Revista Educación

Cada uno a su bola [des]CONFINAMIENTO (temporada 12)

Por Juancarlos53
Cada uno a su bola [des]CONFINAMIENTO (temporada 12)

Allá por el 28 de marzo cuando por este blog ‘echaban‘ la “Temporada 2” de este serial que -nos dicen- va llegando a su fin, titulé la entrega con el significativo y preocupante título de “Sálvese quien pueda”. No voy a glosar lo que allí dije porque se puede leer sin problema alguno, simplemente destacaré que ante el agudo problemón habido durante esos días en España por la falta de material sanitario de protección (batas, mascarillas, gafas, guantes, EPIs…) y los fiascos producidos en alguna de las compras en China, el Gobierno central que había establecido en el Ministerio de Sanidad la autoridad competente para realizar estas gestiones a fin de ganar efectividad y operatividad, decidió que fuese cada una de las Autonomías por su cuenta y riesgo quienes comprasen estos materiales sin perjuicio de poder seguir haciéndolo ellos mismos. De ahí mi “Sálvese quien pueda“.

En cierto modo el círculo tiende a cerrarse al vislumbrarse resplandores más que luces al final del túnel del Confinamiento que hoy mismo entra en su 84º día. Y digo que tiende a cerrarse, o sea, volvemos al principio, porque tras conseguir la 6ª prórroga del decreto de Estado de Alarma del 14 de marzo pasado y pasar el próximo lunes 8 de junio más de la mitad de España a la denominada Fase 3 de Desconfinamiento, el Gobierno del Estado ha decidido que sean las propias Comunidades Autónomas que estén en esa última fase las que decidan dar por finalizada o no la misma. Vamos, que el Gobierno se hace a un lado en el ejercicio de los poderes unificadores que le concede el susodicho estado para que sean los distintos territorios quienes decidan qué hacer. Desde luego ese famoso ‘Café para todos‘ que el Presidente Suárez decidiese en su día es cada vez más un ‘Sí, para todos, pero el mío es Puro Colombia y el tuyo de Robusta Africano no pasa‘.

Cada uno a su bola [des]CONFINAMIENTO (temporada 12)

Ahora que, quieras que no, llegarán los calores y nos iremos (¡por Dios, a ver si de una vez nos dejan salir de la Autonomía!) de vacaciones a la playa, a la montaña o a donde sea, empieza a ser momento de valorar lo que de bueno haya tenido este decreto por el que una autoridad central asumió toda una serie de competencias dada la emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus. ¿Conclusiones? Por ahora desde mi humilde barril sólo veo una: en España sobran algunos Ministerios (sólo me fijo en los de verdad, no en los de nueva creación por necesidades de coalición). Me refiero en especial al de Sanidad, vaciado de competencias desde hace décadas y que bajo ese rótulo grandioso ha revelado la existencia de la Nada. Creo que en un Estado como el nuestro los poderes centrales debieran de trabajar para actuar como salvavidas de todos cuando ocurriesen calamidades o episodios extraordinarios como el actual. Y para ello debieran de tener elaborados planes de contingencia debidamente ensayados con antelación. Se ha demostrado que no era así. Sólo hay fachada. La desconfianza en los poderes centrales ha aumentado. Lo mejor, parece, es ir cada uno a su bola. ¡Qué pena me da!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas