Revista Cultura y Ocio

Carlos J. Sánchez: Oscura Deriva

Publicado el 02 julio 2021 por Libros Prohibidos @Librosprohibi2
Carlos J. Sánchez: Oscura Deriva

Año: 2021
Editorial: Dilatando Mentes Editorial
Género: Novela corta (ciencia ficción)

Un pozo negro e insondable. La nada más absoluta. Así es la Oscuridad, la nueva y extraña dimensión por la que las naves de deriva se desplazan de un punto a otro del universo. Y así es también la atmósfera que Carlos J. Sánchez crea en Oscura Deriva, primera novela del autor y publicada por el sello Dilatando Mentes.

Una historia de venganza

El universo no es un lugar apacible; es una jungla. Y como todos los ecosistemas, tiene a sus depredadores; a sus monstruos. Para los protagonistas de Oscura Deriva, ese horror que acecha entre las estrellas tiene nombre y apellidos: Roger Black.

Poco sabemos acerca de este pirata espacial. Solo retazos, lo poco que los personajes nos cuentan sobre él. Con todo, su sombra planea y cubre cada palabra de esta novela corta. Quienes le mencionan lo temen, lo maldicen. Pero por encima de todo, lo odian. Y todos comulgan con una terrible pero implacable idea: tan infame criatura no merece otro destino que la muerte. A cualquier precio.

Carlos J. Sánchez: Oscura Deriva

Así comienza Oscura Deriva, en una nave sin nombre bajo el mando del capitán Thomas Shrike. Un vehículo anónimo en cuyas entrañas mora un grupo de personas unidas por un objetivo común. Todos a bordo de esa nave, sean droides o humanos, están dispuestos a hacer lo que sea necesario para dar muerte a Roger Black.

A sus tripulantes los iremos conociendo poco a poco. Bien por sus intervenciones, bien gracias a las fichas que acompañan al cierre de cada uno de los capítulos. Se trata de breves entrevistas, las mismas que les hizo el capitán Shrike antes de embarcarse. En ellas descubriremos sus motivos, sus convicciones... Pero también sus terribles promesas y juramentos.

Un protagonista... que narra desde la voz del villano

Si algo destaca en esta primera novela de Carlos J. Sánchez es la curiosa elección del punto de vista narrativo. Oscura Deriva se cuenta desde la óptica del capitán Shrike. Sin embargo, no es su voz la que nos habla, sinó la del terrible Roger Black. Tal y com resalta en el prólogo Antonio Torrubia, es la voz del monstruo, del Moby Dick de esta historia, la que nos la desgrana.

Te marchaste diligente, marcando cada paso. La dejaste ahí y no te giraste ni una sola vez para ver si obedecía tus órdenes. Te acercabas a mí, Thomas. Pronto volveríamos a encontrarnos

Roger Black interpela a su rival a cada párrafo, dirigiéndose a él en una segunda persona que desconcierta durante las primeras páginas para luego convertirse en guía. Como una sirena perversa, la voz del pirata llama a Shrike, conduciéndolo página a página hacia su morada. Hacia la oscuridad. Y los lectores, testigos silenciosos del naufragio, asistimos impotentes a esa caída sin retorno.

Sin cabida para la luz

Y es que en esta historia, si algo hay de sobras, es desesperanza y angustia. La que cada uno de los personajes arrastra consigo, fruto de su tragedia personal. Pero también la que inocula la Oscuridad.

Como mencionábamos más arriba, así es llamada una extraña dimensión carente de luz que las naves de deriva utilizan para transitar por los vastos confines del universo. Poco se sabe sobre dicho entorno, solo que muchas naves que penetraron en ella regresaron con toda la tripulación muerta o consumida por la locura. Quines viajan a bordo de la nave anónima de Shrike no son ajenos a esas historias y temen la Oscuridad tanto como odian a Roger Black.

Pero en este pulso entre venganza y supervivencia, la balanza se decanta hacia el lado del odio. El capitán Thomas está dispuesto a todo con tal de dar caza al pirata que le arrebató a sus hijos. De modo que si debe sumirse en ese pozo ignoto para alcanzar la guarida de Black, lo hará sin reparar en los costes.

A cualquier precio, cada vez más hundidos en la oscuridad. Este es el escenario en el que Carlos J. Sánchez ha decidido desplegar su juego. Un tablero de ajedrez que solo contempla piezas negras; donde cada movimiento implica el sacrificio de una pieza. Desde el primer al último capítulo, Thomas paga el precio de llevar a cabo su venganza. Y muy a menudo, la moneda de cambio son sus propios tripulantes.

Nadie estaba dispuesto a enfrentarse a mí y sacrificar su propia vida o la de otros como juraron, todos ellos habían mentido. Pero no iban a arrebatarte tu venganza.

Tal vez este sea el principal problema que padece Oscura Deriva. Conforme avanzamos en la trama, empezamos a comprender el terrible patrón que impulsa las acciones del capitán. Y mientras que este cada vez se torna menos humano, dejando de importarnos, también los peajes que paga se nos hacen menos horribles, hasta el punto en que dejan de importarnos. Nos volvemos indolentes al sacrificio porque lo esperamos. Y sabemos que a cada página será más cruel, pero no por ello logra causarnos el impacto que sí sufrimos en los primeros capítulos.

Es precisamente por esta causa que no puedo considerar Oscura Deriva una historia de terror. Pues si bien el miedo es algo subjetivo, aquí la angustia no resulta tan opresiva como para encasillarla dentro de dicho género.

Cierre a la altura

Pese a lo que antes remarcaba, no se puede negar que Oscura Deriva logra cabalgar con éxito hacia un cierre que estalla en oscuridad. Nos abruma, nos destroza y, finalmente, nos abre un resquicio de luz. Tal vez el único que hayamos presenciado en toda la novela y que nos permitirá cerrarla con buen sabor de boca.

No me gustaría acabar esta reseña sin hacer mención al postfacio de Juan Antonio Oliva. No solo es una hermosa forma de clausurar Oscura Deriva, dedicando a la historia unas últimas y bien atinadas reflexiones, sino que, como ya ocurría en otras obras editadas por Dilatando Mentes, lo acompañan una selecta relación de referencias y obras que, en mayor o menor medida, han influenciado la creación de la obra que el lector se dispone a cerrar. Para aquellos que hayan quedado con hambre tras Oscura Deriva, contar con esta pequeña guía les ayudará tal vez a saciar sus inquietos paladares.

En resumen, si gustáis de las historias oscuras, donde lo peor del ser humano se refleja en cada página, si sois amantes de las space opera y de las novelas de venganza, Oscura Deriva es un título que en vuestros estantes no debería faltar.

¿Quieres conocer más space opera inquietante? Hazte mecenas de Libros Prohibidos para que podamos seguir remunerando a nuestros colaboradores sin recurrir a publicidad. Sorteamos todos los meses UN EJEMPLAR EN PAPEL de nuestros libros favoritos entre nuestros mecenas. También puedes colaborar de forma puntual a través de
Y si quieres conocer más sobre nosotros y estar al tanto de todas nuestras publicaciones y novedades, apúntate a nuestra maravillosa lista de correo.
Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

Volver a la Portada de Logo Paperblog