Revista Opinión

Catalunya. Secesión (4) Sobre el poder del pueblo catalán

Publicado el 18 octubre 2013 por Manuhermon @manuhermon
Catalunya. Secesión (4) Sobre el poder del pueblo catalán A Felipe-Miguel que escribe ayer:  "Catalunya conserva como nunca en su historia su identidad, lengua, cultura, poder político y económico con autonomía superior a cualquier otro momento" Absolutos como esto desmerecen análisis que se quieren pasar como objetivos. Por fa que Cataluña entre otras cosas fue durante varios siglos cabecera de la Corona de Aragón.,  Y dicho esto parece claro que el repunte independentista tiene poco que ver con la pasión histórica y bastante más con la actitud de cientos de miles de españ[email protected] jóvenes de cualquier sitio que se "independizan" en Inglaterra, Alemania o donde pueden... O con el desapego de la España existente que hacen dos años y pico lanzó el 15 M. Las referencias citadas en los párrafos anteriores que propiciaron este debate, podemos acotarlas, sobre la Corona de Aragón, volveré en otro momento y sobre el repunte independentista por razones económicas mantiene una tesis similar a la desarrollada en este trabajo. Efectivamente el uso de términos absolutos no es muy adecuado, pero resulta difícil expresarnos sin ellos al obligarnos siempre a precisar en forma relativa, en más o menos que aquello referenciado. Veamos que quería expresar con el párrafo, porque la diferencia de fondo probablemente existe: "Catalunya conserva como nunca en su historia su identidad, lengua, cultura, poder político y económico con autonomía superior a cualquier otro momento" Las opiniones de la élite cultural, política y económica de Catalunya, también los datos estadísticos de oficinas españolas, de la UE y de los organismos internacionales, reconocen en Catalunya una de las regiones más ricas y avanzadas de España y de Europa, lo cual implica reconocerla como una de las regiones más desarrolladas y privilegiadas del mundo. Recordemos que Europa cuenta con el 7% de la población mundial, el 20% del PIB mundial y más del 50% del gasto social del mundo. Así que sin duda alguna, se puede considerar un lugar privilegiado en cuanto a desarrollo humano. Siendo Catalunya una de las regiones más ricas y avanzadas de esta UE se puede colegir que hoy está entre los primeros eslabones de la cadena planetaria. En ningún otro momento puede decirse que tuviera este lugar en la cadena mundial, el pueblo catalán. Históricamente lo tuvo España, o el conjunto de Castilla y Aragón –ya integradas por un lado León y por el otro Navarra-. Es decir, importancia reconocida mundialmente, de estar en los primeros lugares de la cadena de desarrollo. Y aquí conviene una precisión importante que es quizás el elemento diferencial en la interpretación. El párrafo no lo dice, pero en el conjunto del trabajo se transmite la idea de que cuando se habla de Catalunya, lengua, identidad, etc. tiene como referencia al pueblo catalán, el que sea en cada momento, no tiene como referencia un ente nacional al que le conceden importancia sus conquistas en el Mediterráneo o a los musulmanes, el párrafo quiere destacar que hoy los catalanes, los individuos que viven y trabajan allí, pueden elegir donde vivir, salir y entrar de su territorio, mantener relaciones de cualquier tipo y casarse sin imposiciones con quien quieran,... aspectos que en la Edad Media era impensable tuvieran como derechos aquellos pobladores, por mucha importancia que tuviera el nombre de Cataluña. Los individuos que conforman el pueblo, hoy pueden elegir a sus gobernantes y en aquel imaginario de la Edad Media no era posible.  A poca gente se le ocurre pensar que el gobierno de entonces, monarcas, condes, duques, marqueses, los señores feudales, eran elegidos y sus decisiones sometidas a votación entre los pobladores, aquellos individuos no podían tener profesiones diferentes a las de sus padres, o criticar abiertamente a sus señores o monarcas, como tampoco puedo aceptar que entonces las decisiones económicas, alianzas, guerras, etc. fueran tomadas por el pueblo llano. No acepto que las decisiones de los condes godos que en el 752 rehusaron obediencia al wadi musulmán y se entregaron al rey franco Pipino el Breve, embrión de Cataluña, fuera decidida por el pueblo llano, o que en el Compromiso de Caspe, en 1412, donde se decide la sucesión en la Corona de Aragón formada por el reino de Aragón, reino de Valencia y principado de Cataluña, los 3 delegados catalanes, fueran elegidos por el pueblo llano. En dicho pacto deciden que gobierne la Corona de Aragón la dinastía Trastámara, castellana, por lo que se considera la integración de Catalunya en España. Evidentemente no comparto la interpretación que tiende a embellecer la vida miserable de los pueblos en edades antiguas, a pesar de las instituciones de entonces que se citan en libros, de parlamentos, constituciones, síndicos, comuneros, etc. etc. todos ellas creíbles, pero no con la dotación de criterios actuales. La vida feudal no acepta elección ni decisión en el pueblo llano, y ello me reafirma a decir que hoy en el conjunto del pueblo catalán, lo que llamamos Catalunya, existe mayor libertad de decisión y viven en mejores condiciones que entonces, a pesar de que el nombre de Catalunya haya podido salir en libros de historia con reflejos de importancia en el pasado, no corresponde en absoluto a la que hoy tiene su ciudadanía, hombres y mujeres. Tenemos dificultades a la hora de definir el pueblo y entenderlo de manera similar en aquellos tiempos y hoy, y sobre todo tenemos un problema de definición del concepto Cataluña, que en la Edad Media no necesita englobar al pueblo, mientras que hoy es impensable utilizar dicho término sin considerar que se refiere al pueblo catalán en su conjunto y no a sus dirigentes. Por otra parte ¿Puede considerarse pueblo catalán a los godos del año 800? ¿Que era el pueblo entonces, quienes? ¿Siempre hubo territorio, desde hace miles de años pobladores, pero cuando hablamos de pueblo a qué nos referimos, cuando y como estaba formado? Aquellos individuos del pueblo que vivieron entonces no tenían nada que ver con las ideas y derechos que siglos después fueron conquistados, los siervos no decidían como se unían tales o cuales condados ni con quien se aliaban para guerrear, aquellas cortes, parlamentos, compromisarios, etc. que han existido como organismos colectivos nunca estuvieron integrados por el pueblo llano, no tienen el mismo sentido que hoy. Ni en la Edad Media ni en la Moderna. Sin duda hay muchas formas de influir en la sociedad, pero en aquella época era más difícil influir para el campesino de entonces, que para el ciudadano actual. El voto, la capacidad de decidir e influir en un conjunto de aspectos que conforman la sociedad, es relativamente reciente, ni siquiera en el siglo pasado votaban las mujeres, la mitad de la población estaba apartada de aquellas historias de glorias pasadas. Hoy en Catalunya y resto de España, hombres y mujeres, el pueblo llano, deciden como nunca lo hicieron sobre multitud de cuestiones que les atañen, con mayor libertad que nunca, eligen gobernantes y si no eligen directamente sus políticas al votarlos a ellos, las condicionan como nunca en la historia.
En todo caso si la frase inicial no fuera suficientemente acertada quizás podría formularse otra, en forma de pregunta a los impulsores de la independencia. ¿El pueblo catalán con la independencia obtendrá mayor libertad y capacidad decisoria sobre sus vidas y haciendas, sobre la organización social, tendrá mayor igualdad y solidaridad, que lo que hoy tienen?

Volver a la Portada de Logo Paperblog