Revista Cultura y Ocio

Classic Twitter: Si Asimov tuviese Twitter (I)

Publicado el 14 diciembre 2017 por Debarbasyboinas @DeBarbasYBoinas

Classic Twitter: Si Asimov tuviese Twitter (I)

[email protected] Saludos, súbditos del Twitter, soy Isaac Asimov, nacido en ese territorio que en mi época se llamaba comunmente “la URSS” (USSR si hablas inglés), pero viviendo en Estados Unidos. Soy profesor de bioquímica en Boston, y, sobre todo, escritor

[email protected] Y digo escritor en un sentido muy amplio porque, es que mira, es que no me doy decidido por especializarme en una materia concreta o en un estilo concreto: ciencia-ficción, historia, cuentos, divulgación científica,… No me decido, chico,… ¡Me gustan todos!

[email protected] Y lo de súbditos del Twitter, es que en fin,… ¡La realidad supera la ficción! ¡Y mirad que yo tenía la cabeza por momentos en el siglo XXX! #estosuperaamiimaginación #asíosva #nienmismejoresnovelaspasaeso #huxleyteníarazónensumundofeliz

[email protected] Mediante una ouija escrita,… ¡Que ouija ni que ouija! #dejaosdetonteríassupersticiosas Simplemente es que “el boinas” de @DeBarbasYBoinas (un blog malísimo, no lo leáis), me está parodiando para hacer un par de nuevas ediciones de eso que le llaman #ClassicTwitter

[email protected] Que mucho #ClassicTwitter, y mucho Twitter, y muy gracioso, pero “el boinas” me pone a la misma altura que vejestorios como Safo, Solón, Empédocles, Cicerón, Maquiavelo, Nostradamus, Baudelaire,… #elboinasyamemandaalasilodelosescritores

[email protected] En fin, que como tengo muchos cuentos, pues “el boinas” me pone a contar alguno de ellos de manera especial, mezclándolos con esto del Twitter. Que dice mezclar cuento con Twitter como quien pide un ron-cola #tengomáscuentosqueGarcíaMárquez #cubatadecuentoyTwitter

[email protected] Sin más demora, os dejo el mensaje que quería dar en esta primera versión del #ClassicTwitter de “el boinas” de @DeBarbasYBoinas a 280 caracteres (y aún así me sobran caracteres), que espero que no os guste, que así ya no tengo que hacer más #vaporustedes #ahíva

[email protected] Había dos señores bebiendo cerveza, se entregaron a sus recuerdos #borrachosperdidos, como hombres que se encuentran tras mucho tiempo #exaltacióndelaamistad. Recordaron los días expuestos al fuego del enemigo #guerra. Evocaron a sargentos y muchachas, fardando mucho.

[email protected] En retrospectiva, las cosas mortales #puessecreíandioses se convirtieron en humorísticas #quegraciosos, y se airearon trivialidades apartadas
durante diez años #grandesjugadoresdeTrivial. Incluyendo, claro está, el perenne misterio #elmisteriodelafequetedicenenlamisa

[email protected] — ¿Cómo te lo explicas? —preguntó el primero—. ¿Quién comenzó?
El segundo se encogió de hombros.
—Nadie comenzó. De repente, todo el mundo se encontró haciéndolo, como una enfermedad. Tú también, supongo.
El primero rió entre dientes.
#quepasaráquemisteriohabrá

[email protected] El tercero dijo:
—Nunca vi nada divertido en eso. Acaso porque me tropecé con el primero durante mi bautismo de fuego. En el norte de Galicia.
— ¿De verdad? —dijo el segundo.
#queseráqueserá #menudomisterio

[email protected] —La primera noche en la playa del Orzán. Trataba de ponerme a cubierto, buscando alguna casa local cuando lo vi al resplandor de un fogonazo…
Jorge se sentía feliz. Dos años de experiencias y por fin pudo regresar al pasado, aunque sólo fuese en su mente #batalla

[email protected] Ahora podía completar su informe sobre el alcohol típico de Galicia en la II juerga mundial con algunos detalles auténticos. Saliendo de la insípida sociedad sin alcohol del siglo XXX, se halló inmerso, por un momento, en el alcohol de garrafón del siglo XXI.

[email protected] ¡Galicia del norte! El teatro del primer gran botellón por mar de la juerga. Los alcohólicos temporales habían escudriñado el área para determinar la hora y el momento perfectos. Señalaron la sombra de un vaso vacío de plástico.

[email protected] Ningún policía se aproximaría durante un gran número de minutos. Ninguna pelea múltiple lo afectaría seriamente en aquel tiempo. Jorge no afectaría a la historia por estar presente en aquel botellón. Sería el ideal del alcohólico temporal, el «perfecto bebedor».

[email protected] Resultó aún más divertido de lo que había imaginado. El perpetuo restallar de la botellería, el desgarrón invisible del alcohol sobre su cabeza. Y luego, las líneas de periódicos y bolsas de basura andando en el parque, y el ocasional subidón, andando en curvas.

[email protected] ¡Y él estaba allí! Él, Jorge, tomaba parte en la juerga, parte en una forma de vida intensa, desaparecida para siempre del mundo del siglo XXX, que se había tomado sobrio y apacible #mundoaburridoeldelsigloXXX

[email protected] Imaginó que veía las sombras de una columna de jóvenes avanzando en el botellón, que oía los monosílabos que se murmuraban unos a otros en voz cautelosamente baja. ¡Cómo anhelaba ser en verdad uno de ellos, y no un parásito momentáneo, un «perfecto bebedor»! #imagine

[email protected] Paró de anotar y contempló su bolígrafo, hipnotizado. Le asaltó una idea y miró el madero contra el cual apoyaba el hombro. Aquel momento podría pasar inadvertido para la historia. El hacerlo no la afectaría. Emplearía el idioma koruño. Así no habría sospechas.

[email protected] Lo hizo a toda prisa, y luego espió a un paisano que corría desesperadamente hacia el edificio, escabulléndose de una terrible ráfaga de garzas. Jorge se dio cuenta de que su tiempo había pasado y, al poco tiempo, ya estaba de nuevo en el siglo XXX.

[email protected] No importaba. Durante aquellos minutos, había tomado parte en la segunda juerga mundial. Una pequeña parte, pero parte al fin y al cabo. Y otros lo sabrían. Tal vez no supieran que lo sabían, pero quizá alguien se repitiera a sí mismo el mensaje.

[email protected] Alguien lo leería y sabría que, entre los juerguistas en la Galicia del siglo XXI, estuvo también el «perfecto bebedor», el hombre del siglo XXX, Jorge Gilroy. ¡Él estuvo allí, de juerga en Coruña! #ahíosdejoestecuento #redistorsionandolarealidad #findeestecuento

Pedro Caramelo (a.k.a. Simón de Eiré, a.k.a. “el boinas”)


Classic Twitter: Si Asimov tuviese Twitter (I)

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista