la bajeza humana, drogas, cárcel, violencia y muy en el fondo, amor bilateral fraternal.

El suspense es simple pero eficaz, y el guión puede que no sea lo mejor visto ni por ver, pero tiene un toque ácido, que sin romper la tensión constante del juego del gato y el ratón, le da un factor diferencial.

Blood Father

Engancha desde un principio, está muy bien llevada, la acción es tan bestia como debe ser, la inmundicia es la justa para que te metas en situación, y lo mejor de todo es un Mel Gibson que resurge en un papel ideal para él, sabe jugar con un arrepentido exalcohólico, un pillo expresidiario y un padre con el único propósito de defender lo único que le queda.

El director ha sabido ejecutar a la perfección una cinta cuyo único propósito es el pilla-pilla entre mafioso no tan peliculeros, y dos almas perdidas que vagan por el recóndito rincón del mundo que les queda.

Blood Father

Entre Mel y el director han sabido hacer un mix genial, un personaje bien definido, con matices, con evolución, se ve en él la lucha entre su lapidario pasado, su conformista presente y su incierto futuro.

Porque no os engañéis, la película gira entorno al padre, que dará toda la tranquilidad conseguida por asegurar la de su hija, todo gira entorno al amor entre el progenitor y la procreada, y es que el amor se puede plasmar en una cinta donde la violencia es la invitada principal.

Blood Father

Puede que sea el punto flaco de todo el filme, después de una persecución con una tensión inquietante, después de un buen giro de acontecimientos, el final desinfla toda la parafernalia creada hasta ahora, demasiado bombo y platillo, para una simple nota.

Me falló, me dejó algo frío, el director estaba demasiado centrado en cerrar un círculo perfecto, en una cinta donde lo que peor le sienta es la perfección.

Pero aún con un final flojete y acelerado, Blood Father es un ejercicio de buen cine, capaz de centrar toda la película en un concepto, y sacarse un personaje que, por lo menos en mi retina, pasará a la historia.

Blood Father


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas