Revista Religión

Carlos Díaz: Memorias de un escritor transfronterizo

Por Joseantoniobenito

Carlos Díaz: Memorias de un escritor transfronterizo

Carlos Díaz: Memorias de un escritor transfronterizo

Fundación Enmanuel Mounier, Serie académica, nº 4, Madrid 2019;   Colección Persona. Serie Académica, nº 4, 2019, 317 pp

         

Sorprendido por la torrentera de vida de la que estaba siendo testigo –una buena mañana de junio del 2019- en el sosegado y sustancioso desayuno en el Seminario de Santo Toribio con el filósofo, profeta y maestro, sabio y humilde, rebelde y sumiso, desconcertante y sin pelos en la lengua, fecundo incontrolable (si Lope logró que "cien en horas veinticuatro pasaran de las musas al teatro", él lo supera pues lleva doscientas cincuenta en su cuenta y alguna en una noche de luna lunera), Carlos Díaz, quien me compartía encuentros académicos habidos con Karol Wojtyla, Joseph Ratzinger, Hans Küng, Mario Vargas Llosa, Fernando Savater, José Miguel Oriol, Marcelino Legido, J.M. Laboa, Olegario de Cardedal, Cardenal N. Blázquez (por citar algunos), o momentos vividos en cursos, conferencias, talleres, presentación de revistas, homenajes, programas de radio y TV, con grandes y pequeños, con miles de personas y con gente de la calle, con ortos y heteros, con chicos y grandes…no pude por menos de provocarle: Necesitamos tus memorias. Y dócil a la sugerencia, aunque sin duda que otros muchos se lo propusieron, lo cierto es que del dicho al hecho no habido apenas trecho.

Gracias, Carlos. Por poner en vitrina tantos acontecimientos, tantas personas, tanto de ti y de los tuyos, en esta fase crucial de la España y Europa, con la sombra alargada de América, del tardofranquismo, Transición y postomodernidad.

 Y, la verdad, que escuece lo que dices. Y no me gusta para nada que me toquen a San Juan Pablo II y te has atrevido, ojalá que en la segunda edición salga más ponderado, es cosa tuya. Pero me encanta la libertad de espíritu con que te mueves, ¡cómo cantas las cuarenta al lucero del alba y a la cenicienta de la noche! Faltaría más que no cuadrases y no desfacieses entuertos.

Gracias por confesarte en público, tan transparente, tan tú mismo y tan para los demás. Sin tapujos, para que la verdad brille y el amor reine.

Les comparto la síntesis de la contraportada y ¡ánimo! Léanlas, yo voy por la segunda vez. ¡Cuánto se aprende de su contenido y su continente, de sus ideas y del modo de decirlas. Siempre jugando con el lenguaje, siempre provocando, siempre sacudiéndonos, siempre pidiéndonos perdón, pero, siempre, animándonos a la lucha, a la militancia. ¡Gaudeamus, igitur! por esta nueva creatura que nos ayuda a hacer memoria, sí, pero que nos compromete, desde tu amor a Cristo, su Iglesia, el personalismo comunitario.

Gracias, Carlos, te perdono y agradezco por haberme considerado digno de figurar en este libro inmemorial, nada más y nada menos que junto al P. Jaume alicantino-chimbotano.

Contraportada:

"Lo que podría denominarse caso Carlos Diaz no es más que un síntoma, aunque importante, de la Transición española que transcurre desde el último franquismo hasta la actual posmodernidad. A este filósofo le tocó aguantar todas las tormentas trasversales que durante ese lapso de tiempo castigaron la vida de los españoles del uno al otro confín, no siendo reconocido por unos ni por otros, pero permaneciendo siempre con independencia crítica y propositividad creativa en primera línea de fuego. Esta autobiografía de Carlos Díaz devuelve al patrimonio cultural de nuestros días una pieza clave que estaba faltando desde hacía demasiado tiempo. Al margen de todas las escuelas académicas y de todos los asaltos al poder de ellas derivados, Carlos Díaz es un pensador multidisciplinar con luz propia y relieve imborrable tanto en España como en toda Latinoamérica.

Estas Memorias de un escritor transfronterizo ponen de relieve la libertad, belleza y originalidad de la escritura de nuestro autor, así como su incansable y asombrosa militancia en muchos y muy diferentes frentes (filosofía, psicología, politología, movimiento obrero, historia comparada de las religiones, derecho y teología), que darían lugar a otras tantas Memorias sectoriales.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista