Revista Viajes

Calcutta como cierre y despedida de India

Por Javixas

Calcutta como cierre y despedida de India

Tres meses intensos, que culminan en Calcutta tras el nordeste de India.

Sinceramente, nunca he llegado a un sitio con tan pocas ganas de visitarlo. Después del nordeste quería irme con ese sentimiento y no volver a la “India” que ya conocía y que me tiene un poco harto, o más bien cansado.

Calcutta me lo voy a reservar para mi, ha sido un choque de emociones muy fuerte en mil sentidos. Desde la despedida de India que tanto y de tantas maneras me ha dado, hasta la comunidad viajera que encontré aquí, pasando por la madre Teresa y su labor aquí.

Y es más bien de esto último de lo que quiero hablar. Me costó tres días decidirme pensando en los dilemas morales de trabajar con las hermanas en su labor. Hay mil cosas que no comparto en su manera de ver la cooperación o la forma de ayuda a la gente pero hay otras tantas que si, tras días en un calor asfixiante donde Calcutta ha sido un horno (40 grados a las 5am), decidí que tenía que verlo para poder tener una opinión formada.

A las 6:00 empieza la misa. Desde Sudder street, la calle donde se concentran absolutamente todos los hoteles baratos (80Rs – 1,2€ dormitorio), se tarda una media hora en llegar. La casa de la Madre Teresa tiene varias plantas, en la primara está enterrada, en una tumba de mármol, en la segunda planta está la capilla donde se da la misa, a un lado todas las hermanas, al otro los turistas y demás religiosos.

Calcutta como cierre y despedida de India

(foto no es mia, estaba prohibido hacrlas en la capilla)

La misa se imparte en ingles, dura sus 55 minutos y tras ella en la planta baja se de un desayuno a todos los voluntarios de pan, té y plátanos. Un buen sitio para conocer gente aunque parece que cada uno de los turistas que está en Calcutta está ahí para ir a Madre Teresa…

Tras media hora de desayuno llega la “Hermana” encargada del voluntariado y le dices si es tu primer día, que puedes hacer. Las opciones son trabajar con niños “discapacitados” (parálisis cerebral, síndrome de down, malformaciones físicas) o con gente mayor, personas sin techo, discapacitados, problemas de depresión… Creo que también hay un orfanato pero sólo pueden ir mujeres.

Bueno yo hablaré del centro de niños porque obviamente es donde fui, y no pude dejar de pensar en gente importantísima en mi vida con situaciones similares pero en condiciones del todo distintas.

De la casa de madre teresa se va en bus y rickshaw hasta Diadam donde están los niños, la mayoría abandonados frente a la puerta del centro.

Algunos pueden parecer absolutamente ausentes, y otros poco a poco hasta pueden hablar un poco de inglés, ya que los más avanzados van a clases de inglés que dan lo voluntarios (yo ayudé en un par, magnífica experiencia).

Lo primero que se hace es limpiar sus camas, con lejía y poner sábanas nuevas cada días.

Cada crío tiene un libro de fisioterapia donde con fotos explican las posturas y los movimientos que les vienen mejor, así que mientras los avanzados están en clase (son sólo 5) los que están peor hacen la fisio.

La hora de comer es el otro “espectáculo”, y dependiendo del chico que te toque lo pasarás mejor o peor, pero siempre con una sonrisa, hablándole aunque no te oiga, ni vea, y poco a poco los enormes platos de comida van pasando…

Y de vuelta a Sudder street, casi siempre en metro que apenas cuesta 4Rs (ni 10ct €) con ese sentimiento de haber limpiado tus pecados…

:(
No se, hay algo en esta historia de Mare Teresa que no me queda claro, lo único que sé, es que esos niños, aunque a muchos de los que van les cuesta incluso tocarles, son maravillosos, y aunque parezca que están vacíos (porque lo parece), tras unos días con ellos ves que muy dentro hay algo muy especial.

Así que me alegro de haber ido, no creo haber ayudado en nada, y no creo haber aprendido nada, más que otra realidad. (que no es poco).

Y con esto me despido de India, que lo puede resumir bien, un sentimiento agridulce, de una sociedad interesantísima, con tantas cosas increíbles y tantas otras detestables.

Ya tengo mis visados listos, sigue el viaje, y sigue sin rumbo…


Archivado bajo:India
Calcutta como cierre y despedida de India

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista