Revista Cine

Burton con Burton pero sin Burton vol. 2 – Pesadilla antes de Navidad

Publicado el 20 diciembre 2013 por Maresssss @cineyear
in CineMAD / by Cesar Del Campo De Acuña / on December 20, 2013 at 12:38 pm /

CineMAD…por  César del Campo de Acuña.

pesadilla-antes-de-navidad-poster-cineyearDirección: Henry Selick.
País:
Estados Unidos.
Año: 1993.
Duración: 76 minutos.
Género: Fantasía.Musical.
Reparto principal: Danny Elfman, Chris Sarandon, Catherine O’Hara, William Hickey, Glenn Shadix, Paul Reubens, Ken Page y Edward Ivory.
Guión: Caroline Thompson y Michael McDowell (Historia: Tim Burton).
Música: Danny Elfman.
Fotografía:
Pete Kozachik.
Montaje: Stan Webb.
Dirección artística: Deane Taylor.
Estreno en Estados Unidos: 29 de noviembre de 1993.
Estreno en España: 2 de diciembre de 1994.

Burton con Burton pero sin Burton vol. 2 – Pesadilla antes de Navidad

Cuando me siento a escribir, una de las mayores dificultades que encuentro es el primer párrafo. Esa barrera en blanco que puede determinar la suerte de un artículo o reseña, se convierte, a cada minuto que pasa en su forma original, en un monstruoso limbo donde toda idea se pierde en un mar de ecos. Esa especial particularidad a la que me enfrento cada día se multiplica exponencialmente cuando el objetivo de mis palabras es una obra aceptada y querida, prácticamente, de manera unánime. Tengan en cuenta que a la hora de abordar temas con los que tengo una conexión emocional afianzada por ese manoseado recurso que es la nostalgia, el proceso es más liviano y menos traumático dado que intento tender un puente de recuerdos propios con los del lector; Pero si la materia a tratar forma parte de ese momento en el que la idealización se torna en forja de carácter, el desarrollo del escrito se convierte en una experiencia más calamitosa de lo deseado y eso mismo me ha ocurrido a la hora de afrontar una cinta que adoro y venero pero que no forma parte de mis recuerdos como es el inmortal film de 1993, Pesadilla antes de Navidad.

Esta obra, atribuida equivocadamente a su carrera como realizador al excéntrico y otrora genial Tim Burton, es una de esas películas que más allá de poner de acuerdo a críticos y publico gracias a sus bondades, han conseguido trascender en tal medida a nivel popular como para convertirse en un fenómeno de culto no reservado únicamente a cinéfilos y créanme cuando les digo que escribir sobre ella en absoluto se trata de una tarea fácil. Para comenzar, piensen en la interminable cantidad de material escrito que existe dedicado a esta prodigiosa producción. ¿Cómo enfocar la reseña? ¿Qué tal subrayar su característica y poderosa visión narrativa influenciada por el expresionismo alemán cinematográfico visto en films como El gabinete del doctor Caligari (Robert Wiene – 1919) o Nosferatu, el vampiro (Friedrich Wilhelm Murnau – 1922)? ¿Quizás podría intentar hacer hincapié el momento en el que Burton, tras ver como los adornos de Halloween eran sustituidos por los de Navidad en el escaparate de una tienda, escribió un poema, influenciado por especiales navideños como El Grinch: el Cuento Animado (Chuck Jones y Ben Washam – 1966), de tres páginas que años más tarde se convertiría en una maravilla del séptimo arte? ¿Tal vez debería centrarme en dar un paseó tras las cámaras para relatar como la magia fue creada?… dudas, demasiadas dudas sobre una ingente cantidad de propuestas validas que a pesar de su condición no dejan de susurrar: visto con anterioridad.

pesadilla-antes-de-navidad-cineyear

Con todas estas cuestiones encontrándose en mis pensamientos, llegue a la conclusión de que lo único que podría añadir a ese interminable libro dedicado a la historia de Jack Skellington es mi propia y humilde opinión sobre esta tragicómica obra. Si, han leído bien, encuentro en este musical animado una tragicomedia de poderosa moraleja en la que muchos, supongo que inducidos por el entusiasmo generado por el film, se ven demasiado reflejados. Les mentiría si dijera que, en alguna de esas melancólicas tardes a las que todos hacemos frente de cuando en cuando, no me he sentido un poco como el protagonista de Pesadilla antes de Navidad, uno de esos personajes que el cineasta californiano crea a modo de reflejo grafico de su propia sensibilidad. Curiosamente en esta ocasión, creo que Burton, a la hora de moldear a Jack, toma algo de distancia con lo visto anteriormente en su obra; Skellington, es admirado, querido e incluso deseado pero a pesar de ello se muestra infeliz e incompleto, como si algo le faltara y aunque esta visión se acerque peligrosamente al manido argumento juvenil que reza aquello de “siempre acompañado, pero condenado a estar solo”, el exquisito tratamiento que el guión ofrece de esta compleja emoción convertida en autocompasión adolescente lo acerca más a esa crisis de identidad que todos mas tarde o más temprano vivimos al perder la emoción y sorpresa que la vida nos arrojaba a cada nuevo amanecer.

Skellington pierde el entusiasmo cuando lo rutinario de su quehacer, aun siendo brillante en su labor, ha reducido considerablemente sus ganas de continuar adelante. Resulta casi biográfico para con Burton… brillante y apreciado animador de los Estudios Walt Disney, que solo encontraba evasivas cuando proponía algo nuevo. El paralelismo con la desgana de Jack y lo vivido por Burton justo cuando escribió el poema The Nightmare Before Christmas es evidente pero, extrapolable a cualquiera que se sienta atrapado por lo reiterativo de su actividad profesional. Al hilo de esta particularidad, la historia narra de manera sensacional ese súbito frenesí que experimentamos cuando encontramos ese “algo” fresco e insólito tan diferente a lo habitual que nos lleva incluso a hacer oídos sordos ante lo que tengan que decir aquellos que nos quieren bien. Puede que sea una manera excesivamente dignificada de representar aquello de “los árboles no te dejan ver el bosque”, pero una vez más el delicioso ritmo narrativo de la película convierte uno de los avatares tópicos de la vida en una obra de arte visual que ejemplifica a la perfección a donde nos puede conducir una pasión desmedida y mal entendida.

nightmare-before-christmas-jack-cineyear

Debo añadir que encuentro refrescante cuando menos, el valor de mostrar en pantalla en una cinta de animación el fracaso como una posibilidad a pesar de las ganas y el esfuerzo. Jack, idealiza su pensamiento y contagia a todos aquellos que le rodean de un delirio entusiasta en pos de la consecución de una meta que no alcanza a comprender pero a la que desea llegar. Esa falta de juicio, más común en nosotros mismos de lo que nos gusta reconocer, solo conduce al fallo y así es representado en el film. Aun así, el protagonista reconoce el desastre y entiende que al menos valió la pena intentarlo, un sentimiento que parecemos olvidar debido a los tiempos de feroz competitividad que nos ha tocado vivir. Sally, durante todo el metraje no es solo la voz de la conciencia y la cordura, sino que es el bosque que los árboles no le dejan ver a Jack, las palabras ignoradas de los que nos quieren bien y sobre todo es la persona capaz de convertir la solitaria rutina en una nueva emoción por el futuro. Todo lo que el espigado protagonista había perdido o creía haber perdido lo encuentra en la figura de una muñeca de trapo.

Si al comienzo de esta reseña de carácter interpretativo les confesaba las dificultades por las que siempre atravieso a la hora de elaborar el primer párrafo el último siempre le va a la zaga. El cansancio, la búsqueda de las palabras adecuadas en cada renglón, el orden y  estructuración narrativa de lo escrito terminan por hacer mella en mi aptitud y entonces es cuando los tópicos típicos comienzan a danzar con el único objetivo de mostrar el “The end”. ¿Qué decir? Es la pregunta y entonces, es cuando extractos tan poco inspirados como el siguiente se muestran: Pesadilla antes de Navidad es una película magnifica, una cinta que tiene bien merecido su estatus de culto, una maravilla de la técnica de animación que vio nacer a King Kong, un arriesgado relato refrescante con una sensibilidad artística exquisita, un film de Burton pero sin Burton, un musical inspirado e inmortal en definitiva una obra maestra del séptimo arte de carácter imperecedero”. Horrible e injusto para con una película tan diferente que ha conseguido, paradójicamente, encandilar al gran publico. El encanto de esta cinta dirigida por Henry Selick reside principalmente en su originalidad y terminar de hablar sobre ella con un cliché narrativo de género es sencillamente un crimen imperdonable.

pesadilla-antes-de-navidad-lobby-cineyear

Curiosidades

  • Tim Burton tenía la esperanza de poder dirigir la película, pero acabo cediéndole a Henry Selick el puesto debido a que estaba demasiado ocupado trabajando en Batman Vuelve (1992) y la pre-producción de Ed Wood (1994). Selick estima que Burton estuvo presente entre 8 y 10 días en total durante el rodaje.
  • El compositor de la banda sonora original de Pesadilla antes de Navidad, Danny Elfman, fue el encargado de dar voz a Jack Skellington durante los números musicales. Elfman tuvo que realizar la citada labor debido a que Chris Sarandon, el encargado de doblar a Jack, dijo que no tenía un buen registro como cantante.
  • De acuerdo con Henry Selick, Vincent Price fue el encargado de doblar a Santa Claus. Sin embargo, después de la muerte de la esposa de Price, la salud del veterano comenzó a fallar y su rendimiento vocal era muy frágil y débil. Las pistas ya grabadas por Price se consideraron inservibles lo que forzó a Selick a realizar un nuevo casting para encontrarle voz a Santa Claus. Selick lamento muchísimo tener que tomar esa decisión.
  • Danny Elfman encontró escribir las 10 canciones para Pesadilla antes de Navidad como uno de los trabajos más sencillos a los que ha hecho frente a lo largo de su dilatada carrera como músico. Elfman se sentía muy identificado con Jack Skellington lo que le ayudo en su proceso creativo.
  • En 2001, Walt Disney Pictures comenzó a considerar la idea de realizar una secuela de Pesadilla antes de Navidad pero desechando la animación en Stop-motion por la realizada en CGI. Afortunadamente Tim Burton convenció a Disney para abandonar la idea.
  • En el poema original escrito por Tim Burton, los únicos personajes que aparecían en el eran Jack, Zero y Santa. Todos los otros personajes fueron creados específicamente para la película.
  • Tim Burton y Danny Elfman experimentaron “diferencias creativas” durante el rodaje. Por esta razón, Burton eligió a Howard Shore para componer la banda sonora de la película de Ed Wood (1994).
  • El personaje Behemot (el habitante de Halloween que tiene un hacha clavada en la cabeza) esta basado en el actor de películas de serie B y luchador profesional Tor Johnson. El interprete/wrestler de origen sueco fue un habitual en las producciones de Ed Wood.
  • El hombrecillo que esta encerrado en el contrabajo de la banda de la Ciudad de Halloween esta basado en Danny Elfman.
  • En una de las escenas eliminadas el grupo de vampiros en lugar de jugar al hockey sobre hielo con una calabaza jugaban con la cabeza cortada de Tim Burton.

Premios

  • 1994 – 66 Edición de los Premios de la Academia: 1 nominación a los Mejores efectos visuales.
  • 1994 – 51. ª Edición los Globos de Oro: 1 nominación a la Mejor Banda Sonora.
  • Premios Saturn 1999 de la Academy of Science Fiction, Fantasy & Horror Films: Saturns a la Mejor Película Fantastica y Mejor Banda Sonora. Nominada al Mejor Director (Henry Selick) y Mejores Efectos Especiales (Ariel Velasco-Shaw , Eric Leighton y Gordon Baker).

pesadilla-antes-de-navidad-lobby-2-cineyear

&appId;

Comments


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas