Revista Viajes

Camino de santiago vi

Por Javieragra

El Camino de Santiago está siendo llevadero y sin sobresaltos. Ningún Fendetestas sale por estos bosques de ensoñado sosiego. Los peregrinos rumian silencios y recuerdos. Hoy su mente se ocupa del futuro de la humanidad, cuando de estos siete mil millones de habitantes sobre una inmensidad porque el trabajo y la misma sociedad se organicen con otros baremos: ¿Cómo nos darán de comer a tantas personas cuando el trabajo sea realizado fundamentalmente por la tecnología? ¿Cómo nos sentiremos humanos y desarrollaremos nuestros valores cuando no sea necesario ocupar el tiempo en producir?
CAMINO DE SANTIAGO VITupidos bosques entre el asombro y la magia.

La bruma de la mañana se disipa con el sol y el canto de las aves. Así entramos en la provincia de la Coruña por la aldea de Marco das Pías ya en el Concello de Sobrado dos Monxes donde queremos pernoctar, pese a que solamente caminaremos diecisiete kilómetros. Tengo ilusión por pasear los antiguos claustros del Monasterio Cisterciense de Santa María de Sobrado, donde está situado el Albergue de peregrinos.

CAMINO DE SANTIAGO VILa Laguna de Sobrado es amplia y llena de vida.

Cruzamos bajo tupidos bosques entre el asombro y la magia las aldeas de Esgueva y Mundelo; aún admirados por tanto encanto llegamos a la Laguna de Sobrado. Poco más allá entremos en el antiguo cenobio que se remonta al siglo X y que sobrevivió con esplendor hasta la Desamortización que aquí llegó en mil ochocientos treinta y cuatro, fecha en la que decayó hasta entrar en un estado ruinoso; en mil novecientos cincuenta y cuatro comenzó la restauración de este monumento “Patrimonio de la Humanidad” desde dos mil quince. De nuevo lo habitan, en una pequeña parte, los monjes cistercienses.Por sus claustros paseé soliloquios y silencios, pensamientos y suspiros de tiempos remotos; conversé con los huesos de los antiguos pobladores, con las estrellas nocturnas y el salterio de vísperas y completas, con las talladas piedras de otros siglos y el sedoso musgo de hace unas semanas.

CAMINO DE SANTIAGO VI
El Monasterio cisterciense de Santa María de Sobrado visto desde el Patio de Peregrinos.

Después de pasar una noche monacal, continuamos camino a Arzúa donde el Camino de Santiago se hace bullicio y multitud; en esta población confluyen varios “Caminos” con el Camino de Santiago Francés que es multitudinario en cualquier época del año. Aquí comimos queso, famoso por estas tierras, dormimos y madrugamos para continuar la penúltima jornada hasta Pedrouzo.Ahora los pies ya están ligeros después de tantos días. Subimos y bajamos desniveles con la fortaleza de la cercanía de Santiago. Más allá de Salceda, entre bosques de eucaliptos y acebos, entre abedules y verdor, continúa el monumento al peregrino belga que murió en este punto del Camino. Vamos a dormir, mañana llegaremos a Santiago.

CAMINO DE SANTIAGO VI
Iglesia de Arzúa y su triple crucero.

Estamos en la última jornada. Atrás han quedado bosques y arroyos, puentes y baños en aguas escondidas, ruinas que fueron viviendas de familias enteras hoy emigrantes, pueblos más grandes y aldeas, barrancos, cuestas, playas… El Arroyo Lavacolla tiene recuerdo de los antiguos peregrinos que en otros siglos hacían una jornada de descanso para lavar sus cuerpos y sus ropas, para reponer heridas y sentimientos antes de entrar cantando en Santiago de Compostela. Hoy tenemos que pasar también por ese Arroyo, pero le ha arrebatado el nombre el aeropuerto y sus alambradas. El Monte do Gozo y allá abajo Santiago…

CAMINO DE SANTIAGO VI

Han pasado las horas. Hoy nos aseamos en el albergue y vamos a darle un abrazo a la imagen del santo. Le abrazo y en su imagen quiero encontrar al apóstol antiguo y siempre nuevo. Santiago es una fiesta de emociones diferentes, de sentimientos diversos, de objetivos innumerables. Yo, me siento en un rincón de la Catedral y rezo.Javier Agra


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista